sábado, octubre 06, 2007

Guadalajara

Guadalajara: Ciudad de las bolsas

Por Laura M. Uribe Guerrero

Hace muchos muchos años, Guadalajara, Jalisco era considerada una de las ciudades más hermosas y menos contaminadas del país; esto le dio el merecido título de Guadalajara, Ciudad de las Rosas, sin embargo parece que hubieran pasado siglos desde que era el orgullo de todos los jaliscienses.
Ahora sin duda alguna, se le puede cambiar al de Guadalajara, Ciudad de las Bolsas... pero de Basura… Esta es una triste realidad el encontrar bolsas de basura en todas las esquinas, y no sólo de Guadalajara, sino de la ZMG, y anexos, pareciera ya que forma parte de la postal urbana de este Estado de Jalisco.
Y por desgracia es la imagen que se llevan de los jaliscienses, los miles de turistas que nos visitan, y no es algo productivo en ningún aspecto.
Además de la contaminación ambiental en todos sentidos, aire, suelo, visual, etc. Es foco de infecciones y forma parte de la cotidianidad indiferente de los que nos llamamos orgullosamente jaliscienses.
Estas líneas más que estadísticas ambientalistas, es un llamado de conciencia a todos los que vivimos en Jalisco, independientemente de donde provengamos, habitamos el estado considerado por propios y extraños, estandarte de lo mexicano, pues no olvidemos que El Tequila, El Mariachi, entre otros, son símbolo internacional de lo que es México, recordemos la frase: No es limpio el que limpia, sino el que no ensucia.
Por desgracia parece que parte de nuestras costumbres e ideas absurdas, es creer que las calles son contenedores mágicos donde podemos dejar, acumular o tirar cualquier producto, líquidos, sólidos, biodegradables o no, porque ya no nos son útiles, y creemos que alguien se lo tendrá que llevar o simplemente desaparecerá, y así es por lo menos en época de lluvia en la ZMG, se lo lleva la corriente de las precipitaciones fluviales que tapan las ya de por si deficientes alcantarillas, ocasionando los problemas ya tradicionales de encharcamientos y tragedias… por ello recordemos que al seguir dejando montañas de basuras al aire libre, no solo ese suelo se contamina, sino también las aguas superficiales y las subterráneas que están en contacto con él, interrumpiendo los ciclos biogeoquímicos y contaminado. Además, una buena parte de la destrucción y el deterioro del suelo se debe hoy a la contaminación, ya sea del agua, del aire o del suelo mismo, por basura u otros contaminantes.
Pongamos un alto a esas costumbrillas clandestinas de tirar las envolturas de lo que se ingiera en la vía pública, grandes y chicos evitemos tirar la basura por las ventanillas de nuestros transportes, dejemos de sacar bolsas de basuras en las esquinas, esperemos al camión recolector, tenemos que aplicarnos y no culpar a los demás para limpiar nuestra culpa, porque todos tenemos un papel en esta tarea y somos responsables.
Los ciudadanos hagamos conciencia y evitemos ensuciar más nuestro estado y a las autoridades lo que les corresponda, colocar más contenedores en la vía pública, hacer una verdadera campaña de multas a quienes sean sorprendidos tirando desechos, no lo dejemos sólo al Municipio de Guadalajara, quienes luchan por una Guadalajara limpia, hay que tener presente que la lucha no es contra la basura, sino contra los inconcientes que insisten en ensuciar cada rincón de la Perla de Occidente…
¡Iniciemos sin pretextos!, recordemos que en el 2011, seremos la cara de los Juegos Panamericanos, y no sólo se trata de prepararnos para ser un estado atleta, sino un estado limpio, que nos haga sentir orgullosos, y ahora si, seguir con el eslogan en boga, de que Jalisco es Uno…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario