lunes, diciembre 29, 2008

Emiliano Zapata

¿O no, Emiliano?

Por José Alvarado Montés

No hay nada nuevo bajo el sol. El gobierno federal de los Estados Unidos y los intereses económicos que lo controlan son en gran parte culpable del sistema de esclavitud y de aportarle un total apoyo mientras le fue útil al general Porfirio Díaz y lo mantuvo en el poder cuando debía de haber caído, ya que el fue el principal traficante de esclavos en beneficio propio y de los capitales extranjeros que en esa época consistían en 900 millones de dólares invertidos entre otras cosas el consorcio de cobre y minas, petrolera Standard oil, controladora de la producción petrolera.

American Sugar, monopolizadora de la producción de azucarera. La Intercontinental Rubber, monopolista del hule y que tenía millones de hectáreas de tierras huleras. La Wells Fargo Express, propietario de la Southern Pacific Railroad con el monopolio absoluto del ferrocarril. El Banco Nacional de México, cuyos directivos eras dueños de millones de hectáreas de terrenos petrolíferos en la región de Tampico y otros norteamericanos y extranjeros propietarios de millones de hectáreas de terrenos cultivables.

La dictadura de Porfirio Díaz transformó al país en una enorme prisión y cementerio para los opositores y paraíso para los terratenientes, empresarios, e inversionistas. No había libertad de ningún tipo y más del 90 por ciento de la tierra útil estaba en manos de 800 hacendados.

Francisco I. Madero canalizó parte de este descontento e inició una revolución armada a la que pronto se le unieron otros, entre ellos Emiliano Zapata y derrocaron al dictador.

Madero supo inflamar las masas pero nunca las pudo dominar. Nuevas y numerosas revueltas se armaron por todas partes; así la caída de Madero llego a través del complot y el asesinato. Le siguieron las ambiciones personales y enemistades entre los líderes revolucionarios.

El poder y la codicia eran motivos poderosos para revelarse, y los intereses extranjeros apoyados por sus gobiernos provocaban el desorden. El movimiento se perdió en una maraña de intereses.

Zapata siguió empuñando las armas en defensa de sus ideales el de recuperar sus tierra robadas por los ascended. En 1915, era uno de los caudillos más importantes de la revolución. El fue un mestizo fuerte, inteligente, audaz, tirador certero, jinete consumado, bailarín, enamorado, fumador de puro, bebedor de agua ardiente, apasionado de las peleas de gallos, y las corridas de toros.

Apegado a sus costumbres lejos del boato y el lujo, por las tardes en la plaza del pueblo hablaba con los campesinos, que lo llamaban Salvador o padre y lo veneraban como si fuera un santo.

El creía que era de justicia que las propiedades robadas fueran devueltas; ésa fue la pasión de su vida y la causa de su muerte. Poseía un insaciable apetito de justicia y se aferró a no tener acuerdos con los líderes de la revolución con políticos ambiciosos o militares corruptos.

Hacia finales de su vida se fue quedando sin más aliados que sus guerrilleros y peleó con ellos contra todo y contra todos, hasta que un 10 de abril de 1919 fue acribillado a balazos en una celada y exhibieron su cadáver como su fuera una fiera salvaje.

A casi 100 anos de la revolución casi nada ha cambiado, los de arriba siguen siendo los de arriba; los de a lado siguen siendo los de lado; la clase media cada día menor; los pobres son cada vez mas pobres y los ricos cada día mas crueles.

La desconfianza y el temor hacen presa de la población. No hay líderes, la corrupción no ha cambiado, el pueblo sufre y calla.

La revolución, tu revolución, dejó nuevos millonarios e infinidad de cadáveres. Los idealistas, los redentores, los que quieren el cambio, los que buscan la justicia y la paz, son hombres muertos.

No hay nada nuevo bajo el sol, ¿o no Emiliano?

2 comentarios:

  1. en la actualidad estamos peor, son 500 ricos los que controlan todo,ya no 800. con el agregado de que tenemos mas pobreza, gracias a que la mayoria de los mexicanos siguen en la ignorancia politica, votan por quienes los van hacer mas pobres, com son los partidos del PAN Y PRI, apoyados por la iglesia catolica.
    y aqui en la region un personaje que postula los prinicpios d ela revolucion, es criticado y lo comparan con personajes como chavez, esa situacion de los dictadores surge por el hecho de que en ese pais la pobreza era tanta, que la desesperacion por un cambio influye por que la gente vote por gente como el General Chavez de venezuela.

    por ello debemos siempre ser tolerantes y respetar a los que no piensan igual que uno y no asiganrles estigamos como que Lopez Obrador nos condicira al comunismo anticlerical.

    ResponderEliminar
  2. Anónimo9:17 p.m.

    LOS PARTIDOS NO HACEN EL PROGRESO DEL PUEBLO,


    CULAQUIER PARIDO ES BUENO CUANDO SE TIENE UN BUEN GOBERNANTE.

    EL POBRE NO HA VISTO NINGUN VAMBIO QUE LO FABORESCA

    ResponderEliminar