lunes, diciembre 14, 2009

Virgen de San Juan


La Colegiata de Nuestra Señora de San Juan es elevada a Basílica



Felipe Hermosillo Padilla


Guadalajara, Jal. Octubre de 2009.- Durante el año de 1948 la iglesia (hoy catedral), de San Juan de los Lagos se celebraron varios actos religiosos, entre ellos fue el nombramiento de Basílica a la entonces colegiata de Ntra. Señora de San Juan.

Transcribiré algunos datos interesantes relacionados del dicho nombramiento que, gracias a Dios tuve el honor de haber tomado parte en el coro que dignamente dirigía el Sr. Lic. Pbro. d. J. Refugio Martínez (q.e.p.d). en aquel entonces, veamos:
El Excmo., Sr. Dr. d. José Garibi Rivera creyó oportuno ceder a las reiteradas súplicas de algunos prelados y a los votos del v. cabildo de la entonces colegiata y con ese motivo solicitó de la santa sede la elevación de la colegiata a basílica menor.

Su santidad Pío XII, oído al parecer del prefecto de la sagrada congregación de ritos, por un breve apostólico expedido el día primero de mayo de 1947 condecoró la colegiata de Ntra. Señora de San Juan con el titulo y dignidad de basílica menor traducción de la última parte del documento en el cual se erige en basílica menor la colegiata de Ntra. Señora de San Juan de los Lagos.

Dado en forma en san pedro, bajo el anillo del pescador, el día 1º de mayo de 1947, el Excmo. Sr. Arzobispo de Guadalajara anunció, con motivo de la fundación de la diócesis que las solemnidades de la erección tendrían lugar del 15 al 19 de julio de 1948.

Después de asistir los Excmos. Señores arzobispos y obispos a las magnificas fiestas tapatías, el día 14 de julio se trasladaron a la tierra blanca de la virgen; su entrada a ella fue triunfal, el pueblo de san Juan artísticamente engalanado, sonreía a los ilustres visitantes; los rostros de los católicos sanjuanense se veían inundados de alegría.

¡Viva Cristo rey! ¡Viva la virgen de San Juan! ¡Viva el papa! ¡Viva nuestro prelado!, fueron los gritos que del corazón brotaron y que hubieran brotado de las mismas piedras, si ellos hubieran callado. Llegaron al palacio, donde la reina sonriente los esperaba para bendecirlos; y el pueblo, que desde las orillas de la población los seguía llenos de jubilo, para darles la bienvenida.

A las 8 de la noche el Excmo. Sr. Arzobispo de México, solemnemente bendijo el monumental órgano de la basílica. En seguida, el Sr. cura Dr. Don. Esteban Sánchez, dio lectura al breve pontificio en el que se energía en basílica menor a la colegiata de Ntra. Señora de San Juan de los Lagos. Acto seguido, tuvo lugar bajo selecto programa el magnifico concierto habiendo estado a cargo del Sr. Pbro. Lic. don Manuel de Jesús Aréchiga, maestro de la capilla de la catedral de Guadalajara, los números de órgano y los cantos a cargo de la schola cantorum bajo la dirección del m. I. Sr. Cango. d. José Ruiz Medrano.

Día 15
La aurora de este día fue saludada con alegres repiques, los vibrantes acentos de la música y truenos; porque era el día en que se celebraba de una manera oficial la erección de la basílica. Con esto, la ciudad había recibido la más alta distinción. la humilde aldea de San Juan Bautista Mexquititlán había trocado la pobre ermita de Zacate en una y soberbia basílica; la pobre y desconocida aldea se había convertido en noble y esclarecida ciudad. Sentándose entre las ciudades mas notables y principales del mundo.
El Ilmo. Sr. Abad d. Juan N. Martín celebró la misa de comunión general habiéndose alimentado con el pan eucarístico innumerables caballeros y damas de la corte de honor de Ntra. Señora de San Juan.

A las 10 a.m., con toda pompa y magnificencia de la liturgia católica, dio principio la ceremonia de erección con el magnifico desfile de más de un centenar de sacerdotes y doce Excmos. Y Rvmos. Señores arzobispos y obispos, los cuales Lucian ricos ordenamientos y mitras doradas recorrieron el atrio, deteniéndose en cada una de las puertas principales, como lo exigen las rúbricas, para que el obispo designado para el caso, después de entonada la antifonia ritual, diera con su báculo un golpe a la puerta que se había previamente cerrado. la puerta del crucero fue abierta por el Excmo. sr arzobispo de Monterrey, Dr. D. Guillermo Tristchler y Córdoba en honor de Santiago Apóstol, patrón de la diócesis; la puerta del costado izquierdo se abrió por el Excmo. y Rvmo. Sr. arzobispo Dr. d. José M. González y Valencia en honor de San Juan Bautista, patrón de la población; la del costado derecho fue abierta por nuestro prelado el Excmo. y Rvmo. Sr. Dr. d. José Garibi y rivera en honor del castísimo patriarca Sr. San José; y finalmente la puerta mayor se abrió por el Excmo. y Rvmo. Sr. arzobispo de México Dr. d. Luis M. Martínez en honor de la Santísima Virgen María titular de la basílica, desfilando por media iglesia hasta llegar al altar mayor en donde celebró de pontifical el Exmo. Sr. arzobispo de México, ocupando la cátedra sagrada el Excmo. Sr. Garibi, hablando con toda unción y elegancia de la misericordia de María y de la grandeza de la fiesta que celebraba.

Terminada la pontificia, el Excmo. Sr. arzobispo de santa fe, e.u.a. Dr. d. Eduardo Vicente Byrne, tomó los ornamentos morados para bendecir e instalar el artístico via-crucis de plata, después el Excmo. Sr. arzobispo recorrió las estaciones terminando con esto las ceremonias litúrgicas de la erección de la basílica.
Por la tarde se prepararon los carros alegóricos que Irian al frente de la grandiosa peregrinación de todos los fieles de la parroquia, presidida por el Sr. cura Dr. d. Esteban Sánchez Valdés.

Los carros alegóricos, arreglados con exquisito gusto y arte, fueron cuatro. el primero representaba la donación que hizo fray Antonio de Segovia al pueblo de la imagen de nuestra señora de San Juan, el segundo el primer milagro que obró la Sma. Virgen, resucitando a la hija del cirquero; el tercero el descubrimiento milagroso del pocito y el ultimo la glorificación de María.

una vez reunidos los fieles en el recinto sagrado de la basilica, el sr. cura sanchez, fiel interprete de los sentimientos del pueblo dio gracias a la sma. virgen por la honra y beneficios que se ha dignado dispensarle.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario