miércoles, abril 08, 2009

Piojos

Los Piojos

Dr. Agustín Hernández Anaya
Profesor Investigador de Tiempo Completo
Centro Universitario de los Altos


Que las personas estuvieran infectadas con piojos fue de lo más común en nuestras localidades de los Altos de Jalisco hasta bien entrado el siglo XX ahora que vivimos el tercer milenio ya son muy contadas las personas que tienen este tipo de parásitos, pero de que los hay, los hay; Además de ser molestos para la persona que los tienen, el estigma de la sociedad al ver a una persona infectada por estos animalitos es una carga adicional, además de lo anterior estos insectos transmiten enfermedades al hombre.

Los Piojos son insectos que viven casi exclusivamente en el ser humano, estos se adaptaron a vivir en los humanos tan bien, y lo hicieron de una manera tan eficiente que hoy en día existen de tres tipos diferentes de piojos; los piojos de la cabeza, los piojos de cuerpo y los piojos del bello púbico.

El piojo de la cabeza es un insecto que vive entre los cabellos. Tiene de 2 a 4 mm de longitud, es de color grisáceo, sin alas. Se alimenta de sangre que chupa de la piel de la cabeza cuando pica a las personas. Se reproduce rápidamente; cada hembra pone de unos cien a trescientos huevos, llamados liendres, que son de color blanco y están fuertemente adheridos a la base del cabello. Hacen falta de 7 a 10 días para que se incube el huevo y se desarrolle la larva.

La pediculosis es la infestación producida por los piojos; El síntoma principal es el picor del cuero cabelludo, ocasionado por la irritación de la saliva que el insecto deposita en la pequeña herida de la picadura. La irritación puede ser tan intensa que, al rascarse, se pueden producir rasguños en la piel e infecciones bacterianas.

Para comprobar el padecimiento es necesaria la inspección visual de los piojos o las liendres, o bien pasar un peine de cerdas finas por el pelo de la persona y después sacudirlo sobre un papel blanco, los piojos y las liendres caerán sobre la superficie del papel y se verán los pequeños puntos blanquecinos.

Prevención del contagio a otras personas:
* Hay que comunicarlo a las personas que conviven con el infestado o tienen contacto con él. Por tanto, hay que comunicarlo a la escuela.
* Se tienen que desinfectar la ropa y las sábanas, los peines y cepillos, los juguetes y las alfombras y tapizados.
* Ropa y sábanas: lavar a 55ºC al menos 20 minutos
* Ropa que no se puede lavar: limpiar en seco o aplicar insecticida químico en polvo.
* Peines y cepillos: lavar a 55ºC durante 5-10 minutos o sumergirlos 30 minutos en solución peli culícida.
* Juguetes (sobre todo los de trapo): Lavar a 55ºC durante 5-10 minutos o sellarlos en una bolsa de plástico hermética durante 2 semanas.
* Limpiar los suelos, alfombras y tapizados de la habitación.

Una vez producida la infección es necesario que las personas acudan a la farmacia a adquirir un champú o jabón especial para el control de los piojos, debemos seguir las instrucciones que marca el envase del producto comerciales, teniendo en cuanta que, con muchos de ellos se deben repetir los tratamientos en varias ocasiones para matar los piojos que van saliendo de los huevos y eliminar a todas las generaciones.

Después del periodo de tratamiento debemos lavarnos perfectamente las manos con abundante agua, el paciente debe lavarse la cabeza con un champú normal y se deben retirar las liendras (huevecillos) con un peine o la mano y para obtener los mejores resultados se debe repetir el tratamiento 10 y 20 días después. Si en casa se infectaron más de una persona se debe aplicar el tratamiento a todos los infectados en forma simultanea.

Dentro de las enfermedades trasmitidas por los piojos están: la acariosis y sarna en la piel de las personas, alergias de varios tipos dependiendo la sensibilidad de cada individuo en lo particular, listeria monositógena (del piojo de la rata) que afecta al sistema nervioso central del humano entre las principales.

Anteriormente nuestros abuelitos relacionaban los piojos con las condiciones de sanidad de los hogares y decían que estos se presentaban donde las condiciones higiénicas no eran las más adecuadas, aunque no es la realidad, pero parece ser que la regla continua vigente y que los pocos de estos ácaros que existen se encuentran ubicados en las zonas marginales de las localidades en su mayoría, por lo que cuidar su limpieza no solo es un aspecto de imagen sino de salud pública, pero los casos de personas con piojos pueden darse hasta en las mejores familias.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario