sábado, enero 15, 2011

Sociales

¿DÓNDE ESTÁ EL AMOR?

¿Cuál es el lugar indicado para encontrar el amor? Algunas personas podrán decir que todo depende del tipo de pareja que busques y de ahí que tu búsqueda te lleve a lugares como la iglesia, el centro comercial o la universidad… Pero lo cierto de todo es que el amor llega en el momento y el lugar más inesperado y se manifiesta de formas tan variadas que a veces nos aturde y nos cuesta un poco reconocerle, claro, la excepción hace la regla, porque también hay ocasiones en las que una pareja se mira a los ojos por primera vez y sabe con certeza de que esa persona que tiene enfrente constituirá la fuente de sus alegrías a lo largo de toda su vida.
¿Han conocido a alguna pareja que encaje con la segunda descripción? Debo decir que por fortuna yo sí y es increíble constatar como Claudia y Daniel han vivido el amor en su estado más puro, más espontáneo, más entrañable… más incondicional.Claudia y Daniel se conocieron cuando ingresaron a la Universidad y desde entonces ya sabíamos quienes les rodeábamos, que ellos eran como coloquialmente se dice “tal para cual”, así que celebrar una boda en la que ambos fuesen protagonistas era solo cuestión de tiempo… y cuando por fin el reloj marcó la hora, Daniel –con aquella sonrisa que le caracteriza- esperaba en el altar, junto con sus padres el señor Everardo Sánchez Salazar y la señora Leonor Rodríguez Topete a Claudia, quien a su vez es hija del señor José Torres Rizo (+) y de la señora Celia García Villalpando. La novia, jovial como es habitual en ella, recorrió el pasillo de la Parroquia de Santa María de Guadalupe de Arandas, Jalisco, que fue adornada con bellas flores blancas y fue testigo al igual que decenas de familiares y amigos de la promesa de amor eterno, fiel y honesto entre estos dos jóvenes esposos.
Posterior a la celebración religiosa se llevó a cabo una recepción muy animada, en donde a la par con los recién casados, los invitados disfrutamos de un ambiente familiar, lleno de risas, música y amor que fue imposible dejar de percibir en lo que resultó ser un evento inolvidable.
Aquel día, a pesar del clima, fue uno de esos que quisieras que no se terminara nunca… es como cuando vez una película que te gusta demasiado y quisieras verla una y otra vez porque produce en ti una agradable sensación de bienestar.
¡Enhorabuena! Para Claudia y Daniel… les deseamos éxito en su vida matrimonial.

Comentarios: laura.esle@hotmail.com


Con enorme entusiasmo, la señora Lorena Iñiguez celebró los primeros 8 años de su pequeña Nataly Melano Iñiguez., por lo que adorno con bonitos globos la terraza social en donde se llevó a cabo el festejo. Lore invitó a una gran cantidad de pequeñines que asistieron puntualmente a la cita, ahì, en la terraza la señora Lore se convirtió en una magnita anfitriona al atender a cada uno de los pequeñines invitados, durante la fiesta se obsequiaron bolos, aguas frescas, muchos dulces, se rompieron piñatas y se compartió un sabroso pastel, ahí, Nataly escuchó las mañanitas de parte de sus amiguitas y de las madres que se dieron cita, y cuando el sol se ocultaba, las madres se fueron despidiendo, no sin antes agradecer a la señora Lorena y a la festejada, por la invitación. ¡Felicidades Nataly!



Niños y no tan niños se dieron cita en un centro diversión que se localiza en Galerías, para celebrar y felicitar a la pequeña Ayli y a su mamà Lucy Reyes, quien también cumplía año, por lo que el festejo fue por partida doble. La reunión que dio inicio a las 5 de la tarde se prolongo hasta la medianoche y esto gracias al buen ambiente que había, sin embargo, los menores invitados se retiraron cuando el sol se ocultaba en el horizonte, por lo tanto, los adultos que también querían divertirse se quedaron varias horas más para celebrar el cumpleaños de Lucy La Gûera, hubo un ingrediente especial en esta fiesta, el buen ánimo y el buen ambiente de los invitados que cantaron con el Karoeke hicieron de este dìa, algo especial.. ¡Felicidades Aylì y Lucy!.




Recordar es vivir y esto se manifestó una vez, cuando aquellos jovencitos de hace unos ayeres se dieron cita en la Ubilae, para recordar a la que fue sin duda la disco que marcó historia en Tepatitlàn, La Lechateu. Podemos decir que fue una gran noche, con buen vino, excelentes compañía y sobre todo con el recuerdo de Lechateau que tanto nos hizo bien, pues en este lugar se confirmaron grandes amistades, grandes noviazgos y que hoy perduran através de una palabra: Matrimonio.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario