martes, abril 01, 2008

Experiencia religiosa

Experiencia religiosa

Por José Alvarado Montes

A los supuestos habitantes de otros planetas se les ha llamado tradicionalmente extraterrestres, de ahí la abreviatura ET con lo que son nombrados en inglés en esta lengua; también se les conoce como aliens que significa extra terrestre, extranjero ajeno, no natural.

Miembros ilustres de la iglesia católica, algunos muertos en olor a santidad, han dejado testimonio a favor de la vida inteligente en otros planetas. “Conrado Balducci” respetado teólogo del vaticano ha declarado que la existencia de extraterrestres no es incompatible con la enseñanza de la Biblia o del nuevo testamento.

Hace poco más de sesenta años se obtuvo conocimientos del primer avistamiento ovni de la historia moderna. El piloto civil Kenneth Arnold, sobrevolaba en su avioneta las cumbres del monte Ranier en el estado de Washington, cuando advirtió la presencia de nueve objetos voladores que parecían desplazarse como platos que rebotan en el agua, de allí surgió el término platillo volante.

“Willy Smith” físico que alcanzó el grado de doctor en la Universidad de Michigan en 1964 y que trabajó entre otros cargos oficiales en la comisión de energía atómica de los Estados Unidos, él fue uno de los investigadores que mejor trabajo aportaron a la ufología mundial del siglo xx. Creía en los ovnis y como hombre de ciencia se atrevía hablar en público de los no identificados y señalaba que eran muchos los que no se atrevían hacerlo.

Los tiempos actuales no exigen poseer una nueva visión mas abierta adecuada a los nuevos conocimientos actuales, que aquella visión simple y reducida con la que fuimos educados.

En el año de 1970 Finad Armanda encontró parte de los archivos originales de las apariciones de Fátima, ella dio con las transcripciones de los interrogatorios que el canónigo José Formigad realizó a los tres niños que dijeron haber tenido varios encuentros con una dama de luz en “cova de iria” cerca de Fátima en 1917. El fue por así decirlo el detective eclesiástico del caso, en sus papeles se pudo seguir todas y cada una de las visitas de esa mujer que de inmediato se le identificó con la virgen y que se prolongaron por seis meses, entre sus notas originales que él mismo publicó. Base para redactar la historia oficial de las apariciones D` Armanda encontró serias diferencias, estaba claro que el canónigo publicó sólo lo que le convenía y mantenía en secreto, lo que le resultaba incómodo, la incomodidad era que los niños nunca hablaron de la virgen María sino de una mujer luminosa de traje extraño y faldón corto que sostenía una bola de luz entre sus manos y que llevaba cubierta la cabeza por una especie de esfera transparente. Otros legajos del caso condujeron a la localización de una cuarta vidente y ha concluir que las apariciones no se dieron en mayo de 1917 si no doce meses antes.

La investigación de Joaquín Fernández conocido investigador portugués de ovnis y profesor de la historia, proporcionó las piezas sueltas que atemorizaron al canónigo Formigao lo ocurrido en Fátima, tuvo más que ver en un encuentro cercano con ET que con un prodigio milagroso.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario