sábado, marzo 01, 2008

Vida saludable

Unas semillas con grasa que cuidan tu corazón

Seguramente has consumido alguna vez nueces, almendras o avellanas, que son frutos secos o semillas oleaginosas, y es probable que comerlos te cause cierta preocupación ya que es bien conocido que se trata de alimentos grasos; y es cierto, entre un 51 y un 73% de su peso es grasa, pero la mayor parte de ella es insaturada, por lo que tu corazón está fuera de peligro.

Además, contienen otros elementos nutritivos muy valiosos para mantenerte saludable, como proteínas, fibra vegetal, minerales y vitaminas, especialmente la E , A, B1 y B2. Incluso, también aportan cantidades considerables de sustancias que te protegen de la acción dañina de los radicales libres.

De acuerdo con varias investigaciones, que ingieras frecuentemente este tipo de semillas disminuirá tu riesgo de presentar alguna enfermedad cardiovascular en un 30 a 50%; y te ayudará a reducir tus niveles de colesterol total y de colesterol malo, además mantendrán o incrementarán el colesterol bueno.

Por ello, según la Sociedad Española de Nutrición Comunitaria (SENC), es recomendable que comas una ración de frutos secos de una a cinco veces por semana, aunque también la cantidad dependerá de tus necesidades calóricas y requerimientos nutricionales.

Ahora te presentamos la gran variedad que existen de ellos. Tal vez los conozcas, pero es probable que no te hayas enterado de todas sus propiedades nutriciones y de los grandes beneficios a la salud que te proporcionan:

Almendra:
* Es el fruto seco con mayor contenido de fibra, la cual es básica para facilitar y regular el tránsito intestinal, con lo que evitarás el estreñimiento y disminuirás el riesgo de afecciones coronarias

* Tiene un alto contenido en vitamina E y proporciona gran cantidad de antioxidantes, por lo que juega un papel importante en la prevención de enfermedades cardiovasculares y cáncer

* Son una excelente fuente de minerales como el calcio, el magnesio, el potasio, el cobre, el fósforo y el zinc

* Son una excelente fuente de minerales como el calcio, el magnesio, el potasio, el cobre, el fósforo y el zinc

* Su consumo se recomienda para el colesterol alto, padecimientos de los huesos, de los nervios o del corazón

Avellana:
* No contiene colesterol; su proteína vegetal es de alta calidad porque contiene arginina, que es un tipo de aminoácido que ayudará a que funcione adecuadamente tu sistema cardiovascular

* Proporciona minerales saludables como el cobre, el manganeso, el calcio, el potasio y el fósforo. Contiene fibra vegetal. Aporta ácidos grasos insaturados y es rica en ácido oleico, por lo que es muy benéfica para tu corazón y reduce tus niveles de colesterol en sangre

* Es una buena fuente de vitamina E, que actúa como antioxidante; así como de vitaminas del grupo B, en especial la B 6 y el ácido fólico

Nuez:
* Es el fruto seco más saludable para el corazón, pues contiene cantidades considerables de ácido alfalinolénico, el cual se relaciona con la disminución del colesterol

* Posee proteínas de origen vegetal, con un importante contenido de arginina

* Tiene un importante valor antioxidante gracias a su contenido en vitamina E, que te previene del envejecimiento, de ciertos tipos de cáncer y de enfermedades cardiovasculares

* Aporta grandes de vitaminas B1 y B6, que favorecen el buen funcionamiento de los músculos y el cerebro; proporciona minerales como el cobre, el zinc, el potasio, el magnesio y el fósforo; y es rica en fibra

* Su consumo se recomienda para quienes padecen enfermedades cardiovasculares, altos niveles de colesterol en sangre, hipertensión arterial y diabetes

Piñón:
* Es rico en proteínas, vitaminas, minerales y fibra. Sus proteínas son de origen vegetal, con un alto contenido de arginina, la cual también previene la arteriosclerosis * Contiene grasas insaturadas por lo que te ayuda a reducir los niveles de colesterol y de triglicéridos; además, mejora el funcionamiento de tu sistema nervioso

* Aporta vitaminas B1, ácido fólico, calcio, potasio, fósforo, magnesio y hierro

Pistache:
* Después de la almendra, es el fruto seco con mayor contenido de proteínas. Es rico en ácido oleico, el cual ayuda a reducir los niveles de colesterol, triglicéridos y la tensión arterial

* No posee colesterol y tiene bajos niveles de grasa saturada

* Tiene gran cantidad de cobre, magnesio, fósforo y calcio; así como muchas vitaminas, entre las que destacan la vitamina E y el ácido fólico, que gracias a su acción antioxidante reduce el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares

* Mejora la sensibilidad a la insulina

* Es ideal para aquellos que realizan ejercicios que representen gran esfuerzo físico como deportes de montaña, natación, ciclismo, etc., y actividades intelectuales que requieran concentración

¿Comerlos no me sube de peso?
Además de saber que son alimentos grasos, también se conoce que poseen muchas calorías, y es probable que temas subir de peso; sin embargo, no se ha encontrado alguna relación entre su consumo y el aumento de peso, inclusive la ingesta de almendras puede ser de gran ayuda en algunas dietas para reducir peso.

Para que te enteres, los frutos secos producen una sensación de satisfacción más rápidamente que otros alimentos, y es posible que las calorías de éstos no se absorban en su totalidad; asimismo, hacen que aumente el metabolismo basal, y la energía que proveen logra que las personas que los consumen lleven a cabo un mayor nivel de actividad física.

Ahora que conoces todas las características nutrimentales y beneficios de los frutos secos, no dudes en comerlos. Las últimas recomendaciones para ti son que evites aquellos a los que se les ha añadido sal, porque ésta última en exceso es muy perjudicial; y es mejor que los adquieras con cáscara, ya que esto garantiza que no han sido tratados con ningún tipo de conservante y que están bien protegidos del polvo y de la humedad.

15 pasos para que tu familiar baje sus niveles de colesterol

Calificación :
Para que tu familiar establezca cuáles deben ser sus niveles de colesterol deseables, el primer paso es determinar los riesgos cardiovasculares, el siguiente paso es identificar sus niveles de colesterol actuales, principalmente el nivel LDL. Una que vez que ya tiene estos resultados, tu familiar y su doctor podrán establecer su nivel de colesterol deseado y definir cambios en su dieta y otros factores.

Con los siguientes puntos tu familiar podrá disminuir sus niveles de colesterol en sangre:
1. Sustituir las grasas por carbohidratos complejos, como cereales, legumbres, verduras, hortalizas y frutas. Esto no significa comer grandes cantidades de carbohidratos sino dejar de ingerir grasas.
2. Cocer las verduras hervidas o al vapor. No tirar el agua que sobre y utilizarla como caldo, ya que contiene las vitaminas y minerales de los vegetales.
3. Para condimentar las ensaladas, utilizar aceite de oliva extra virgen, pero con moderación.
4. Evitar las bebidas alcohólicas, ya que el alcohol afecta tanto los niveles de triglicéridos como de colesterol.
5. Incrementar o iniciar alguna rutina de ejercicios. Lo más recomendable son los ejercicios aeróbicos, como nadar, correr, spinning, caminata, etc. Procurar hacer ejercicio 30 minutos por lo menos tres veces a la semana.
6. Sustituir el consumo de carne de res y puerco por pescado (no mariscos) y pollo sin piel
7. En lugar de cocinar alimentos fritos preferir los que van asados, a la parrilla, al vapor o en el horno de microondas. 8. Hacer una costumbre el retirar la grasa de las carnes rojas y del pollo antes de cocinarlos. 9. Utilizar aceites de sémola en aerosol y guisar en sartenes y ollas antiadherentes.
10. Cuando se preparen caldos o guisados, dejar que se enfríen para que se pueda retirar la capa de grasa que se forma en la superficie.
11. En caso de tener que freír la comida, procurar escurrirla colocándola sobre servilletas y/o toallas de papel.
12. Utilizar especias y sazonadores para compensar el sabor de grasas como la manteca.
13. Reemplazar un huevo entero por dos claras y la leche entera por descremada.
14. Servir las porciones de comida en platos sin que se vean repletos y guardar lo que te quede en la olla inmediatamente en el refrigerador, para no repetir porción.
15. En las comidas incluir un menú completo: ensalada de fruta o verdura, sopa, guarnición y plato fuerte con un postre ligero o más fruta.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario