sábado, abril 26, 2008

Saludable

Los huevos: más sanos de lo que pensabas

Durante mucho tiempo se ha mantenido la creencia de que el huevo es un alimento que convenía limitar o eliminar completamente de nuestra dieta. Esto se debe a que se le ha atribuido la capacidad para aumentar los niveles de colesterol e incluso un papel destacado en la aparición de ciertas dolencias del hígado. Sin embargo, después de muchas investigaciones, se llegó a la conclusión de que el huevo es un alimento nutritivo, completo y saludable que puedes comer sin temor.

Se ha comprobado que, en realidad, lo que incide en cuanto a la dieta para la hipercolesterolemia es el balance entre las grasas saturadas e insaturadas y no tanto la ingesta de colesterol.

Además, estudios recientes ponen de manifiesto que el consumo de un huevo al día no tiene ningún efecto sobre los niveles de colesterol en sangre, siempre y cuando lleves una dieta equilibrada y acorde a tus necesidades individuales.

De igual manera, las investigaciones demuestran que el alto contenido de lecitina de la yema, aunado a la relación saludable de los distintos tipos de grasa que presenta, provoca que a nivel intestinal la absorción de colesterol en tu organismo se vea reducida.

Aquí te damos otras buenas razones para que los consumas:

1. Son un excelente alimento: el huevo está formado por estructuras de diferente composición: la clara, la yema y el cascarón. La primera conforma el 57% del peso total y se compone en su mayor parte por agua y proteínas; la segunda, constituye el 31% del peso total y contiene principalmente grasas y proteínas. Además, tiene las vitaminas liposolubles A, D y E, así como las hidrosolubles del grupo B. También están presentes minerales como hierro, fósforo, sodio, zinc y selenio.
2. Muy ricos en proteínas de alto valor biológico: dos huevos suministran 25% de los requerimientos diarios, siendo la clara la que tiene mayor contenido que la yema. Además, sus proteínas son fáciles de digerir y tienen una buena proporción de todos los aminoácidos esenciales para el organismo. Concretamente, aporta 13 gramos de proteínas por cada 100 gramos.
3. Su yema es un maravilloso multivitamínico: posee grandes cantidades de ácido fólico, vitamina A, K, B12, D y biotina. Por si fuera poco, también contiene carotenoides, “pigmentos” para la piel.
4. Te dan energía: un huevo tiene 22% de la dosis diaria recomendada de riboflavina o vitamina B2, la cual transforma los alimentos en energía.
5. Casi no tienen calorías: dos huevos contienen sólo 150 calorías, por lo que pueden incluirse en dietas estrictas de adelgazamiento, siempre y cuando se cocinen de forma ligera, como hervido o escalfado.
6. Te aportan colina: se trata de una sustancia que se encuentra en la yema y que el huevo aporta casi en exclusiva. Este compuesto participa en múltiples reacciones metabólicas y se encuentra en las membranas celulares y en un neurotransmisor denominado acetilcolina. La carencia de colina se asocia a alteraciones hepáticas, de crecimiento, infertilidad, hipertensión, pérdida de memoria y mayor riesgo de cáncer. Un huevo grande contiene más de la mitad de la cantidad diaria recomendada de colina.
7. Mantienen sanos tus ojos: contiene luteína, que es un antioxidante de la familia de los carotenoides que ayudan a prevenir la ceguera relacionada con la edad.
8. Buenos para la sangre: los huevos son ricos en vitamina K, la cual es básica para que la sangre coagule normalmente.
9. No tapan tus arterias: las grasas del huevo se encuentran en la yema, en una cantidad de unos 4.5 gramos. Sin embargo, predominan los ácidos grasos insaturados sobre los saturados, destacando la presencia del ácido graso esencial linoléico. Además, la yema tiene lecitina y otras grasas que contienen fósforo, mismas que posee interesantes propiedades para la salud.
10. Son ricos en antioxidantes: resultan una buena fuente de vitamina E, selenio, zinc y carotenoides (pigmentos que le dan a la yema su color característico) como la luteína y la zeaxantina. La luteína, por ejemplo, ayuda a prevenir trastornos cardiovasculares.
11. Aportan anticuerpos: éstos favorecen, estimulan o mantienen tus defensas.
12. Baratos, versátiles y para cualquier hora del día: los huevos son más económicos que muchas otras fuentes de proteínas vegetales; además, los puedes preparar de muchas formas y resultan una buena opción para que los incluyas en cualquiera de tus comidas.

Finalmente, recalcamos que las restricciones en el consumo de huevos y la consideración de este alimento como peligroso por su contenido en colesterol, no están avaladas por los numerosos y exhaustivos estudios científicos realizados en las últimas dos décadas. Si lo que quieres es reducir el riesgo para tu corazón, lo mejor será limitar tu ingesta de grasas totales y saturadas, mantener un peso saludable, abandonar el sedentarismo y modificar conductas dañinas en tu estilo de vida, como fumar o beber alcohol.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario