domingo, septiembre 04, 2011

Una historia para Dalila

Dalila; el título de estás líneas llevan tu nombre porque esta historia es para ti.Dalila, no te voy a contar como es Antonio porque a él tú lo conoces mejor que nadie, simplemente te voy a compartir lo que pasó en octubre de 2010 y el contexto de lo que, de manera probable, es una de las decisiones más trascendentes en la vida de una persona, en este caso de tu vida.

Pues bien, Antonio, Fernando y yo, como bien sabes, estuvimos algunos días en San Luis Potosí en un curso de actualización académica, pero cual sería nuestra sorpresa que además de adquirir conocimientos terminamos con un vínculo de amistad más sólido, más incondicional.

En algún momento del viaje, Antonio nos externó uno de sus grandes deseos: casarse contigo, fue muy emotivo y gratificante cuando nos manifestó su interés por ti y más aún cuando de manera convincente nos pidió que le acompañáramos a comprar el anillo de compromiso, ahí mismo, ahí en San Luis Potosí.

Fue muy lindo ver a nuestro amigo un tanto nervioso, muy ilusionado pero sobre todo enamorado, debo decir que esos momentos modificaron mi opinión sobre los hombres entorno al compromiso, pues pude constatar que cuando llega el momento, un hombre se sensibiliza tanto por quién ama que de manera sincera entrega todo lo que es, sin reparos, sin recelo.

Semanas después de que ustedes se comprometieron Antonio me mostró el lugar en el que de rodillas, te manifestó el deseo de compartir toda una vida juntos, ¡hubieras visto su cara! Él radiaba de alegría al revivir aquel momento, en el que a partir de entonces tú, él y todas las personas que les queremos contábamos regresivamente para festejar en grande el amor que les ha caracterizado a lo largo de su noviazgo.

Cuando por fin llegó el día esperado, tus padres el señor Jorge Lozano Vázquez y la señora Agueda Silvia Lozano y tus suegros el señor Everardo Sánchez Salazar y la señora Leonor Rodríguez Topete les entregaron en el altar al mismo tiempo que bendecían su matrimonio en el templo de El Señor de la Misericordia en La Mora, Jalisco.

Después de festejar en el salón de eventos “De La Mora” terminamos con un sentimiento auténtico de bienestar, que fue resultado del ambiente lleno de calidez, hospitalidad y amistad que perduró a lo largo de aquel fin de semana en el que tú y Antonio se comprometieron con un “Sí, acepto” a mantenerse unidos en “lo prospero y en lo adverso, en la salud y en la enfermedad”.

Dalila, sé que tu anillo de compromiso representa muchas cosas; entre otras el amor que Antonio tiene por ti, no obstante, también representa amistad absoluta de nosotros, los amigos de Antonio hacia ti, quienes de manera natural te apreciamos y seguiremos “ahí”

-hasta que la muerte nos separe-.

C o m e n t a r i o s:
laura.esle@hotmail.com

3 comentarios:

  1. Anónimo1:04 p.m.

    wooooowww un detalle muy lindo de su parte Laura, muy bonita historia esperamos en Dios dure toda la vida y ustedes siendo los mejores amigos para ellos.

    ResponderEliminar
  2. GRACIAS POR ESE LINDO DETALLE, GRACIAS A DIOS QUE ME DIO LA DICHA DE ENTRAGAR A MI HIJA EN EL ALTAR

    ResponderEliminar
  3. Laura Esle8:04 p.m.

    Hola Estimado Anónimo, Sr. Lozano:

    Es genial tener amigos, mejor aún es, que tus amigos te permitan compartir momentos especiales de su vida.

    Sr. Jorge Lozano, gracias a ustedes por su hospitalidad.

    Saludos, Laura Esle.

    ResponderEliminar