martes, septiembre 16, 2008

Editorial

¿Quién está ganando?

Parece que lo más destacado durante el gobierno del Lic. Felipe Calderón Hinojosa, Presidente de México es la guerra frontal contra los narcotraficantes, una guerra sin cuartel y que al parecer no tiene límite y por lo que se ve, es el gobierno quien viene perdiendo la batalla, pues no hay día que pase que no ejecuten a un elemento de justicia y si a este le anexamos la ola de secuestro que se ha desatado en el país y donde las víctimas no son solo hombres o mujeres de dinero, sino también gente de escasos recursos, pues es normal que los mexicanos se empiecen a preocupar por su seguridad, sobre todo porque hemos palpado que Felipe Calderón no ha podido gobernar el país, pues tal parece que este se le está escapando de las manos, el narcotráfico como los secuestradores es un cáncer que viene carcomiendo a nuestra sociedad, en el primero, este ha roto con el pacto según se rumora de respetar a las mujeres, niños y ancianos, pues diariamente recibimos la noticia de la muerte de familias enteras, niños y mujeres inocentes que no tienen culpa alguna de los problemas del padre o de algún familiar, sin embargo, ahora, ya no solo existe venganza contra el hombre, sino contra toda la familia y el gobierno gracias, pues así como mueren inocentes en esta batalla que no ha generado nada bueno, también hay buenos elementos policíacos con familia y que en cumplimiento de su deber pierden la vida bajo las modernas armas que tienen los narcos y que incluso son superiores a las de los policías judiciales, los narcos y los secuestradores no son gente buenas, pero habría que reconocer que anteriormente los narcos jamás se metían con gente inocentes, su lucha era contra ellos mismos, ahora, todo es diferente, como es diferente la manera en como trabajan los secuestradores, ya que estos destruyen sicológicamente a familias enteras, ya que no solo privan a la gente de su libertad, sino de su vida y no importa si pagan o no pagan el rescate, hoy México se siente amenazado, conmovido y triste por la muerte de un niño de 14 años, Fernando Martí, un jovencito que a nadie le hacía mal, sin embargo, le quitaron lo más preciado que tiene el ser humano, la vida y de paso destruyeron la tranquilidad de una familia, hoy nuestro gobierno habla y habla que está luchando contra esto, pero resultados nada y lo peor de todo es que dentro del mismo gobierno está ese cáncer de malos elementos y que se convierten en pieza vital para llevar a cabo uno de los crímenes mas abominables que existe.. El Secuestro… Y ante esto, solo nos queda rezar por nosotros, por nuestra gente, por nuestros amigos, por nuestro país, pues la oración, es con la única arma con la cual contamos la mayoría de los mexicanos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario