sábado, septiembre 13, 2008

Pemex

Petróleos Mexicanos: el ocaso de un gigante

M. en C. Jorge Eduardo Olmos Cornejo
Coordinador de la carrera de Ing. Agroindustrial
CUAltos-UdeG jeolmos@cualtos.udg.mx

Es bien sabido, por las noticias de hoy, cuál es la situación de nuestro "querido PEMEX" que, a lo largo de la historia ha dado grandes satisfacciones, pero también conflictos que, al igual que el petróleo, dejan una gran mancha negra en el camino.

Recientemente leía en los periódicos y veía en las noticias la situación tan "alarmante" por la cual está pasando dicha empresa propiedad de la nación.

El petróleo se acaba
Según estadísticas sólo queda petróleo para unos 10 ó 12 años, lo que dentro del contexto presenta un gran problema, las preguntas aquí son: ¿Qué hacer para evitarlo?; ¿alguna alternativa?
Desafortunadamente y aunque se tiene muy bien definido lo que hay que hacer, no se ve el cómo y sobretodo el cuándo hay que hacerlo. Si la situación es tan crítica: ¿Por qué no se desarrolla un plan estratégico de emergencia para promover soluciones efectivas y prácticas?

La misma historia dice que en 1986, México poseía 54% de las reservas probadas de la región, EUA el 34.5% y Canadá 11.5%. Al día de hoy (2006), EUA posee el 2.5% del total de las reservas de la región, Canadá 1.4%, mientras que México ya sólo dispone del 1.1%, cuando la región de Norteamérica únicamente tiene cerca del 5.0% de las reservas probadas actuales.

Ante esta situación, hoy día, más las ya conocidas ventas de barriles de petróleo a precios récord y la nula infraestructura para la elaboración de derivados del mismo, tales como la gasolina, seguimos siendo un país que produce petróleo, pero que ante algo tan crítico como ya no tener más, seguimos bajo la misma línea: Vender, vender y comprar, comprar lo que sabemos que con una considerable inversión sería "pan comido" para nosotros como nación y ofrecería como alternativa, la inversión, la investigación y por tanto la posible subsistencia de PEMEX.

Claro, es imposible decir que no llegará el día en que este recurso se agote definitivamente y con ello, el fin de una era, o ya un conjunto de épocas a lo largo de la historia de la humanidad.
Mientras eso sucede, hagamos algo como habitantes de este gran país y seamos partícipes de la actualización de lo que tarde o temprano, el petróleo no podrá ser considerado como el eje de esta nación.

PEMEX no se vende, eso está claro, pero quién va a invertir en ella para rescatarla del "bache" en el que está. El petróleo sigue desapareciendo y se utiliza en fuentes clandestinas, no hay evolución y con ello sólo retrocesos.

El país depende aún de las fuentes petroleras, la agricultura y los recursos naturales que son de consideración, pero no son la base que nos sacará adelante, si no se hace el replanteamiento adecuado. Las tecnologías alternativas vienen a ofrecer, valga la redundancia, alternativas para la existencia del petróleo y más allá.

Seamos realistas y escuchemos las necesidades de la población ante un futuro incierto que, aunque dicen que a México el futuro nunca llega, es lo único que nos queda, porque llegará y tomará de nosotros lo que aún hay disponible.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario