sábado, octubre 04, 2008

Huracán Gustav en Cuba

El paso del huracán Gustav por el occidente cubano

Por: Yordanis Gerardo Puerta de Armas (Desde Cuba)
puertadearmas@gmail.com

Pinar del Río, Septiembre 2008. – “Desde la tarde - noche del 30 de agosto el occidente cubano es otro”. Este es el criterio de todos los que han sido testigo de la furia con que los vientos del huracán Gustav azotaron esta región del país. Algunos aseguran que la obra que por más de 50 años ha construido la Revolución ha sido destruida. La evaluación del impacto del huracán podría ser suficiente para dar crédito a esta afirmación; sin embargo la voluntad política del gobierno revolucionario y la confianza, tenacidad, solidaridad y voluntariedad de nuestro pueblo demuestran lo contrario.

A los territorios más afectados han llegado las máximas autoridades del país. Evaluaciones preliminares aseguran que más de cien mil viviendas sufrieron afectaciones de consideración en las cubiertas o fueron destruidas totalmente en vuelta abajo.

En la más occidental de la provincias cubanas, la Dirección de Educación contabilizó sus pérdidas y son 599 los centros educacionales afectados, de ellos 41 con derrumbe total. No obstante, hay más de 400 escuelas listas para iniciar el curso el lunes ocho de septiembre, luego de haber sido preciso posponer su comienzo el pasado 1ro de septiembre como sucedió en los territorios no afectados.

En Pinar del Río de las 17 567 hectáreas de caña plantadas, se afectó el 94,5 por ciento. Esta evaluación preliminar constata que lo más grave son las cañas partidas, seguidas de las encamadas (acostadas) y las cepas desprendidas. La fábrica de azúcar “30 de Noviembre”, ubicada en el municipio de San Cristóbal perdió el ciento por ciento del techo de su almacén. 14 444 toneladas de azúcar envasadas quedaron si techo y por su puesto sin protección.

En la agricultura pinareña, cifras preliminares dan a conocer que 869 hectáreas de plátano fueron afectadas, 739 de yuca y 415 de otras viandas; también se afectó la totalidad de las 280 hectáreas de arroz, 275 de granos, 300 de frutales y más de dos mil hectáreas dedicadas a la actividad forestal. También se reportan afectaciones en instalaciones de ganado vacuno (23), porcino (10) y avícola (3).

En el municipio de Consolación del Sur, uno de los principales productores de tabaco de la provincia, de las 1857 casas de curación 1836 fueron destrozadas según informó Orlando Lugo Fonte, presidente de la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños (ANAP).

Viñales, Paisaje Cultural de la Humanidad, llora hoy la pérdida de sus senderos naturales, y apenas comienzan las evaluaciones para determinar hasta qué punto fue impactada la flora y fauna del lugar.

Las instalaciones de turismo sufrieron serias afectaciones, entre estas los hoteles Los Jazmines, La Ermita y Rancho San Vicente. Igualmente fueron dañados el Mural de la Prehistoria, la Comunidad Las Terrazas, y otros sitios de la Sierra del Rosario (Reserva de la Biosfera).

Entre los municipios de Candelaria y Consolación del Sur (en el extremo este de la provincia) fueron destrozadas 136 torres de alta tensión por el huracán, así como otras 20 de la línea de 110 Kv, razón por la cual desde la tarde noche del 30 de agosto son miles los residentes no solo en los nueve municipios afectados directamente, sino en toda la provincia los que no cuentan con el servicio eléctrico.

Son estas cifras de algunos de los más importantes sectores económicos y sociales de este territorio que jamás podrán dar la medida exacta de los daños del huracán Gustav, pero que si permiten tener una idea de lo que vive a una semana de su paso por el occidente cubano la gente que hoy reitera su voluntad de seguir adelante en la construcción de un mundo mejor.

Se recuperan los cubanos tras el paso del huracán Gustav
Una semana después del paso del huracán Gustav por el occidente cubano ya son evidentes los síntomas de recuperación en las áreas afectadas. Brigadas de linieros de las Empresas Eléctrica y de Telecomunicaciones desde el propio lunes primero de septiembre trabajan en el restablecimiento del servicio a sus clientes, mientras oficiales y trabajadores civiles de las Fuerzas Armadas Revolucionarias (FAR) laboran junto al pueblo en todas las tareas de recuperación en que se encuentran enfrascados.

Decisivo ha sido el aporte también de los trabajadores de sectores como la construcción, el transporte y la agricultura, que desde todas las provincias cubanas han llegado a Pinar del Río y la Isla de la Juventud para en el más breve tiempo posible restablecer a la normalidad la vida en estos territorios.

La solidaridad internacional se hizo patente desde un primer momento, desde la Federación de Rusia han arribado al país las dos primeras aeronaves con ayuda humanitaria para los damnificados, de igual forma el gobierno de Timor Leste ha donado 500 000 dólares, mientras la Agencia Española de Cooperación para el Desarrollo ha hecho llegar también su apoyo humanitario a la isla. Varias son las organizaciones de solidaridad con Cuba y gobiernos de todo el planeta que han patentizado su voluntad y compromiso de colaborar con nuestro pueblo en la recuperación tras el paso de este devastador fenómeno natural.

En los municipios afectados de la provincia de Pinar del Río se habían recibido hasta este viernes más de 76 mil fibras de asbesto cemento y 42 mil infinitas, lo cual ha permitido solucionar de manera inmediata los problemas de cubierta en más de mil 700 viviendas de las cerca de cien mil afectadas. En estos momentos se trabaja en la construcción de facilidades temporales para las familias que aun permanecen evacuadas en centros educacionales con el propósito de viabilizar el comienzo del curso escolar el próximo ocho de septiembre; para lo cual han ofrecido sus habitaciones aquellas familias cuyas viviendas no sufrieron afectaciones de gran magnitud, lo que demuestra la solidaridad y compromiso político de nuestro pueblo.

La situación más compleja está relacionada con el abasto de agua, pues solo el 55% de las estaciones de bombeo están funcionando. Por lo que se trabaja coordinadamente entre los gobiernos municipales y las autoridades nacionales para a la mayor brevedad restablecer el servicio, apoyado en este momento por unos 70 carros cisternas de varios organismos de la Administración Central del Estado.

El Ministerio de la Informática y las Comunicaciones precisó que en estos momentos no hay comunidades incomunicadas y que todas las rutas de fibra óptica, centrales y radio base están restablecidas, aunque aun existen afectaciones en 943 postes de la planta exterior y están interrumpidos 547 teléfonos de servicio público, de ellos 166 centros agentes y comunitarios.

La canasta básica (alimentos subsidiados) que recibe la familia cubana sigue siendo expendida en aquellas unidades que lograron soportar la furia de los vientos, mientras en 64 casas de familias se entregan los alimentos. La máxima dirección del gobierno decidió durante los próximos seis meses reforzar la alimentación en los municipios más afectados incrementando dicha canasta básica con arroz, granos, aceite, carne enlatada, pastas alimenticias y otros productos de primera necesidad. En estos momentos se entregan alimentos elaborados a las familias que perdieron sus casas y continúan evacuadas.

Indiscutiblemente una vez más los cubanos demuestran su tenacidad y voluntad de acero al trabajar arduamente en la recuperación tras el paso del más peligroso fenómeno natural de su tipo que haya azotado antes el país. Las ráfagas de viento de 340 km/h ya van siendo borradas de la memoria de este pueblo gracias a la solidaridad de cada uno de los más de 11 millones de cubanos y al aliento y apoyo de pueblos hermanos. Los cubanos, seguimos en combate. !!!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario