sábado, octubre 31, 2009

La garganta

La garganta humana, instrumento maravilloso


Por Felipe hermosillo Padilla

Desde los EE.UU. de Norteamérica. Septiembre del 2009.- Dios le ha concedido al hombre un medio perfecto para hablar de forma articulada y para cantar. Se trata de la laringe, un conducto situado a la entrada de la garganta que comienza en el fondo de la boca y desciende hasta el comienzo de la tráquea. Detrás de él se encuentra otro conducto el esófago, que sirve para llevar los alimentos de la boca al estómago; además, por la laringe también pasa el aire necesario para respirar.

En la parte alta de la laringe, en el primer tramo a partir del fondo de la boca, se encuentran dos membranas musculares en forma de pequeños labios: son las cuerdas bocales. Cuando nos limitamos a respirar, se encuentran separadas una de la otra en posición de reposo, mientras que al hablar o cantar, se aproximan entre si, pero dejando un paso abierto para el aire, y se estiran. El aire que procede de los pulmones, pasa por este orificio y las hace vibrar, con lo que se produce el sonido, al que la distinta abertura de los labios confiere. Las características de cada una de las bocales. Las consonantes se pronuncian durante distintas posiciones de la boca, labios, lengua, en incluso dientes, y no por el movimiento de las cuerdas bocales de las que solo depende la intensidad del sonido. Al cantar o al hablar, todos estos movimientos se producen de distintos modos, con la sola diferencia de que cuando se habla la voz no se detiene sobre un sonido determinado, si no que pasa rápidamente de uno a otro; por el contrario en el canto la altura de cada sonido se percibe claramente, porque la voz se detiene en el.

La capacidad para el canto se da como un don natural en algunas personas; educando y desarrollando adecuadamente la voz, puede convertirse el canto en ese arte que tanta fama ha dado a muchos artistas. ¿Quién no conocerá los nombres famosos como el del italiano Caruso, Mario Lanza, (los tres grandes) Pavarotti, Plácido Domingo y José Carrera? De la misma manera los mexicanos: Irma González, Francisco Araiza, José Mujica y Ramón Vargas y algunos otros más.

Se dan varios tipos de voces: las mujeres pueden tener voz de soprano, mezzosoprano, o contralto; los hombres, de tenor, barítono o bajo, cada tipo de voz se distingue de otro por la extensión y por el timbre.

Para entender, aunque solo sea aproximadamente, que significa la distinta extensión, imaginemos una cuesta recta, lisa y uniforme, que conduce desde el pie de una montaña hasta su cima; este camino indicara el conjunto de sonidos que la voz humana puede cantar, de los situados más bajos (o graves) a los más altos (o agudos). Las voces masculinas empezarían a subir la cuesta y llegarían hacia la mitad, mientras las femeninas partirían un poco antes de la mitad para alcanzar la cima. Dentro de estos límites, cada voz humana halla su propio lugar. la soprano, la mas alta de las voces femeninas, puede emitir los sonidos mas agudos, a los cuales ya no llega la mezzosoprano que, por el contrario, puede alcanzar sin la menor dificultad algunos sonidos inferiores, situados hacia la mitad de la cuesta, que le están vedados a la soprano.

La contralto, por su parte, puede llegar a unos sones agudos inferiores a los que alcanza la mezzosoprano y a algunos más de los graves. Cada voz pues, puede correr fácilmente un tramo distinto de la cuesta; pudiéndose decir, por ello que cada voz posee su propia extensión, por lo que se refiere a su propia extensión. por lo que se refiere al timbre, puede comprenderse que es pensando en los colores de una pintura, que pueden ser claros u oscuros, de la misma manera también en música los sonidos pueden ser claros u oscuros, según sea la voz que los produce, en las voces femeninas, el sonido mas claro corresponde a la soprano, para ir haciéndose cada vez mas oscuro en la mezzosoprano y la contralto, y lo mismo sucede con las voces masculinas desde el tenor al barítono y al bajo. Por lo demás, toda persona posee un timbre de voz particular, que contribuye a darle un determinado aspecto; pero una voz que no haya sido cultivada convenientemente aun perteneciendo a cualquiera de los dos tipos señalados, no posee toda la extensión del mismo, si no tan solo una parte.

En cuanto a los niños, suelen producir sonidos que corresponden a la extensión de la primera mitad de la soprano. Estas voces se llaman blancas porque poseen un timbre claro y argentino; pero al llegar a la adolescencia, el timbre de la voz infantil va modificándose poco a poco hasta llegar a situarse definitivamente en uno de los tipos anteriormente establecidos.

Amable lector, ¿tú a cual timbre de voz perteneces

Varios datos fueron tomados del libro de la historia de la música “hispano-americana” varios autores.
La música como toda manifestación artística, es un producto cultural que alimenta el alma y el espíritu. Cumpliendo con su función de ofrecer esparcimiento y cultura a los habitantes que gustan de este bello arte.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario