domingo, enero 27, 2008

Javier Guízar

La era Javier Guízar; los nuevos tiempos del PRI

Por Alejandro González


Los tiempos de cambios comienzan a soplar para el Partido Revolucionario Institucional.
Javier Guizar Macias, asumió el pasado día doce las riendas en Jalisco del otra hora todo poderoso partido de la revolución.
Asume la gran responsabilidad con un aire de esperanza y de renovación, no solo por la forma de su designación con la unidad de todos los grupos hacia su persona, si no por su propio perfil de político, joven con ideas frescas y con la bandera de la conciliación, el dialogo y la preparación como principal estandarte.

A partir de este momento se abren en todo Jalisco los tiempos de renovacion de comités municipales y también comenzaran a sonar ya los nombres de los posibles aspirantes a puestos de elección popular.

Con este escenario el PRI tiene la enorme oportunidad en el estado de recobrar espacios que para muchos pudieran sonar imposibles, sobre todo si desde la dirigencia estatal se dan las condiciones para que las diferentes corrientes se unan y busquen primero los perfiles adecuados de sus candidatos y después las estrategias acordes para convencer a la gente de voltear de nuevo al PRI como opción de gobierno, ante la indiscutible ineptitud de las administraciones panistas que navegan entre escándalos, inoperancia, nepotismo y medianía.

En el caso de Tepatitlán todavía hay quienes se atreven a decir que si “Nano” (personaje pintoresco alteño) fuera postulado a Presidente Municipal por el PAN arrasaría en la elección contra cualquier candidato priista; hacer esta afirmación es casi como decir que la gente de Tepa no ve candidatos, ni se preocupa por el bien común y futuro del municipio, en resumidas cuentas que le da lo mismo quien nos gobierne y vota en la total manipulación e ignorancia, lo cual considero totalmente falso, además que el predominio de una sola fuerza electoral en el municipio ha ido cambiando ante los errores y divisiones internas del partido en el poder y lo inaudito de lo acontecido en esta administración municipal que termino dirigida por el originario de San Ignacio Cerro Gordo, Miguel Franco Barba.

El PRI tiene como responsabilidad el dar a los tepatitlenses una oferta con certidumbre de buen ejercicio y no defraudar ante la expectativa de la población de cambiar de gente en el gobierno, tendrá que buscar y ofrecer un proyecto ciudadano donde participen hombres y mujeres del municipio, con vocación de servicio, que vean por el pueblo y no por los intereses de un grupo político y además con la capacidad de mejorar las condiciones de la administración pública, que desgraciadamente se ha degenerado en los últimos trienios.

Para elegir al que encabece este proyecto ciudadano, tendrá que privilegiarse en el Revolucionario Institucional, el perfil que debe de tener el candidato antes que los nombres o los grupos, definir por que cualidades, virtudes, imagen y personalidad vota la gente y presentar un candidato con estas características, ese sería el primer paso para aprovechar la coyuntura de cambio de partido en el poder que se respira en el ambiente. Si se falla en esta designación se habrá desperdiciado como nunca la oportunidad.
En Tepa la alternancia en el poder ahora mismo no es cuestión de partidos políticos, se ha convertido en una necesidad urgente ante el deterioro y mezquinismo del ejercicio publico.

Agradezco sus comentarios al correo: ealexglez@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario