viernes, febrero 01, 2008

Rock y muerte

Cantantes de rock y muerte

Por José Alvarado Montes

Ya que el diablo se había aparecido bailándolas, motivo más que suficiente para infundir temor en la gente.

En la década de los cincuenta se oía una canción que decía: “vamos al baile y verás qué bonito, donde se bailan las danzas modernas, donde se alumbran con veinte linternas, vamos al baile y veras que vacilón”. Otra muy popular decía: “la raspa es un placer para el hombre y para la mujer, se baila con los pies al derecho y al revés”.
La voz popular alertaba que esas canciones estaban prohibidas por la Iglesia, no había luz eléctrica, ni señal de televisión y en San Juan sólo existían unos cuantos radios de pilas.

A nivel nacional, Pérez Prado había estrenado su mambo en el club 1 2 3 y Juan Orol introducía al cine el género de cabareteras, de tremendos muslos y nalgas descomunales.

Terminada la II Guerra Mundial aparece en Estados Unidos Elvis Presley con su rock and roll. La juventud pronto tuvo el reproche ya que el nuevo ritmo para el sistema establecido, resultó ser sinónimo de degeneración, delincuencia, desenfreno sexual y bajos instintos. En esa época un alto funcionario federal comentó que Elvis era un peligro real para la seguridad de los Estados Unidos. La década de los sesenta se destacó como la época del sexo, droga y rock.

Los afroamericanos más populares de ese movimiento fueron entre otros: Ray Charles, Little Richie, Aretha Franklin y el exótico y pacifista Elvis Presley [sic]. De los negros, Jimmy Hendrix, a éste se le consideró peligroso por su postura política y el acercarse demasiado a los revolucionarios del movimiento de los derechos civiles como "los panteras negras"; se le encontró muerto por una supuesta sobredosis.

Poetas, filósofos, intelectuales como Jack Kerovan, Allen Ginsberg y William Borroughs, requirieron una nueva marca de la conciencia americana, popularizando el uso de la marihuana y la meditación oriental. A la idea de estos hombres se les unió Timothy Leary, que logró un aumento en los segmentos mas ricos de la sociedad empleando para ello el reclamo de la música rock o las canciones de protesta de Bob Dylan, Airplane, The Doors y The Beatles.

La desclasificación de un gran número de los archivos del FBI en la década de los ochenta demostró que las principales figuras de la música habían sido sometidas a una vigilancia por parte de las autoridades. Debido a su potencial subversivo se diseñó un plan de la contra cultura contra estrellas de rock y el sabotaje de festividades multitudinarias al son de la música tomada como subversiva. En San Francisco, California, aparecen los hippies y rápidamente dejó de ser una simple manifestación artística para convertirse en un fenómeno social y político. Con la guerra de Vietnam en pleno apogeo, las minorías raciales reclamaban sus derechos civiles, se tuvo que hacer algo para detener el decadente ejemplo para la juventud norteamericana.
The Beatles introdujeron una revolución sicodélica, mística en los adolescentes de clase media, estos comenzaron a seguir al gurú maharishi, fundador de la meditación trascendental. Millones de jóvenes se unieron a ellos; John Lennon hizo una declaración que causó mucha polémica al afirmar que The Beatles eran más famosos que Jesucristo. Se alejó de su líder espiritual al que acusan de amenazarlo de muerte, la que ocurrió en Nueva York en 1980.

Con el movimiento hippie nace la experiencia sicodélica del LSD. Y surge la famosa frase de Frederick Nietzenche: "Dios ha muerto".

En 1971 muere el líder de The Doors, el cantante y poeta Jim Morrison, líder de una izquierda nueva. Muere apuñalado Sal Mineo, quien alcanzó fama junto a James Dean. En la película "Rebeldes sin causa", Dean ya había muerto en un dizque accidente automovilístico.

Otras muertes misteriosas fueron las de Cass Elliot, líder del grupo de The Mamas y the Papas, así como Brian Jones, el miembro más carismático de los Rolling Stones. Pero hay roqueros que sólo hacen buena música, otros son amantes de lo negro cruel y perverso. Gentuzas que sacrifican animales, profanan cementerios. El heavy metal es sinónimo de satanismo, pero no todo el rock debe ser cortado por la misma tijera.

3 comentarios:

  1. Anónimo6:37 p.m.

    José, como se encuetra usted, en los estados unidos.
    Me da gusto ver su nombre y sobre todo sus intervenciones y criticas.
    Quiciera saber si tiene datos de los medios hermanos mayora de la tia SUSANA que radican es la ciudad de Chicago.
    Bueno es todo por ahora, reciba usted y su señora esposa los más finos recuerdos.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo6:39 p.m.

    Perdon, josé quiero decir " mayores" en lugar de mayora.
    disculpe la ortiografía.

    ResponderEliminar
  3. EL GÛERO8:58 a.m.

    qUE ONDA TIO SOY rAUL aLVARADO, ESPERO QUE SE ENCUENTREN DE MARAVILLA Y LES DESEO LO MEJOR A TODOS, SUJERO QUE ESCRIBA MAS DE LO QUE FUE SAN JUAN EN SU HISTORIA Y ANEGDOTAS

    ResponderEliminar