viernes, junio 08, 2007

Editorial

Carl Lewis

Pocas, pero muy pocas oportunidades se tienen en Tepatitlán de tener de visita a personalidades del tamaño de Carl Lewis, el hijo del viento, en sus tiempos el hombre más veloz del mundo y considerado el mejor atleta de todos los tiempos, ganador de 10 medallas olímpicas, nueve de ellas de oros durante su carrera (1984-1996) y ocho medallas de oro y una de bronce en los campeonatos del mundo de atletismo (1983-1993), medallas que pudieron ser más, pero debido al boicot que hizo Estados Unidos a las olimpiadas de Moscú en 1980 y cuando Lewis contaba con 19 años le cortaron sin duda alguna la oportunidad de adquirir otras medallas.. Lewis llegó a estas tierras rojas gracias a la invitación de la familia Gutiérrez Sánchez, la llegada de este extraordinario atleta de color conjuntó en una rueda de prensa en el Olimpo a un gran número de periodistas de todo el estado de Jalisco y es que el tener de cerca a este hombre que es toda una leyenda viva en cualquier parte del mundo no es fácil, pero esto se logró, gracias a un regalo que le llevaron, ese regalo consistió en unas botellas de tequila Jarro Viejo, a Lewis le gustó el sabor y la forma de la botella, por lo que buscó la forma de comunicarse con los dueños del tequila, ya que en el atleta nació la idea de distribuir este buen tequila en Los Estados Unidos, por lo que su visita a Tepatitlán fue como hombre de negocio, sin embargo dio una platica a los niños en la casa de la cultura, demostrando que a pesar de la enorme fama que acarrea en sus espaldas, es un hombre sencillo, accesible como pocos y esto le ha ganado el cariño de quienes han logrado conocerlo.. Durante esta visita a Tepatitlán estuvo acompañado de su socio comercial Jesús Gutiérrez , directivo de Destiladora La Barranca, quien siempre se mostró cauto, sin embargo estamos seguros que el tener a este hombre para que comercialice el tequila Jarro Viejo es todo un hit, para esta familia tepatitlense que a base de trabajo y esfuerzo ha ido abriendo camino para que JARRO VIEJO sea conocido no solamente en nuestro país, sino en otras parte del mundo y la llegada de Lewis es sin duda un paso gigantesco para su comercialización… Hoy el Hijo del Viento es un próspero hombre de negocio, pues siempre ha sido un hombre que ha llevado una vida ejemplar a pesar de que hubo un tiempo que las envidias señalaban que consumía sustancias prohibidas, cosa que jamás se le comprobó y su nombre a pesar de esas envidias, jamás pudo ser manchado..Bienvenido a Tepatitlán, gente como Carl Lewis.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario