domingo, noviembre 30, 2008

Kid de Alba

El Kid de Alba

José Alvarado Montes

La materia prima que tiene el escritor para su invención literaria es su existencia misma, ya que en el baúl de su memoria tiene un infinito repertorio acumulado de hechos buenos y de experiencias no tan favorable, después todo lo que le dicte su imaginación.

En esta vida es determinante contar con amistades y Buenos amigos ya que son indispensables para el bienestar físico y emocional, provechosos porque dejan una enseñanza. En la actual edad algunos jóvenes y muchos adultos recordaran que fueron como yo pupilos de José de Alba, conocido también como Pepe bolas. Del llamado arte de fistiana, de las narices chatas y orejas de coliflor, o sea, la practica del box pero como siempre ha sucedido en nuestra ciudad el deporte el arte y la cultura están Huérfano de mecenas, no hay subsidios y que cada aficionado que se rasqué con sus unas y pague por su gusto, motivo por el que casi nadie ha logrado traspasar el nivel local.

Aunque las personas que han trabajado en estas áreas han sido muchas, algunos fueron innovadores en su momento enseñando su conocimiento, no hace muchos años la población no estaba influenciada por la imagen de la televisión. La niñez y la juventud no sabían de narcos ni de drogas. La existencia transcurría en relativa calma. La ciudad limpia y tranquila y solo las fiestas tradicionales rompían su monotonía. Pepe fue aficionado al box desde su juventud quizás fue en el Distrito Federal donde tomó contacto con este deporte que practico toda su vida. Devuelta a San Juan continuo con su preparación con el equipo mas elemental e invitó a otros jóvenes a practicar el boxeo.

Después que cohesión las peleas formales, tomó el nombre de Kid de Alba, con sus puños pudo hacer valer su afición. Al no contar la ciudad con espacios adecuados para funciones de box se improvisaron arenas en el cine Hidalgo, la Terminal de los autobuses Estrella Blanca, el patio del Hotel San Juan y en otros lugares mas.

En todos ellos peleó el kid de alba, con rivales de León, Aguascalientes, Lagos y locales y en la mayoría de ellos, terminó con la mano en alto. La clave de sus triunfos además de su valor fue el entrenamiento adecuado, nunca fue afecto a poses ni desplantes, tranquilo, callado, sin vicios. Tuvo al casarse que combinar su afición con la obligación de ser esposo y padre de familia y enamorado del box fue lo que le daba una energía elevada y pura. Cuando creyó conveniente, colgar los guantes se dedicó a enseñar sin lucro su arte.

Con el aprendí movimientos defensivos y ofensivos del box, guardia derecha o zurda, parar, desviar el puño, gancho al hígado, recta, zurda, volado de derecha, y el duro aprendizaje de caminar sobre el ring, pegarle a la pera loca, a la fija, al costal, servir de sparring, y pelear que era la prueba máxima para desarrollar lo aprendido. Pepe era exigente en su enseñanza y no se pasaba a otro movimiento hasta no dominar los primeros, ni permitía tirar guantes hasta no tener la condición física adecuada.

Cuando se perdía la pelea, no admitía disculpas, señalaba los errores cometidos, la falta de técnica y decisión. La vida siguió su curso, me aleje de la ciudad por un tiempo prolongado, la ultima vez que lo vi dirigía peleadores que se enfrentaban a muchachos de Jalostotitlan y dirigía al doctor Marco Antonio. Con pesar me entere de su fallecimiento, su pasión fue enseñar el box y como dicen, un maestro aunque sea por un día equivale a un padre para toda la vida. Entre otros que calzaron guantes con Pepe, fueron el Kid Pérez, José Muñoz, Lupe Segoviano el Gallina, el Gorilita de la cruz. Muchos estamos en deuda contigo Pepe por tu generosidad, esfuerzo y enseñanza, que además fue una elección de humildad y orgullo y esas son las lecciones mas gratificantes en la vida. Gracias por todo Kid De Alba.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario