lunes, junio 02, 2008

Alejandro González

El "menumento" al mercantilismo político

La distinción de un monumento y más si es realizado con el erario público tiene que ser lo suficientemente justificado como para no caer en la suspicacia de ser solo mercantilismo político y salir favorecido de la imagen y buen nombre de otro.

Al momento del cierre de la presente edición está en nivel de comentario hecho en puntos varios en sesión de Ayuntamiento por la regidora Bertha Genoveva Venegas de la Torre la intención de colocar una estatua en el proyecto de calzada de hombres ilustres de Tepatitlan en honor al Presidente Municipal fallecido en agosto pasado el profesor Raúl Alcalá Cortes.

Aunque a nivel de comentario se ve venir ya como una realidad, ya que sin problema alguno los regidores panistas aprobaran el proyecto haciendo uso de su mayoría tanto del gasto, como al merecimiento de tan especial homenaje. Habrá que ver que postura ponen los regidores de otros partidos.

Para nada quiero poner en la mínima duda la trayectoria del finado Raúl Alcalá, ni como persona, profesor, ni como político militante del Partido Acción Nacional, tampoco quiero erigirme como su biógrafo no autorizado, que además ya son varios los que se presumen como tales.

Como profesor nunca me diò clases y no podría opinar sobre sus capacidades, y el legado que le habrá dejado a tantas generaciones que pasaron por sus aulas; como militante del PAN, tampoco podría dar un comentario muy a fondo puesto que sé, fue un luchador por sus ideales partidistas pero no he participado desde el interior de ese partido como para conocer sus logros y carrera; como persona lo conocí unos 6 años antes de su muerte pero nuestras platicas siempre fueron de política y siendo él regidor y yo periodista, aun en esas posiciones personales tengo buenos recuerdos de él como excelente charlador y congruente con sus ideales.

Pero como si puedo opinar es en su desempeño como autoridad municipal, como regidor y presidente municipal ya que fui uno de sus gobernados y eso me otorga el derecho de hacerlo igual que a cualquier ciudadano tepatitlense.

Como regidor de la administración municipal 2001-2003 en la que yo cubría como reportero las sesiones de ayuntamiento para el canal de Televisión Por Cable, siempre lo considere un hombre cauto y prudente que jamás compraba un problema ajeno pero tampoco se metía a fondo para solucionar las deficiencias de la administración municipal de la que el fue vicepresidente, nunca protagónico, más bien se desempeñaba con bajo perfil.

8 meses duró en la encomienda Raúl Alcalá, gestión que comenzó postrado en su lecho, sesionando desde su casa y tomando las decisiones que le dejaban tomar sus allegados ya que por su situación no tenia manera de enterarse a fondo de todo lo que sucedía en la administración municipal y en el municipio, tiempo en que la mayoría de los ciudadanos catalogamos como un vacío de poder, quien sabe cuales fueron los verdaderos motivos para que sin pedir la licencia al inicio de la administración se mantuviera en el encargo sin poder ejercerlo a totalidad.

Sí la intención de la regidora Genoveva Venegas y del Presidente Municipal Miguel Franco de colocar una estatua del Profesor Raúl es agradecerle en alguna medida su inclusión en una planilla o su actuar dentro de un partido, que lo hagan con parte de su sueldo o convenciendo a los demás ediles para que cooperen, si el monumento es por su trayectoria en el magisterio y educador de muchas generaciones de un Colegio Particular, que sea esa institución quien lo solicite y sus alumnos y ex alumnos quien lo financien, pero si es por lo que hizo como Presidente Municipal, yo creo que al Profesor Raúl en lo poco que lo conocí no le gustaría esa distinción por un cargo que por cosas de Dios no pudo concluir ni ejercer como él hubiera querido de manera trascendente.

Además de un gasto innecesario deja ver más que una intención noble y ciudadana, pareciera que quieren sacar provecho de la imagen de una persona honesta y que fue congruente con la vocación de servicio, sencillez y humildad.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario