lunes, agosto 27, 2007

De Sergio Sarmiento

Jaque Mate

Condones

Comentario de Sergio Sarmiento (10 Ago. 07)

"El sida se da por la promiscuidad; no se da por no usar condones".
Emilio González Márquez Gobernador de Jalisco

Nunca nadie acusará al Gobernador de Jalisco de ser demasiado conocedor de los temas científicos o médicos. La verdad es que el sida no "se da" ni por la promiscuidad ni por no usar condones. Hasta donde sabemos, esta enfermedad es producto de la acción de un retrovirus que afecta al sistema de inmunidad del organismo humano y que se contrae por distintos medios, que van desde las transfusiones de sangre y el contacto con el feto en el seno materno o el sexo sin protección, que es la forma más usual de contagio.
La abstinencia sexual que el Gobernador Emilio González Márquez busca promover reduce de manera muy importante la posibilidad de transmisión del sida, pero no la elimina, porque el sida se puede adquirir por uso de jeringas infectadas o de otras maneras. Tampoco la fidelidad acaba con la posibilidad de contagio, ya que el hecho de que una persona sea fiel no significa que su pareja lo sea también. El uso del condón da más certeza que la fidelidad para evitar un contagio porque elimina la posibilidad, por ejemplo, de que la pareja tenga sin saberlo un sida adquirido tiempo antes de la relación.
Es falso, como dice el Gobernador de Jalisco, que el sida sea una enfermedad de homosexuales y promiscuos. Si bien es verdad que este mal se identificó primero en comunidades homosexuales en Estados Unidos, hoy sabemos que tiene un origen africano y que llegó a Norteamérica vía Haití. La mayoría de los afectados hoy en el mundo son hombres y mujeres heterosexuales con comportamientos muy similares a los del resto de personas del planeta.
Uno puede cuestionar los programas de regalo de condones como los que hacía el Coesida, el Consejo Estatal para la Prevención del Sida de Jalisco. No hay ninguna señal de que estos esfuerzos ayuden a reducir los casos.
Quienes reciben los preservativos no son quienes están en riesgo. Pero si se van a repartir condones, es absurdo que sólo los reciban homosexuales. La afirmación del Gobernador en el sentido de que si hay que regalar condones habrá que dar también "el six" y un boleto para el motel, no sólo revela una ignorancia supina sino que trivializa un problema real de salud pública.
La experiencia nos dice que la educación es la mejor forma de contener o incluso reducir la epidemia de sida. En ese sentido, no está errado el Gobernador cuando dice que, más que repartir condones, hay que educar. En lo que se equivoca es que el esfuerzo de instrucción deba concentrarse en promover la abstinencia sexual y la fidelidad. Estas campañas moralistas no ayudan en nada.
Ni la abstinencia sexual ni la fidelidad son comportamientos que se puedan inducir con propaganda. La gente seguirá teniendo relaciones sexuales y distintas parejas a pesar de que un gobierno llene los medios de comunicación con admoniciones. Si la Iglesia católica, con dos milenios de ventaja en este trabajo, no ha cambiado el comportamiento de los seres humanos, menos lo logrará el Gobernador de Jalisco en seis años.
En cambio, sí es muy importante que el Gobierno impulse un programa de difusión que debe incluir, como parte central, el dato de que el uso correcto del condón es la forma más eficaz que se conoce para prevenir no sólo el sida sino también otras enfermedades de transmisión sexual y los embarazos no deseados.
Quizá el Gobernador piense que lo ideal sería que no existiera el sexo fuera del matrimonio. Nadie objeta, por supuesto, que enseñe esto a sus hijos. Tal vez esté justificado también en usar una parte de los recursos públicos de difusión para promover la abstinencia y la fidelidad. Pero como Gobernador de Jalisco su responsabilidad es saber que ningún programa de salud en la historia ha funcionado sobre la base de exhortar a la población a no tener relaciones sexuales fuera de matrimonio.
Los programas de difusión de salud pública deben ir encaminados a dar a las personas, y especialmente a los jóvenes, un mayor y mejor conocimiento sobre las formas de evitar contagios y embarazos no deseados. Y el condón debe ocupar el primer lugar en la lista.
Un Gobernador no puede ser un experto en todos los temas. Quizá González Márquez no sepa que el sida "no se da" por la promiscuidad y que sí puede evitarse con el uso de condones. Pero para eso debe rodearse de expertos. Y alguno de ellos debería decirle que promover el uso del condón, particularmente entre los jóvenes, que son menos precavidos que los adultos al hacer el amor pero que todas formas lo hacen, puede ayudar a evitar infecciones y embarazos que después pesarán sobre los sistemas de salud y sobre el bienestar de la sociedad jalisciense.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario