lunes, marzo 26, 2007

Desde San Juan

Muera la mosca

Por Jose Alvarado Montes

La palabra escrita ha sido el vehículo tradicional para transmitir ideas, pero estas han sido perseguidas desde tiempos inmemorables, en la mayoría de las culturas las autoridades civiles y religiosas se reservaban el derecho de la decisión final sobre cualquier obra escrita, por si esta daba los intereses de los que ostentaban el poder.
La invención de la imprenta por Gutemberg, fue considerada en su época como una cosa diabólica, en España como en sus colonias, la tarea de controlar sus libros heréticos fue encomendada a la inquisición, el tristemente celebre órgano religioso, creado en el siglo V para velar por la pureza de la fe, y ni los grandes escritores del siglo de oro Español, escaparon a sus limitaciones en su libertad de expresión.
El Sanjuanense, Gilberto Moreno, alias "el chinguara", es una persona con el don y sobre todo el valor de saber juntar las letras, y a través de ellas transmitir emociones, responsabilidad, alegría, humor, conocimiento y esperanza, pero por esa causa se ha granjeado envidias, coraje, rencor, odio y venganza, ya que palabras mas o palabras menos exhorta a la ciudad: o aprendemos a morir como hermanos o moriremos como tontos.
La mosca fue impresa en forma muy modesta, tres o cuatro hojas de papel tamaño carta ilustradas con dibujos semejantes a los de Eduardo del Río no tuvo fines comerciales, ya que su autor la regalaba, por mucho tiempo no tuvo patrocinadores, su empeño era despertar la conciencia localista señalando las ondas raíces, tradiciones y costumbres, y que la ciudad no era un sitio cualquiera de nuestro estado o republica. Gilberto Moreno no es un hereje, descreído ni anarquista, su experiencia y edad le dieron ciertos privilegios al convivir con su comunidad en su trabajo, el haber practicado el deporte y el ser entrenador de niños y jóvenes, como actor de teatro y como persona de capacidades diferentes, quizá su trabajo con la juventud recrudeció su deseo de que esta sea ayudada a superar las carencias que tiene en todo lo referente a su desarrollo intelectual, artístico o deportivo, y desde su publicación protestó y reclamó a quienes son representantes legales de la ciudad su falta de compromiso con la juventud, la mosca defendió sus puntos de vista y su autor recibió agresiones físicas y verbales y no es que el chinguara haya sufrido un éxtasis místico ni por que Yahvé lo iluminara con una visión anticipada del paraíso, sino por su pasión y el amor propio a la tierra en que ha nacido, conciente de que los cambios que transforman de forma positiva o no, es responsabilidad de la comunidad.
La prensa libre es fundamental para formar la opinión publica, el ejercicio periodístico debe velar por la moralidad, la conservación de valores, señalar los males sociales, el autoritarismo, la violencia e intolerancia y transformarse en humano, propositivo, valiente y apasionado. La palabra escrita ha sido el vehículo tradicional para transmitir ideas, pero cundo estas atentan contra los intereses de los poderosos, esto ordenaron MUERA LA MOSCA.

1 comentario:

  1. Anónimo2:08 p.m.

    chingon tu comentario pero deveria de haber personas como tu que aprecian la labor altruista de otras personas

    ResponderEliminar