miércoles, noviembre 28, 2007

Editorial

El sistema capitalista y la escasez de agua

Cuando se habla de Cambio Climático es común pensar que, como consecuencia del calentamiento global, los océanos inundaran las superficies costeras.
Nos imaginamos entonces que muchas grandes ciudades quedaran bajo el agua y parte de la humanidad, al igual que otros seres vivos, se irán adaptando a las nuevas condiciones, trasladándose a otros sitios más altos.
Sin embargo el efecto más grave e inminente del calentamiento global será la escasez de agua potable. La mayoría de los ríos que nos abastecen de agua para todos los usos se forman por los deshielos de las nieves de alta montaña y estas están desapareciendo rápidamente, por efecto del Cambio Climático.
Tenemos otras fuentes de agua. Por ejemplo la que cae en forma de lluvia y se filtra a través de la tierra enriqueciendo las napas subterráneas. Pero se talan los bosques que ayudan a que se cumpla este ciclo del agua. La desertificación no solo agrava el Cambio Climático, también contribuye a la escasez de agua.
Y la contaminamos de muy diversas maneras, como con la explotación minera, la basura, las plantas de celulosa, los agroquímicos que se esparcen sobre los cultivos en cantidades cada vez mayores, etc.
Otro factor importante es el sobreconsumo. La malgastamos utilizándola sin cuidarla, sin pensar, por ej. que esa agua que dejamos correr sin sentido con una canilla abierta hace que algún otro ser humano no pueda tener acceso al agua potable. Pero mucho mayor aun que el consumo directo de la población, es el agua que utiliza la agricultura, que se lleva la mayor parte.
Y esto también se agudiza cada vez más, porque ya no es solo la agricultura necesaria para el consumo humano. Ahora hay que fabricar con los productos agrícolas combustible para los autos.
Como el petróleo va subiendo de precio y se va terminando, se juntan las grandes empresas transnacionales y así tenemos petroleras, automotrices, empresas de agroquímicos y semillas transgénicas y similares, formando una nefasta sociedad para sembrar el planeta con productos para agrocombustibles que den de comer a los autos de los ricos y hagan que gran parte de la humanidad se quede sin alimentos porque no podrá comprarlos por los precios, ni cultivarlos porque no tendrá tierra ni semillas. Y sin agua, porque la que no se coman los productos para agrocombustibles, ira a parar contaminada por los agrotóxicos a las napas subterráneas contaminándolas.
Tenemos que parar esta locura. En cualquier lugar que estemos, solo imaginemos lo que será el planeta en estas condiciones dentro de poco tiempo. Y por nosotros, por nuestros hijos, por la vida, salgamos de cualquiera de las formas posibles a pelear por cambiar este sistema en el que sólo importa maximizar la ganancia a cualquier precio y que sólo nos puede traer hambre, sed y guerras por los recursos naturales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario