miércoles, abril 08, 2009

¿Hipo a menudo?

¿Tiene hipo a menudo?

Por Dr. Enrique Sigala Gómez
Pediatra-Cirujano Pediatra


Veamos cuales son los mecanismos que originan el hipo y como solucionarlo en el menor tiempo posible.

Para los pediatras, el hipo, que en los primeros meses de vida suele aparecer después de la papilla o de la toma, sólo un inconveniente de poca trascendencia. Sin embargo, no es así para las mamás, que se inquietan cada vez que se manifiesta.

CARACTERISTICAS DEL FENOMENO
El hipo es una contracción involuntaria del diafragma, es decir, de la bóveda músculo- tendinosa que separa el tórax del abdomen. Inmediatamente después de la contracción, como reacción refleja, la glotis, es decir, la hendidura donde se sitúan las cuerdas vocales, se cierra. En la mayoría de los casos, el fenómeno se debe ala voracidad y ala rapidez con la que algunos niños tragan la leche o la papilla.

* Cuando los alimentos se comen de prisa y ávidamente, el estomago se dilata de forma repentina, a causa de la entrada de una mayor cantidad de aire. La estimulación a la que se someten las paredes gástricas irrita el diafragma, lo que determina es espasmo.


COMO RESOLVERLO
Desde el punto de vista estrictamente médico, el hipo no tiene importancia, aunque pueda molestar bastante al pequeño, dando que, por ejemplo, puede impedirle dormir tranquilamente después de la toma. Conozcamos entonces, los trucos para resolverlo en poco tiempo.
* Si el pequeño toma el pecho, puede ser suficiente con ofrecérselo durante un minuto, aproximadamente.
Si se alimenta con leche de formula, se le puede dar unas gotas de agua con una cucharita, Ambas soluciones suelen ayudar a solucionar el problema, puesto que la deglución ayuda a relajar el diafragma.
* Si el pequeño ya cumplió los 8 meses de vida, se le puede ofrecer una pizca de azular sin disolverla en agua. Cuando los granos de azúcar pasan a través del esófago, el diafragma recibe una estimulación que atenúa el espasmo.*Siempre y cuado el niño ya sea mayor, también se la puede ofrecer media cucharadita de jugo de limón. El sabor de este alimento le induce a contener la respiración durante unos instantes. Este brevísimo período de tiempo. Generalmente resulta suficiente para bloquear el reflejo del hipo.


NO A LOS SUSTOS Y AL VINAGRE
El viejo remedio de asustar al niño, por ejemplo, apareciendo delante de él de repente, con el fin de sobresaltarlo, se debe evitar radicalmente. Si bien es cierto que puede funcionar, por que la reacción de medio le induce a contener la respiración, el "juego" puede resultar tan desagradable que no merece la pena probarlo. También debe evitarse el antiguo remedio del vinagre. Su composición es tan acida que, incluso, podría dañar la delicada mucosa gástrica del pequeño.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario