martes, agosto 02, 2011

Dio Vuelta el sol

Tras las montañas.., entre los cerros
dejando cauda de ocaso vivo
el sol girando se despidió...

Volcó en el cielo sus ansias rotas
lucho con estertor llameante
pidió una tregua para el mañana...

En soledades quedó su amante
buscando en vano tus tibios rayos
puestos en fragua ausente de calor...

Amante abandonada pero no perdida
con el vuelco del celeste amante
porque la esperanza siempre vuelve....

Dio vuelta el sol entre mis ansias
con la esperanza de nuevo amanecer
con rayos de nueva vida, de un nuevo amor...

Canto

Canto Porque llorar no puedo
es de noche duerme la natura
mas yo cantando velo....

Porque siento que rompo
los silencios que mi mente
celosamente guarda ante
la vida que me acosa y no...

Y no quiero llorar...,
duermen las aves calladamente
brilla la luna viajando en cosmos
las estrellas en cauda la acompañan
pero yo en mis cantos solo busco el sol...

Ese sol que se esconde cuando lloro
ese sol que me olvida en los ocasos
el sol de la alborada mañanera
al asomarse poco a poco al día
y guarda ocultos rayos que mañana
cobijaran mis nuevos días...

Pero hoy tan solo canto ante la luna
y miro en mi ventana las estrellas
la belleza del cosmos que me alivia
ante el dolor que lleva el corazón
y doy gracias a Dios por el portento
de oír los cantos de mi corazón.

Bajo la lluvia de oro

Bajo la lluvia de oro espero el agua
que Dios manda del cielo a refrescar
lanzando al Cerro Gordo mis mirares
buscando las pequeñas nubecillas
que hace años los rancheros nos decían:
si salen coronando el cerro gordo
es seguro que llega el tiempo de aguas
y un ranchero jamás se equivocaba
y desde niña yo aprendí a confiar....

Por eso bajo la lluvia de oro pienso
que el cielo pronto manda nubecillas
a coronar el cerro gordo y señalan
que detrás de ellas viene el agua
desde pequeña yo aprendí a creer
y busco en la línea del cerro y cielo
esas pequeñas nubecillas blancas
como presagio de que viene el agua...

El árbol de lluvia de oro sus flores pierde
cuando con furia azotan las tormentas
pero crece el arroyo que alimenta
el subsuelo , los ríos y las presas...
Agua de vida y llena de amores
para los seres todos de la tierra
para que naden en sus aguas peces
para que beba el mamífero y las aves
lavando manchas.., purificando vidas...
maravillosamente un regalo de Dios.

Y día tras día me asomo a la ventana
mi mirada se pierde en horizontes
lanzando una plegaria por la lluvia
nubecillas blancas pequeñitas y brillantes
el ranchero jamás se equivocaba ansioso
por ver la lluvia en los maizales y arroyuelos
¡Jesús! no quiero equivocarme las amarillas flores
de la lluvia de oro envío a los cielos cual plegaria
por otra lluvia que es símbolo de vida y de amor..
Bajo la lluvia de oro en las tardes y mañanas
contemplando el Cerro Gordo estoy......

Martha Eugenia Martín del Campo Orozco
Mayo de 2011

No hay comentarios.:

Publicar un comentario