sábado, octubre 06, 2007

Ruta Olmeca

La Ruta Olmeca

El estado de Tabasco es una cálida planicie salpicada por ríos, lagunas, pantanos y costas que complementan sus llanos poblados con una exuberante vegetación de color verde esmeralda, su capital es Villahermosa. Más de dos mil kilómetros de ríos, entre los que se encuentran el Grijalva y el Usumacinta, recorren de un extremo al otro este paraíso ecoturístico de infinitas bellezas naturales.

Su suelo fértil es propicio para el cultivo de cacao, maíz, fríjol, arroz, plátano, coco y caña de azúcar. El clima es cálido y, debido a su abundante lluvia, es muy húmedo la mayor parte del año.

A sus bellezas naturales se le suma su rica herencia cultural, que ha ido conformando a uno de los estados más bellos y productivos de la República Mexicana. La mayoría de sus 1,500,000 habitantes se encuentran asentados en la ciudad capital, Villahermosa. El resto de sus aproximadamente 25,267 km2 están escasamente poblados. Tabasco colinda con Chiapas al sur, Campeche al este, Veracruz al oeste y el Golfo de México al norte.

Tabasco ofrece diversión y cultura para todos los gustos. Pues cuenta con inmejorables sitios para la aventura, como las grutas de Coconá y de Cuesta Chica, navegación de los rápidos en el río Usumacinta (el más grande de méxico). Los ecoturistas son los más privilegiados en este viaje por tabasco, ya que hayan áreas protegidas como la Reserva de la Bíosfera Pantanos de Centla, Agua Selva, donde se puede maravillar con las cascadas, ríos y selvas habitadas por una abundante vida silvestre. Para los amantes de la historia el Estado les depara sitios arqueológios importantes de las culturas Olmeca (La Venta), la Maya (Comalcalco, famoso por sus edificios de ladrillos) y Pomoná y Reforma en el municipio de Tenosique (colindante con Guatemala). Sin embargo Tabasco es mucho más, y en su amplia franja costera hallará bellas playas rodeadas de palmas y lagunas cuyos cielos son surcados por nubes de aves.

Durante los últimos 450 años, el cacao, la ganader¡a, las maderas preciosas, la caña de azúcar, el plátano y, recientemente, el petróleo y sus derivados, han sido las actividades económicas más importantes. Los ríos han sido un importante personaje en la historia de Tabasco, en sus orillas se establecieron los primeros pobladores: los olmecas, cuya huella se hace patente en vestigios tan imponentes como las colosales cabezas de La Venta del más importante centro político y religioso que junto con estelas, altares, figurillas y mascarones, son testigo fehaciente del esplendor de esta cultura precolombina.

La Venta fue originalmente construida alrededor del año 1500 a. C. cerca de la frontera entre Tabasco y Veracruz. Fue descubierta en 1925, y durante la década de los 40 se encontraron las cuatro cabezas gigantescas que más tarde fueron trasladadas al Parque-Museo La Venta, en las afueras de Villahermosa. La cultura olmeca tuvo una gran influencia sobre las civilizaciones de toda Mesoamérica, incluyendo los mayas.

Las zonas arqueológicas de Comalcalco (del periodo Clásico tardío) y Pomoná (del periodo Clásico) son los principales sitios mayas, aunque en el área también se establecieron los zoques y nahuas. El 8 de junio de 1518, Juan de Grijalva y su ejército llegaron a la desembocadura de lo que hoy se conoce como Río Grijalva.

A partir de entonces, los españoles recorrieron las aguas del río y conquistaron las poblaciones que habitaban en sus orillas. En 1519, Hernán Cortés logró su primer triunfo en Mesoamérica con la Batalla de Centla, por la cual recibió como tributo a 20 mujeres, una de ellas la célebre Malinche.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario