lunes, junio 07, 2010

De los Temblores de Mexicali en 1927 el más fuerte y grande

Falla de San Andrés y sus ramificaciones; plática de J. Cruz Palacios (+); temblores de 1902, 1906, 1915, 1926, fuerte el de 1927; graves en 1940 y 1950. Inolvidable el de 1979. ¡Terremoto el del 4 de abril de 2010!

ENRIQUE ESTRADA BARRERA

MEXICALI.- El 4 de abril del año en curso, sufrimos el terremoto más agudo de esta zona: su magnitud, similar a la de Haití con 7.2 grados. Fueron 75 segundos trepidatorios, 25 oscilatorios y otros 35 sentidos por primera vez ondulatorios. El resultado, en el Valle de Mexicali se rompieron el Canal Reforma y otros, perdiéndose 60 mil hectáreas de Trigo y algodón; en muchos poblados se abrió la tierra y brotó agua; 750 casas se hundieron y cayeron en el Valle y en Mexicali 800 casas quedaron inservibles. Agregamos que hay escuelas, edificio públicos, oficinas y muchos lugares sin ocuparse; los hospitales a pesar de tener ya casi un mes, siguen consultando y atendiendo en la calle; Las perdidas se dice ascienden a 2,500 millones de dólares.
Hace 108 años se registró el primer temblor fuerte, que rompió el Canal Alamo y obligó a quienes ahí vivían a trasladarse a “la parte más altita”, o sea a Mexicali; hace ochenta años, Mexicali cuando apenas nacía a su desarrollo sufrió el terremoto más agudo de que se tenga memoria; quizá es el más intenso y grande que algunos viejos mexicalenses rememoran; lo recuerdan, con la credibilidad de haberlo vivido y sufrido. Mexicali, como se afirmó hace tiempo, es zona de sismos que constantemente se registran o de plano, nos acostumbramos a no sentirlos.
Todos sabemos, o al menos entendemos que la Falla de San Andrés pasa por nuestro subsuelo y aunque algunos lo toman a burla, otros lo han profundizado hondamente, como el Gobierno de Estados Unidos que ha manteniendo vigilancia permanente con grandes laboratorios sismológicos de la Universidad de California a 43 mil pies de profundidad cada uno, trabajando las 24 horas con científicos en Hotville, en Cajón Pass en Oregon y en la Central de Laboratorios de Pasadina.
Estos científicos, han detectado segundo a segundo el movimiento de las placas de América del Norte y de Placas del Pacífico, pronosticado un gran terremoto al que denominan Big One que en cualquier momento puede suceder, transformando la Península de Baja California en una gran isla que los cartógrafos y navegantes ingleses han denominado ya como La Nueva Albión.
Se sabe que toda la costa del Pacífico, forma parte del anillo de fuego, formado por una cordillera de volcanes, por lo que constantemente registramos temblores, de los que hay algunos que se originan de la Placa de Norteamérica, así como en las Placas del Pacífico y la Placa de los Cocos que forman parte del fondo del océano Pacífico.

Conferencia de José Cruz Palacios en 1990
El 26 de septiembre de 1990, el Lic. José Cruz Palacios Sánchez (+), director del CEBATIS 21 y mexicalense hondamente conocedor de los movimientos sísmicos, presentó una conferencia llamada “Las grandes fallas del subsuelo que se encuentra hasta la fecha, en el Valle de Mexicali, y el Estado de California en Estados Unidos de Norteamérica”.
El texto que fue muy reconocido por el hondo conocimiento de Palacios Sánchez, no tuvo cabida en ningún medio de información, detalle con el que me regaló una copia, confesando su desencanto: “Para mi amigo e investigador Enrique Estrada. Nota: Ningún periódico lo ha querido publicar”.
Diserta: “Los estudios e investigaciones que sobre el tema he tenido la oportunidad de realizar, sobre el gran problema que en cualquier momento pudiera presentarse en el valle de Mexicali y la alta California, y que además tenemos obligación cívica de comunicarlo, nos obliga a reconocer que es necesario hacer un pequeño resumen de los fuertes temblores que hemos sentido, tema que ha sido objeto de titulares en los grandes diarios de Estados Unidos, y de esta ciudad”
Palacios Sánchez, traslada los temas dados a conocer por el ingeniero mexicano Emilio Rosembluet, asesor de la UNESCO y de la OEA en materia Sísmica y de Investigación Científica y miembro de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos, para el decenio de reducción de desastres naturales desde 1989 y delegado titular por México, del Comité Latinoamericano de Estructuras.
Expresa que la Placa del Pacífico produce una gran falla en el subsuelo de la Alta California, entrando por la Bahía de San Francisco, hasta el sur cruzando por Santa Rosa, Los Angeles, Riverside, Pasadina, dividiéndose aquí en una que corre al este hasta llegar a Hohtville y de ahí baja al sur pasando por la colonia Carranza y adentrándose al Golfo de California.
La otra desviación, sale de Pasadita, California, rumbo al sur pasando por un costado de Salton See, y de ahí se dirige al Centro, California, pasando por Calexico, Mexicali y cruza por Cerro Prieto y se adentra en el Golfo de California.
La otra ramificación parte de Pasadita hacia el sur por la Base Aérea de Siley, a unas trece millas de Calexico, para pasar por esta ciudad llegando a Mexicali donde se junta con la de Salton See, siguiendo a Cerro Prieto, colonia Carranza y luego al Golfo de California. La placa sigue en forma de zig-zag, formando la placa del caribe y continua su recorrido por el Pacífico, llega a la Placa de Filipinas, pasa por Japón, cerrando el Anillo de Fuego nuevamente en la Placa de América del Norte, que da origen a la falla de San Andrés.

Temblores en Mexicali de 1902 a 1979
En enero de 1902 se registró un fuerte sismo en todo el Valle de Mexicali, rompiendo parte del Canal Alamo, que desde junio trasladaba el agua del Río Colorado, al Valle Imperial. Las personas que vivían en Compuertas trabajando para el mejoramiento y limpieza del Canal, asustadas por los temblores, huyeron según decir de los cucapás “a la parte más altita” y así se trasladaron en gran parte a Mexicali.
En el otoño de 1906 se registraron dos grandes temblores, que acabaron de golpear a muchos mexicalenses que sufrían las inundaciones. Todo el año de 1906 y 1907, continuamente se registraban desfogues del Río Colorado por el Canal Alamo, lo que provocaba constantes inundaciones, a las que se agregaron los temblores.
En 1915, se soportó un gran temblor, cuyo epicentro no fue ubicado, pero que a Calexico y Mexicali le causó serios problemas ya que muchos edificios se destruyeron y según apuntes dicen que “Del centro de Imperial, Calexico y Mexicali las calles se abrieron y salían fumarolas de vapor”. En Mexicali, muchas casas cayeron, el edificio municipal quedo casi destrozado y “El Tecolote”, casino ubicado en el corazón de la ciudad, quedó destrozado y sufrió un incendio.

Terrible el terremoto de 1927
El día 31 de diciembre de 1926 y momentos después el 1 de enero de 1927 se produjo el terremoto más fuerte que ha sufrido Mexicali. José Castanedo Editor de la Revista Minerva, que debía aparecer el día 1 de enero de 1927, apuntó seis meses después: “Revista Minerva, debiera haber aparecido el día primero de enero de 1927, fecha en que la fundé. Su primer ejemplar hubiera aparecido el día primero de enero de 1927, pero los temblores de la media noche cuando apenas el año nuevo contaba 17 minutos y no acababan de cortarle el cordón umbilical, el sismo que sacudió tremendamente la ciudad, desbarató las formas, revolvió lo que había impreso y todo fue confusión y espanto en aquella noche y madrugada terribles de principios de año. Hasta varios meses después Revista Minerva, se rehizo y salió a la luz pública”.
Muy niño en esas fechas, José Cruz Palacios Sánchez, sufrió lo que todos los mexicalenses vivieron, pero él lo relataba de esta forma:
“El temblor registrado el día 31 de diciembre de 1926 y el primero de enero de 1927, fueron de gran intensidad afectando las mismas ciudades. Este temblor me tocó sentirlo y presenciarlo. En ese año Mexicali llegaba hasta donde se iniciaba el Palacio de Gobierno, ahora Rectoría de la Universidad. Nosotros vivíamos en Avenida Lerdo y calle “D” de ésta ciudad; estos dos días de los temblores, parecían el Día del Juicio”.
Explica todavía con nervios: “El agua se salía de los estanques, los animales inquietos bramaban, relinchaban y ladraban; la gente salía a la calle llorando y se arrodillaban a rezar; el barrio de la prostitución y el vicio, controlada por asiáticos, ardía en llamas, y los chinos que vivían en los fumaderos de opio debajo de los cabarets y cantinas regenteadas por ellos mismos, salían a la calle con sus trenzas largas gritando asustados. En la esquina donde ahora está la mueblería “El Campesino”, se abrió una zanja como de cinco metros de ancho, que llegaba hasta el Barrio de Pasadina en el dren 134; otra zanja se abría frente a lo que es actualmente la Cervecería de Mexicali, y desembocaba también en el dren 134, de la que también salía vapor y olor a azufre”.
Otro temblor fuerte se sintió el 18 de mayo de 1940 que sacudió Imperial, Caléxico, el Centro y desde luego Mexicali y su valle, abriéndose la carretera al oeste de Calexico, donde ahora está la falla de Siley. Las vías del ferrocarril, se abrieron y torcieron.
El 28 de julio de 1950 se registró otro sismo en Mexicali, Calipatria y Wesmorland, durando una semana los temblores, obligando a que algunos edificios cayeran, que se abrieran los caminos, canales y calles del Valle Imperial y Valle de Mexicali.
El más reciente temblor que ha sentido Mexicali de fuerte intensidad fue el del 19 de octubre de 1979, que fue de una intensidad de 6.2 grados proveniente de la falla de Siley, destruyendo casas en la colonia Santa María y daños al edificio del CETYS, del CEBATIS 21 y abriéndose la carretera en la colona Carranza y otros lugares del Valle de Mexicali.
Afortunadamente, los terribles temblores que se han dejado sentir sobre Mexicali, no han dejado hechos que lamentar. Han sido muy intensos y de varios días, pero ninguno ha producido la muerte de persona alguna.
En su contemplación final, el Lic. José Cruz Palacios Sánchez, que murió hace diez años, explicó al reportero “Si la gente que está arriba, supiera lo que hay abajo, no estaría arriba”.


El autor es Premio México de periodismo
Y Cronista Nacional, año 2000

No hay comentarios.:

Publicar un comentario