miércoles, octubre 15, 2008

La opinión de Alejandro González

125 años de ¿ciudad?

Por Alejandro Gonzalez

Este mes de septiembre nuestra Tepatitlán cumple ciento veinticinco años de haber sido elevada a la categoría de ciudad. Un veinte de septiembre de mil ochocientos ochenta y tres por decreto del Gobernador del Estado de Jalisco la pequeña villa tenia nombramiento de ciudad, obviamente los parámetros de ese entonces para designar tal categoría eran diferentes a los actuales.

Definitivamente el calificativo de ciudad es subjetivo, y no creo que el solo número de habitantes, la extensión territorial del asentamiento humano o el número y calidad de los servicios públicos lo determine, mas bien pudiéramos pensar que es un conjunto de varios factores contando los anteriores y el nivel de cultura y educación de sus habitantes, en ese orden de ideas, cabe la reflexión a propósito de las fechas de hasta donde Tepatitlán ha evolucionado para ser digna de esa categoría.

Desde luego que por el número de habitantes, la extensión y crecimiento del asentamiento humano no nos cabe la duda de que vivimos en una ciudad, pero ¿podemos decir lo mismo en cuanto a la calidad de los servicios públicos y por el nivel cultural de nosotros como sus habitantes?

La opinión es suya
Después del crecimiento acelerado y la modernidad que Tepatitlàn mostró desde los finales de los setentas, ochentas y los noventas, para nadie es un secreto que la ciudad parece haberse estancado y que no corresponde al crecimiento de vivienda con obras de infraestructura vial, inversiones que garanticen que todos tengamos empleo sin emigrar, que se asegure las condiciones ambientales y de esparcimiento para las futuras generaciones y que el nivel de vida que ahora se tienen se vivan en las próximas décadas.

Al cumplir un cuarto mas de un siglo es momento para pensar que Tepatitlàn queremos para el futuro si queremos que sigamos viviendo como pareciera que quieren las autoridades y un grupo de caciques empresarios en un pueblote grandote maniatando el nivel de cultura de sus habitantes y sus oportunidades de desarrollo, o queremos dar el brinco como en su momento lo vivieron entidades como Aguascalientes, Querétaro, San Nicolás de los Garza, que con visión, identidad y amor a su terruño, unidad y sobre todo definición para planear y lograr crecer de manera ordenada.

Claro que el ser ciudad grande e importante tiene un precio que se tiene que pagar, pero lo peor es crecer sin conciencia y planeaciòn y pagar el precio de todos modos.

Estamos en una de las ultimas oportunidades cronológicas para cambiar el destino de nuestra querida ciudad, el realizar un verdadero plan condensado en toda la ciudadanía de cómo queremos a Tepa en 20 años es uno de los grandes retos de la futura administración municipal y del nuevo Presidente Municipal que entre en funciones en el 2010, y que de la visión, empuje, credibilidad y capacidad para gestionar tendrá que hacer sus principales virtudes.

Agradezco sus comentarios a: ealexglez@yahoo.com

No hay comentarios.:

Publicar un comentario