viernes, enero 26, 2007

Desde San Juan

El Peloto

Por José Alvarado Montes

El número de ciudadanos que han contribuido al engrandeciemiento del terruño ha sido tan grande, como poco el espacio con que se cuenta para darlos a conocer.

Dicen que la riqueza crea la cultura y que la cultura engendra el arte. San Juan de los Lagos, es considerada una ciudad rica, pero carece de cultura y arte, porque con lo que hay se puede señalar que una golondrina no hace verano, hubo y hay hombres que en su momento fueron innovadores e hicieron con sus dones público su amor por la ciudad. Con el fin de construir un lugar mejor y lo cierto es que sin ellos, sin todos ellos San Juan no sería el mismo y nosotros tampoco.

Uno de esos fue don José Solórzano González, conocido también como "el Peloto"; él formó parte de una familia artística, ya que tíos, hermanos e hijos fueron músicos de los buenos que sabían leer la música escrita en el papel pautado. Su maestro fue el reconocido don Úrsulo Macías Soria.
Al finalizar la década de los 40's, ya terminada la 2da Guerra Mundial, los grandes cambios en el estilo de vida; aparece la penicilina, las medias de hilo nylon, se comercializa la pluma atómica, se deja de escribir con canutero y pluma fuente, se acabaron las manchas en el papel, ropa y manos, está en su apogeo la música de tríos como Los Panchos, Los Diamantes, Los Tecolines, Los Martínez Gil, Los Delfines, Las Calaveras y muchos más.

En San Juan, el trío más representativo de esa época era el Trío San Juan y el mariachi Los Juanarios. Uno de los presidentes de la reciente época de los 50's fue don Alfonso de la Torre, el cura era don José Guadalupe Navarro y el señor Abad don Juan Nepomuceno Martín.

La música es la manifestación de alegría de pueblo y en esos años que aun no aparecía la televisión, la ciudad era alegre, había varios conjuntos musicales, con sus calles limpias y libres; un río lleno del vital líquido con su fauna y flora propia de las vías acuáticas. La plaza principal era libre y soberana, ahora sujeta a los intereses económicos de seudo líderes y funcionarios sin escrúpulos que dejan de proteger y financiar el arte y la cultura con el resultado de que una a una fueron desapareciendo las costumbre y tradiciones.

El Peloto ejecutó la música y dominó su instrumento preferido hasta convertirlo en un virtuoso, el sonido de su clarín fue cosa obligada en las corridas de toros, acompañado en los timbales por su hermano Guadalupe, mientras en el tendido de la banda de música amenizaba la fiesta brava.
En esa época su hermano Casiano reunió a varios músicos, amigos, hermanos, sobrinos y formó la orquesta Corona, uno de sus integrantes fue Salomé Pérez (el chacamotas) quien compuso un bolero llamado "Casa Blanca". Importante centro social de la época . Otros integrantes eran don Salvador Gutiérrez, Julio de Alba, Jesús Ibarra, Cuco Martínez, don José Delgado y otros más.
Los lugares de reunión de la sociedad sanjuanense además de la plaza principal fueron: el Cine América, Las Huertas, el Gachupín, el arroyo de Maravillas y la Nevería Nápoles.
En el radio se escuchaban las orquestas de Luis Arcaraz, Pérez Prado, Carlos Campos, Venus Rey, Pablo Beltrán Ruiz, Acerina y su Danzonera.
En una fiesta familiar el platillo de lujo era el mole de gallina o guajolote ; en los desayunos era obligado el pan y el chocolate.

Los hombres por poderosos y ricos que sean tienen que morir y las más de las veces su recuerdo muere con ellos, los artistas mueren también pero queda perdurable el recuerdo de su arte y a él como músico y gran trompetista es por lo que lo recordamos, don José Solórzano González "El Peloto".

No hay comentarios.:

Publicar un comentario