miércoles, noviembre 28, 2007

Peticiones

Peticiones de última hora

No se, es difícil de explicar pero tengo esa extraña sensación de que viviré cerca de los 80 años, espero que mi vida sea plena y que mi plan de vida no sea saboteado por mi misma, mientras tanto por si mi sexto sentido o mi intuición femenina llega a fallarme respecto a la edad de mi muerte, dejo algunas peticiones que me gustaría fuesen consideradas dentro del marco de mis últimas horas.

Para cuando yo muera:

* Quiero que todos vistamos de verde; porque ese es mi color favorito. De ser posible que eviten vestirse de negro pues ese color siempre lo he asociado con depresión y en mayor medida creo que favorecería a un estado de ánimo de tristeza generalizada.

* Como no me gusta tomar café y seguro que en mi familia no soy la única, quiero que además de esa bebida preparen otra cosa, de preferencia agua fresca de guayaba.

* Que lleven helado para los niños que se encuentren presentes y de esas galletas diminutas que me resultan deliciosas y que venden en el centro de esta nostálgica ciudad que me ha dado desde años atrás, y en la cual quiero descansar eternamente junto a los ataúdes de mis seres queridos que se me han adelantado, o si el ambiente se torna bohemio me gustaría que mi cuerpo fuese cremado y que mis cenizas se esparcieran en esos lugares que he visitado y que las personas cercanas saben que me resultan significativos.

* Quiero también que a la entrada de la sala de velación haya una fuente de chocolate con fruta, igual a la que estuvo fungiendo como centro de mesa el día de mi boda.

* Que la sala de velación sea más bien una especie de terraza en medio de un pasto verde, con velas de vainilla y canela que adornen el ambiente.

* Quiero que para entonces mi hija Sofía, actualmente próxima a nacer, se haya convertido en una chica sensible pero con carácter, que me de la bendición y un beso en la mejilla.

* También me gustaría que Carlos, mi esposo me regalará una última mirada, de esas especiales que me hacen vibrar, aunque pensando egoístamente, me gustaría morir al lado de él tomados de la mano cerca del amanecer.

* Quiero que cuando me entierren de música de fondo se escuche “Amor eterno” aunque suene trillado y para los que me conocen les resulte raro, pero en voz de Rocío Dúrcal, pues es de las únicas versiones que me han logrado conmover.

* Igual y sería conveniente que alguno de mis hermanos contará alguna de esas anécdotas curiosas de la infancia que logran desprender risas eufóricas a los oyentes.

* No quiero que hablen de mí como si fuese una santa, más bien que se me vea como una persona con aciertos y virtudes y con errores semejantes a los de cualquier otro ser humano.

* No me gustaría que para ese día me maquillarán excesivamente, solo un poco para no perder la vanidad, quiero que los años se dibujen en mi cara, porque siento que eso en la vejez, denota gran personalidad.

* De ser posible que mi tumba sea cubierta con tulipanes, gerberas y lilis, mis flores preferidas.

* Para entonces, espero haber cumplido todas mis promesas sobre todo esas que hice desde el corazón.

* Pero sobre todo, para el día de mi muerte quiero que solo estén presentes las personas que realmente quieran estar ahí, sin importar si la capilla esta semi vacía o no, o si algunas personas se sienten con la obligación moral de estar ahí solo porque nos une un lazo sanguíneo.

Podría agregar más peticiones pero no quiero verme exigente, es solo que yo considero que hasta para morir debemos de hacerlo dignamente.

Comentarios: laura.esle@hotmail.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario