martes, julio 01, 2008

Universitarios

Reflexión sobre la práctica educativa

Por: MVZ. José Antonio Olmedo Sánchez y Mstra. Elvira Romero Beltrán

Poco a poco la situación de los profesores en nuestro país ha ido cambiando. A favor o en contra, conformes o inconformes, con buenas o malas expectativas, ya no se puede permanecer indiferente ante los cambios.

Diversos autores han proclamado que los cambios en la educación, si quieren ser verdaderos, deben tomar en cuenta una transformación en el accionar docente.1 Porque los docentes son actores protagónicos del hecho educativo.

La intención del presente trabajo, es proponer algunas ideas en torno al cambio, pero principalmente en lo que se refiere a la práctica educativa. Se parte del supuesto, de que el soporte fundamental de las transformaciones en la educación está en lo que día a día hacen los profesores en las aulas. Por ello, la propuesta parte de tres consideraciones:

a). La necesidad de recuperar la experiencia práctica de los docentes.

b). Esa recuperación, implica un proceso metodológico acumulativo y progresivo a través del cual, el docente convierta su práctica docente en objeto de conocimiento.

c). Una vez conocida la práctica que realiza el profesor, intervenir en ella para cambiarla, modificarla o innovarla. Usualmente, esto lleva más de un día, de una semana, de varios meses, pero si a fin de cuentas la educación es nuestro quehacer profesional, debemos conocerla con toda la seriedad y profundidad que ello implica, así como un médico conoce la anatomía y fisiología o como un ingeniero conoce las matemáticas.

El principal cambio debe de estar en la práctica de los docentes, lo peor para esta modernización es que sus cambios en planes programas, y libros de textos no se manifiesten en la práctica de los docentes. Están cambiando rápido nuestras condiciones de vida y de trabajo: ¿Nos estamos adaptando al cambio? En la educación el cambio oficial tiene un nombre y se le llama modernización de la educación. ¿Como afrontaremos el cambio educativo? ¿Como afrontaremos todo este proceso? El problema de cambio lo trataré de abordar a través de la óptica de la educación secundaria. La argumentación se desarrolla en tres partes:


1). Las circunstancias del cambio.
2). Los problemas de la continuidad y el cambio.
3). Hacia un cambio e innovaciones posibles.

Las circunstancias del cambio
Hasta hace unos años la educación secundaria era un punto importante de la formación personal, algunos profesionales la tenían como antecedente. Poco a poco se fue perdiendo la importancia y quedó como una continuación de la educación primaria, la mayoría de las carreras profesionales requieren ya de bachillerato. Ahora, junto con la educación primaria, la educación secundaria ya es obligatoria. Como sucede con la educación primaria, su obligatoriedad será más en papel que en la realidad, por lo menos durante una buena cantidad de años.

Como el gobierno muy bien lo sabe no se puede dar toda la educación de calidad a todos. De ahí que se conforme con una educación primaria de supuesta calidad. ¿Qué pasará con la educación secundaria? Creo que primero el gobierno atacará los problemas de la deserción, la reprobación la baja ineficiencia Terminal, el rezago en la atención a la demanda y a la baja calidad en la educación primaria y después centrará su atención en los problemas de la educación secundaria.
Sin embargo, es imprescindible desde ahora enfrentar los problemas de este nivel; Estamos mal en la educación secundaria, ya varios investigadores lo han evidenciado.

En algunas escuelas se manifiesta grave ausentismo de los maestros, división entre el personal docente muchos días de suspensión de clases actividades mas lucrativas que educativas. Los sueldos han tenido un aumento importante pero como siempre insuficiente. En la mayoría de los casos los docentes no tienen una idea clara de lo que implica la modernización educativa (y en este sentido aplicable también a algunas autoridades). Los últimos cambios que se dieron el los programas de educación secundaria datan de 1975; ahora tendremos los planes y programas una carrera de obstáculos y contra el tiempo llamada carrera magisterial. Pero ante todo tenemos las nuevas exigencias de una sociedad que requerirá de una educación de mayor calidad y que prepare para ser los mejores, para competir económicamente con otros países. Como reza un anuncio, que nos recuerda aquellos chistes de que‚ " había una vez, un japonés, un inglés, un norteamericano y un mexicano…" la competencia en el concierto mundial no es cuestión de chiste es una cosa muy seria ¿que nos toca hacer a nosotros como maestros? Algo fácil y difícil: educar mejor. Por ello, a futuro no bastará:

-Que tengamos bien seleccionado, leído y memorizado el libro de texto.
-La relación de los ejercicios y los problemas bien resueltos.
-Una exposición amena, con alguno que otro chiste incluido.
-Las fórmulas para controlar la disciplina cuando los alumnos están haciendo desorden o están distraídos.
-Los bancos de reactivos para las pruebas o saber donde las venden.
-Las técnicas grupales para cuando los equipos exponen sus temas o elaboran un resumen.

Todas estas estrategias que hemos ido adquiriendo a través de la experiencia y la práctica, no bastarán. Será necesario involucrarnos en proceso de cambios permanentes, cambio para la innovación educativa. No un cambio que sea cambiar por cambiar, si no un cambio para mejorar. A veces lo que a los docentes nos cuesta trabajo es mover los esquemas de acción de la práctica que nos dan seguridad, los caminos ya transitados, los conocimientos ya sabidos. Lo nuevo, lo incierto nos provoca ansiedad, desasosiego, temor. En base a esto, analicemos los problemas de la continuidad y el cambio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario