miércoles, abril 08, 2009

Juicios orales

Juicio Oral en Materia Penal


Por El Cuerpo Académico “DERECHO Y SOCIEDAD” del CUALTOS; integrado por el Dr. José de Jesús Hernández López y los Maestros María Teresa Gómez González, Rosana Ruíz Sánchez, Silvano de la Torre Barba y Pablo Guillermo Padilla Barragán.


Cualquier sistema de enjuiciamiento que se precie de serlo, procura sin lugar a dudas: “... el castigo de los culpables y, al mismo tiempo, la tutela de los inocentes...” (Derecho y razón. Ferrajoli, Luigi. Ed. Trotta, Madrid 1995.)

Principios del juicio oral penal
LA ORALIDAD
La oralidad consiste en la utilización del sistema de signos fonéticos, teniendo como una de sus ventajas, una mayor facilidad de emisión, una mayor potencia expresiva y la ineludible mediación entre emisor y receptor con la consecuente posibilidad de que dichos signos fonéticos sean acompañados por gesticulaciones, movimientos del cuerpo, ademanes, tanto voluntarios como involuntarios que incrementan la potencia expresiva.
En ciertos actos procesales se combina la palabra con la escritura, dando origen a la llamada oralidad actuada.
La oralidad tiene estrecha relación con la concentración, con la elasticidad o unidad de vista, identidad física de las partes en el proceso y única instancia.
La oralidad obliga a dar lectura pública de todas las pruebas documentales en audiencia pública al igual que los dictámenes periciales y cualesquier otro documento que sea ofrecido como dictamen técnico para que pueda ser valorado en la audiencia del juicio.

LA PUBLICIDAD
Todo proceso judicial como acto republicano de gobierno, debe ser público y sus diversas etapas deben de estar disponibles al conocimiento directo e inmediato de la población en general.
La publicidad del enjuiciamiento penal permite que los ciudadanos ejerzan un control de verificación sobre la actuación del Poder Judicial, respecto de las condiciones, requisitos y presupuestos en que se desarrolla la administración de justicia, por parte de los servidores públicos.
El principio de publicidad garantiza ante la presencia pública la legalidad de la persecución en beneficio del imputado evitando persecuciones y acusaciones arbitrarias que se daban en la secrecía.

LA CONTINUIDAD o CONCENTRACIÓN
Este principio se caracteriza por la realización del debate en una sola audiencia y de no ser posible, en la menor cantidad de audiencias consecutivas y con la mayor proximidad temporal entre ellas, de manera que evite que por el transcurso del tiempo elimine la imprecisión que el juzgador pueda formarse con relación a las partes en el proceso y las pruebas desahogadas, además de que dicho debate deberá realizarse ante la presencia de un mismo juez y/o jurado.
Si la suspensión del debate se convierte en interrupción, trae aparejada la nulidad y como consecuencia la exigencia de iniciar de nuevo el debate en todas sus formas. El plazo que debe existir entre la suspensión del debate y su interrupción, no deberá exceder de 10 días.
Para los asuntos complicados y excesivos el Tribunal puede decretar intervalos en el curso del desarrollo del debate para que las partes puedan satisfacer necesidades de descanso y alimentación, en el tiempo estrictamente necesario.

LA CONTRADICCIÓN
Se considera como la etapa reina del proceso penal acusatorio, ya que resulta esencial el permitir a la defensa contradecir los elementos de la acusación, pues resulta indispensable y obligatorio la asistencia del acusado para que pueda ejercer su derecho de defensa contradictoria, probar procesalmente su inocencia y alegar en su oportunidad lo que a su derecho corresponda.

LA INMEDIACIÓN
Determina la relación directa que debe existir en el debate entre el juez y/o jurado, las partes y los medios de prueba, así como los testigos, asistentes técnicos, peritos, traductores, etc.
Este principio implica la recepción de la prueba, su desahogo y los alegatos de las partes de forma originaria, es decir, sin interposición de persona o cosa alguna, entre el juez y/o jurado, la prueba misma y las partes; así como tampoco deberán existir demoras que se interpongan en su apreciación y percepción sensorial por parte del Tribunal.
De esta manera, se pueden analizar los dichos del imputado, las declaraciones de los testigos, peritos, traductores, etc., en el sentido de cómo se emitieron, de qué gestos realizaron, qué emociones exteriorizaron, si se expresó sentimiento de culpabilidad, arrepentimiento o indignación y el juez y/o jurado viven de manera directa cada una de las pruebas y sus dudas pudieron ser inmediatamente despejadas con los elementos mencionados.
Si algún miembro del jurado por alguna razón no estuvo presente en alguna fase del proceso, no puede dictar sentencia.
LAS ETAPAS DEL JUICIO ORAL PENAL
ETAPA DE INSTRUCCIÓN
Constituye una etapa preparatoria del juicio oral que se desarrolla por los fiscales, una vez que tienen conocimiento de hechos posiblemente delictivos, ya sea por denuncia o por investigación de la policía y de otros organismos auxiliares. Queda a cargo del fiscal realizar y conducir las diligencias de investigación que conduzcan a establecer la verdad, por lo que debe investigar tanto las circunstancias que impliquen y que favorezcan al inculpado.

ETAPA DE PREPARACIÓN DEL JUICIO ORAL
Etapa intermedia del juicio oral que se inicia una vez que ha concluido la investigación del fiscal y mediante la cual puede presentar la acusación en contra del imputado, acusación que deberá ser por escrito y en la que proponen las pruebas que pretende ofrecer y desahogar durante el juicio.
También puede solicitar el archivo temporal o definitivo de la investigación tomando en cuenta los elementos que ha reunido durante su pesquisa, pudiendo incluso solicitar el sobreseimiento.
Realizado lo anterior, el juez de garantías notificará al acusado y dispondrá de todo lo necesario para que tenga verificativo la audiencia de preparación del juicio oral, dando un plazo para que la defensa presente, también por escrito los elementos que a su juicio existan para contradecir la acusación y las pruebas del fiscal.
La audiencia de preparación del juicio oral, debe de ser desarrollada en forma oral, en la que obligatoriamente deben estar presentes, el fiscal y el ofendido, el acusado y su defensor, así como otros actores civiles. En esta audiencia se delimitarán las pruebas que sean admitidas para ser desahogadas en la audiencia de juicio y una vez hecho lo anterior, el juez de garantías deberá dictar el auto de apertura del juicio oral, el que deberá ser remitido al tribunal que vaya a conocer del asunto, dentro del plazo de 48 horas; los efectos jurídicos del auto, son determinar ante que órgano jurisdiccional se turnará el juicio, el delito o delitos por lo que se seguirá el juicio y que pruebas son las que presentarán las partes. Cabe mencionar que las pruebas periciales, de inspección judicial y de reconstrucción de hechos, físicamente se desahogan inmediatamente antes del inicio de la etapa del juicio oral, pero su desahogo como tal, se hace en el periodo de pruebas del juicio oral, es decir, en la etapa del juicio oral, frente al juez y/o jurado y ante el público asistente.

ETAPA DEL JUICIO ORAL
Está constituida por una audiencia que debe ser continua y pública y el juez hará una exposición del contenido del auto de apertura del juicio oral y una vez hecho lo anterior, le concederá el uso de la palabra al fiscal para que en forma oral y directa presente su acusación ante el juez y/o jurado. De igual forma, se le dará el uso de la palabra a las víctimas, a efecto de que expongan de viva voz sus acusaciones. Posteriormente, se le concederá el uso de la palabra al defensor y al acusado por si es que este último desea declarar al respecto.
En esta etapa deberán estar presentes en el Tribunal las personas que van a intervenir como son los testigos, peritos, intérpretes en su caso y todas aquellas personas que por alguna razón tengan que comparecer en el juicio, sin que tengan contacto unas con otras durante todo el tiempo que dure la audiencia.

A) alegatos iniciales o de apertura
El primero en hacer uso de la voz, es el fiscal cuya intervención tiene por objeto principal, explicar en qué consiste la acusación, señalando el delito de que se trate, la forma en que éste se cometió y la participación que en el mismo haya tenido el acusado. No tiene límite de tiempo para su exposición, quedando al arbitrio del juez fijar ese límite, el cual deberá ser igual para todas las partes.
También tiene derecho a expresarse el ofendido quien se sujetará al mismo tiempo que el fiscal si así lo decide.
Una vez que ha finalizado la intervención del fiscal y del ofendido, se le concede el uso de la palabra al defensor, quien deberá exponer los argumentos en que basa su defensa y a su vez al acusado para que si desea hacerlo presente su declaración sobre los hechos que se le imputan en forma libre y sobre los aspectos que considere pertinentes para su defensa.

B) desahogo de las pruebas
En esta etapa se desahogan todas las pruebas, con excepción de las pruebas periciales, de inspección judicial y de reconstrucción de hechos.
Para el desahogo de la prueba documental se deberá llamar a la persona que realizó el documento para que lo autentifique y sea interrogado sobre su contenido, así como a los testigos para que expresen el conocimiento que tengan sobre dicho documento.
Asimismo, el desahogo de la prueba pericial tiene como objeto cuestionar al perito sobre los resultados arrojados en dicha prueba así como el procedimiento que se utilizó para llegar a dicho resultado, entre otras.
En la prueba testimonial el testigo no puede leer su propio testimonio, pero si puede consultar algunos documentos que le auxilien para precisar ciertos datos.

C) alegatos finales
Una vez desahogadas todas las pruebas, se le concede al fiscal el turno para que presente sus conclusiones, posteriormente el defensor y por último al procesado, por el mismo tiempo; fijando todos su posición final.

D) cierre de debate y deliberación
El Tribunal una vez concluido los alegatos finales, deberá declarar cerrado el debate y proceder a la deliberación del fallo, deliberación debe hacerse en una sala distinta a la sala de audiencias, ya sea por el Jurado o los jueces y deberá concluir con una sentencia absolutoria o condenatoria.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario