sábado, abril 26, 2008

Revolución

Pareciera que la revolución no valió de nada para los de abajo…

Por Laura M. Uribe Guerrero

A más de ochenta años del termino de la Revolución Mexicana, parece que no hubiera pasado nada o valido la pena para Los de Abajo, como dirían Azuela, Rulfo, Fuentes... pues la sequía en los campos, perdidas de tierras y ganado siguen ocurriendo para más mexicanos de los que se ubican en las estadísticas, aunque habría que preguntarnos si es que realmente este gris panorama cambio alguna vez o si es parte de los espejismos que la historia que nos quiere hacer creer que así fue…

Aunque parte de los objetivos de este movimiento armado era la “liberación” de la dictadura, lo más importante para la mayoría del pueblo mexicano era o fue tener garantías, derechos y calidad de vida especialmente en los grupos de obreros y campesinos, quienes en realidad dieron su vida tanto como civiles y militares, para recuperar sus tierras y propiedades, que fueron y siguen siendo el legado de miles de familias que se dedican aun en la actualidad a estas actividades para subsistir, unos en peores circunstancias que otros.

En la cruda y cotidiana realidad de que cada día cientos de campesinos se vean obligados a dejar sus lugares de origen, irónicamente para poder trabajar los campos de otros países, como Estados Unidos y Canadá, por mencionar algunos, y aunque surjan acuerdos para ayudar al trabajo legal como campesino en los países antes mencionados, no cabe duda que hasta en eso se han beneficiado más por el no tan productivo para nosotros, TLC.

Los que no se van, se han visto orillados a utilizar sus tierras para cultivos ilícitos, que no sabemos cuántos de estos últimos lo hagan por ambición o por la desesperación de mantener a sus familias, pero esto no es el tema que aquí se quiere tratar.

Lo que interesa es hacer un llamado a los gobernantes para que se trabaje en equipo, encontrar estrategias y soluciones que generen empleos en el campo mexicano, y así erradicar pobreza, fugas de mano de obra, crisis agropecuarias, aumento de cultivos ilícitos, cierre de negocios de este genero, etc.

Lo más importante en esta propuesta es cortar de tajo la absurda idea, que dejo el pasado gobierno que durante 70 años arraigo que todo se solucionaba con despensas o regalitos pues creían que era la mejor manera de encandilar al pueblo, como lo hicieran alguna vez los españoles. Iniciemos una nueva idiosincrasia de un pueblo trabajador que necesita el apoyo de su gobierno para iniciar a producir, no por beneficios personales sino de México.

Y más ahora que se terminará la protección del maíz, fríjol y la leche, que son productos básicos para nuestras familias y que si esta situación no cambia, terminaremos comprando “lo mismo pero más barato” que por desgracia por la insana competencia en la que colocan a los productores, seremos consumidores de desechos de otros países en cuanto a lo agroalimentario y de productos piratas como lo es la mismísima Virgen de Guadalupe.

Es cierto que México es un país rico y lleno de vida desde sus tierras, demostrémoslo TRABAJANDO: Gobierno y Productores de granos, productores de vida, hagamos de la agricultura el desarrollo de nuestra nación, levantemos una lucha revolucionaria en medida de lo posible en esta compleja y desigual lucha para no permitir que estos acuerdos internacionales terminen beneficiando completamente a los otros países…

No hay comentarios.:

Publicar un comentario