martes, julio 28, 2009

CUAltos en la región

El tracto gastrointestinal se adapta a la alimentación

Ing. Armando Aguilar de la Torre
M. en C. Idalia de Jesús Ruíz García
PhD. José Rogelio Orozco Hernández
Maestría en Ciencias en Nutrición Animal
CUALTOS- Universidad de Guadalajara
Email: armchuke@yahoo.com.mx / iruizga@hotmail.com



El sistema gastrointestinal, incluye boca, estomago e intestinos, es la principal entrada para cualquier compuesto administrado vía oral, dentro de sus funciones se incluyen; la digestión, absorción y sobre todo protección. La mucosa gastrointestinal en los animales es el primer tejido que entra en contacto con los ingredientes que componen el alimento consumido, y con los posibles adulterantes y contaminantes que vienen incluidos de manera ocasional o frecuente.

Cuando el alimento es compuesto de proteína de fácil digestión los aminoácidos que son los componentes de ésta pueden transformarse en compuestos denominados aminas, dentro de las que se pueden encontrar algunas que pueden causar alteraciones en los tejidos del intestino, incluyendo ulceraciones e incluso llegar a las hemorragias en la molleja como en el caso de las aves. Otros productos que causan cambios en el tracto gastrointestinal son los antibióticos promotores de crecimiento empleados frecuentemente en la alimentación de animales explotados en confinamiento sometidos a una intensa demanda de producción. Los antibióticos reducen el peso del intestino delgado, debido a cambios en el grosor de las capas más que en la longitud del mismo.

Las células epiteliales del intestino tienen una tasa metabólica alta lo que le permite realizar de manera eficiente sus funciones secretoras y de absorción. Dichas células son constantemente renovadas por otras procedentes de la proliferación celular de la región denominada cripta. Los daños que se provoquen a la mucosa gástrica pueden aumentar los requerimientos de mantenimiento en las aves y cerdos (sobre todos en animales en crecimiento), dejando pocos nutrimentos para lograr los objetivos establecidos en el crecimiento. Además, el tejido linfoide (encargado de la defensa del tejido, aparece durante los primeros días de vida del animal) que se encuentra asociado a las capas del intestino es un fuerte consumidor de nutrientes para mantener el metabolismo y tejidos de soporte. Las aves durante la primera semana dependen de las Ig G maternas presentes en yema para su protección.

Por otro lado, se tiene la vellosidad intestinal la cual es el actor principal y es el área de absorción de lo que se ha digerido. El microbello del enterosito se incrementa en longitud durante la primera semana de vida, lo que sugiere que el crecimiento inicial se ve limitado por la superficie encargada de la absorción en el TGI. Hay una estrecha relación entre la superficie de absorción en el intestino y el crecimiento corporal del animal, siendo una tasa alta de éste último cuando hay un desarrollo temprano del intestino y del hígado. Las aves con crecimiento rápido secretan más de enzimas digestivas que las de lento desarrollo.

El alimento puede influir en el desarrollo temprano para una crianza de bajo peso corporal a las 8 semanas con 20% más de proteína y de energía metabolizable se incrementa el nivel de quimiotripsina pancreática y lipasa lo que permite la digestión de proteína y lípidos alimentarios. Cuando el pollo se alimenta sin grasa adicionada se observa más actividad de las enzimas maltasa e isomaltasa. Las aves dietadas después de crianza tienen un menor desarrollo del TGI durante la primer semana de vida comparada con aves a las cuales se les ofreció alimento y agua ad libitum al nacer. El desarrollo del TGI también es afectado por la microflora presente en los diferentes compartimentos, principalmente en el intestino. El microbello baja su crecimiento cuando existe una flora no diferenciada a nivel intestinal entre el día 5 y 14.

El tamaño de la molleja es influido durante la vida del ave y sufre una evolución por la textura y componentes del alimento. Los efectos de la restricción alimenticia no se limitan a una reducción en el paso intestinal. El transporte de nutrientes se adapta tanto a los ingredientes como a los requerimientos metabolicos, aumentando cuando se requieren.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario