martes, abril 01, 2008

UVA

XX Aniversario de “La UVA”

Por José Alvarado Montes

Quieren imponer los medios de comunicación y las modas el hecho de que vivimos en un mundo materialista, desprovisto de moral, en una sociedad criminal que destruye al ser, en la que un individuo es considerado enemigo en el momento en que se atreve a cultivar una conciencia propia o al pedir un cambio de actitudes de las fuerzas dominantes que no se han atrevido ha transformar la sociedad con mas oportunidades de progreso, de cultura, de localismo.

Cualquier observador puede señalar que los habitantes de San Juan son personas sin orgullo, conformistas, con flojera, sin amor por su territorio, que poco a poco se terminan sus tradiciones, sus costumbres, sus fiestas, sus paseos, sus edificios, sus árboles, su río, sus jardines, su identidad. Un ejemplo de que cómo es posible que “la plaza cívica” se encuentre hecha pedazos ante la indiferencia general. Todos consideran que esta y cada pedazo de calle les pertenece. La ciudad está en manos de desconocidos, sin obedecer leyes ni órdenes y que nadie necesita de nadie; es necesario que se reaviva la calidad de vida urbana, ya que son varias generaciones de sanjuanenses que han nacido y desarrollado en un espacio carente de cualquier comodidad en una sociedad sub realista, la ciudad será otra cuando el amor de sus habitantes la transformen.

Por fortuna “la UVA“, como se autonombra un grupo de damas de la ciudad que siendo vecinas y amigas comenzaron a reunirse cierto día de la semana desarrollando tareas propias entre charlas e intercambio de conocimientos, de trabajos manuales y culinarios, sintieron la necesidad de prestar ayuda a gente desamparada, viudas, enfermos, huérfanos, presos señalando con sus actos que la vida con todas sus limitaciones y obstáculos sigue siendo un tesoro.

Sin predicar en el desierto, sin querer encontrar rosas en el mar o de querer sacarle sangre a una piedra, en forma callada, sin poses, sin descuidar sus obligaciones de amas de casa o profesionales; sin bandera política ni religiosa han tenido éxito en su empeño. Pero esto no ha sido un don o un regalo, si no es algo por lo que han trabajado día a día a lo largo de 20 años con fe en su labor han hecho historia, su obra quizás sea una gota de agua en la inmensidad del mar, pero sin esa gota el mar no estaría completo.

Las integrantes de “la UVA“ han puesto en su labor, la inteligencia, voluntad y acción. La sociedad debe sentirse orgullosa de que exista un grupo como este y su acto poético que significa crear y ellas han creado amor, consuelo, fe y esperanza con su humanitaria acción.

Felicidades por su xx aniversario, su labor es el verdadero pulso de la sociedad, de la buena sociedad, bien por “la UVA“.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario