viernes, septiembre 04, 2009

CUAltos en la región

Cisticercosis

Dr. Agustín Hernández Anaya Profesor Investigador de Tiempo CompletoCentro Universitario de los Altos

Cuando nos alimentamos pensamos en el sabor de la carne, en un buen bistec, en jamón, tocino y en una cantidad inmensa de productos pecuarios, recordamos los beneficios nutricionales que estos alimentos nos van a otorgar a las personas, pero nunca o casi nunca pensamos que estos alimentos puedan enfermarnos o que al consumir el alimento consumamos también algún producto químico extraño, como un antibiótico, algún producto hormonal o el famoso clembuterol.

Existen muchas enfermedades que podemos adquirir en los alimentos, entre ellos están los parásitos de los animales que se pueden pasar a los humanos: La famosa cisticercosis, que es una infección humana causada por la forma larvaria de distintas especies de tenias, de todas ellas la más común es la tenia de los cerdos Taenia solium.

La cisticercosis se desarrolla cuando las larvas de las tenias invaden los tejidos, después de que consumimos carne infectada con el parasito. Se produce entonces una reacción que da lugar a la formación de una forma enquistada llamada cisticerco, donde está incluida la larva.

Estos cisticercos se pueden localizar en cualquier parte del cuerpo de las personas, siendo el cerebro y el músculo esquelético las dos localizaciones más frecuentes. Los síntomas pueden ser muy distintos de acuerdo a varias cosas, dependiendo del tamaño y de dónde se localicen los cisticercos los síntomas son muy diferentes.

Cuando los cisticercos se encuentran en el cerebro puede dar lugar a diversas manifestaciones neurológicas; como crisis epilépticas, cuadros de meningitis o elevación de la presión intracraneal por problemas de obstrucción lo que provoca normalmente grandes y fuertes dolores de cabeza, ahora que si el cisticerco se enquisto en el musculo de una pierna no pasara de sentir comezón o una bolita.

En general el diagnóstico de la cisticercosis se realiza cuando la persona siente los síntomas típicos que mencionábamos, cuando el doctor que sospecha de la enfermedad nos manda hacer alguna radiografía en la que aparecen los cisticercos, mediante el uso de una tomografía axial computarizada o de una resonancia magnética pueden ser muy buenos diagnósticos.

Cuando ya son localizados y el enfermo tiene estos indeseables visitantes el tratamiento normal es a base del uso de fármacos, los cuales van a depender de los síntomas, que pueden ir desde pastillas para el dolor de cabeza, hasta medicamento para evitar los ataques epilépticos, cirugía en casos en que los síntomas sean muy agresivos o dolorosos y medidas de soporte vital cuando la persona está muy afectada, estas le van a ayudar a mantenerse vivo y luchar en lo posible de las posibilidades contra el parasito.

Sin embargo, lo más importante es extremar las medidas de prevención mediante una buena higiene personal, un adecuado cocimiento de la carne, seleccionar solamente carne que haya pasado los controles sanitarios establecidos por la legislación en la materia y evitando en lo posible el consumo de carne de cerdo de dudosa procedencia, carne de animales de traspatio y cuando tenga carne contaminada lo mejor que puede hacer es la eliminación de la misma y nunca consumirla.

Afortunadamente estos parásitos cada día son más escasos y difíciles de encontrar ya que las explotaciones piscícolas cada día están más avanzadas y los controles de calidad de los ranchos son más estrictos por una parte, por otra el gobierno tanto estatal como federal están implementando todas las medidas necesarias para que ningún animal en mal estado llegue a los rastros, y evitar lo más posible que lleguen a las carnicerías y a los hogares de las personas.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario