lunes, diciembre 29, 2008

La mascota omega; ¿es un color?


Por. M. en C. Idalia de Jesús Ruíz García
PhD. José Rogelio Orozco Hernández 
Academia de Salud y Producción Animal
Departamento de Ciencias Biológicas
CUALTOS-Universidad de Guadalajara
Correo: iruiz@cualtos.udg.mx 

Generalmente cuando se escucha hablar de los aceites omega 3 y 6 se piensa en productos que incrementan la inteligencia de las mascotas. Pero, en la actualidad no es un secreto que los ácidos grasos que se obtienen de los ingredientes (tanto vegetales como animales) con que se hace el alimento, pueden presentar una estructura que le confiere cierta funcionalidad. Ejemplo de lo anterior son los mentados omega 3 y 6, los cuales sólo se diferencian en el lugar de inicio del doble enlace dentro de la molécula.

Por otro lado, las mascotas con su efecto sobre el propietario tienden a presentar los mismos padecimientos, reflejo de la forma como son alimentados, con lo que en múltiples ocasiones se enferman.

La alimentación inadecuada provoca en la mascota nerviosismo, irritabilidad, obesidad e incluso enfermedades degenerativas antes no diagnosticadas como las relacionadas con el corazón, enfermedades articulares, diabetes, acelera el envejecimiento, etc. Además, se causa que la mascota se transforme en un ser sedentario obeso, con lo que se logra un padecimiento inducido por el propietario.

Las grasas suelen ser parte importante del alimento que se les ofrece a las mascotas, sobre todo si se trata de los residuos de mesa, tan socorridos por algunos, debido al costo del alimento comercial para el animal. Las empresas productoras de alimento para ellos combinan lípidos de diferentes fuentes, especialmente de ácidos grasos con configuración omega 6 y 3 en la proporción adecuada para cada edad y especie animal, lo que se traduce en una adecuada salud de la mascota; lo que se refleja en la parte que el propietario más se fija, la piel y el pelo.

Los ácidos grasos antes mencionados además benefician al sistema inmune, nervioso, cardiovascular de la mascota, lo que se refleja en un periodo corto sobre el pelaje que se torna en una manera sana muy apreciada por el poseedor del animal que no verá pelo por doquier. Además como complemento el animal no presentará comezón o prurito y mejorará en caso de alergias o inflamación no específica.

Los mencionados ácidos grasos colaboran en la reproducción de la hembra y la gestación, al ser formadores de hormonas que favorecen el desarrollo de la preñez, se evitan así malformaciones y actúa sobre el sistema nervioso central de los embriones, generando animales sanos al nacer.

En base a lo anterior se puede decir que usar los ácidos grasos omega 3 y 6 en la alimentación de mascotas, tiene un efecto positivo y benéfico para la salud en lo general y reduce las posibles dermatitis en el animal.

Actualmente existen éstos ácidos grasos como suplemento para mascotas, por lo que una inadecuada alimentación, deberá ser suplementada con ellos para evitar trastornos en la mascota.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario