martes, diciembre 13, 2011

Quistes de epidídimo

Los quistes simples de epidídimo son motivo de consulta frecuente en nuestrapráctica diaria. Muchos pacientes acuden a nuestro consultorio para preguntarnos sobre sus implicaciones y su relación con el cáncer testicular.
Felizmente la gran mayoría de estos quistes son de origen benigno y no deben procupar en demasía a quienes los portan.

Quistes simples de epidídimo
Los quistes simples de epidídimo (QSE) son formaciones quísticas congénitas que se asientan sobre el epidídimo. Son fácilmente palpables por el paciente quien muchas veces los confunde con un tumor de testículo o con un “tercer testículo”. Si son voluminosos pueden ser confundidos con un hidrocele.

Causas
Primarios: sin antecedente materno de ingestión de tóxicos, son debido a anomalías primarias embrionarias.
Secundarios: a la administración de sustancias ingeridas por la madre durante el embarazo, como por ejemplo: tamoxifen y dietilestilbestrol
Dependiendo del órgano del que derivan pueden ser: Quistes derivados de anomalías embrionarias de la membrana visceral de la vaginal o albugínea epididimaria.
Quistes derivados de apéndice testicular, (hidátide de Morgagni), se suelen
situar debajo dela cabeza epididimaria.
Quistes derivados de apéndice epididimario, suelen ser pedunculados, y correspondenarestos del conducto mesonefrótico de Wolff.
Paradídimo u órgano de Giraldés, son restos de Wolff y están situados en la parte superior de la cabeza del epidídimo.
Órgano de Haller o deferente aberrante craneal o caudal, pueden localizarse en cabeza o cola del epidídimo.
Los Quistes Simples de epidídimo suelen ser únicos, a veces, pueden estar tabicados, y no se conoce porqué aparecen con mayor frecuencia en el lado derecho, como hemos observado también en nuestros casos. Cuando son de tamaño pequeño y múltiples se denomina enfermedad poliquística. Aunque la mayoría de estos quistes son únicos pueden aparecer asociados al síndrome de Meckel, hasta casi un 40%.

Síntomas
Estos quistes muchas veces se descubren en una exploración rutinaria y, otras veces, pueden mostrarse por dolor escrotal leve, continuo.
En casos de complicación como torsión o hemorragia, pueden manifestarse como un cuadro escrotal agudo equiparable a un episodio de torsión testicular.
Los hay asintomáticos, y posiblemente sean los más frecuentes, generalmente diagnosticados por ecografía.
Diagnóstico Con respecto al diagnóstico no existe ningún examen complementario específico que nos pueda confirmar la sospecha clínica. La ecografía nos muestra una imagen anecoica (líquida), quística, redondeada, bien delimitada, a veces tabicada; sin embargo, esta imagen no es específica, sino que puede ser también observada en casos de hematomas, abscesos e incluso tumores sólidos. También debe hacerse el diagnóstico diferencial con masas anecoicas, extratesticulares como hidroceles, colecciones de líquido como hematomas o abscesos. Además se ha observado que los quistes grandes no solamente comprimen o desplazan al testículo, sino que alteran su ecoestructura lo cual puede confundir con respecto al diagnóstico; no se conoce porqué pueden originar estos cambios ecográficos, originando falsos dia gnósticos, pero parece ser que están relacionados con las compresiones vasculares, mejorando después de la extirpación del quiste.

Por lo que en caso de duda, se recomienda practicar una ecografía doppler testicular y una punción aspiración con aguja fina (PAFF). El diagnóstico diferencial debe realizarse principalmente con los espermatoceles y tumores.
Los espermatoceles suelen aparecer después de la pubertad, macroscópicamente y ecográficamente son similares a los QSE, sin embargo, mediante PAAF se obtiene un líquido lechoso, cremoso, que contiene espermatozoides en su interior. Los tumores sólidos como: neurofibromas, leiomiomas, mesoteliomas, y algunos sarcomas, clínica y ecográficamente son similares a los QSE, sin embargo, suelen observarse en adultos.

Tratamiento
Generalmente al ser pequeños la conducta es observacional, es decir no se operan.
En los caos en que son muy voluminosos, se tornan dolorosos debido a isquemia por torsión, o son motivo de pensamiento rumiante por los pacientes, se recomienda la exéresis (cirugía).
En algunos pocos casos realizamos la epididimectomía parcial, sobre todo en aquellos secundarios a torsión y que se acompañan de necrosis parcial del epidídimo.
Si bien los quistes simples de epidídimo no entrañan riesgo alguno, es menester del urólogo realizar el correcto diagnóstico.

DR. ENRIQUE JIMENEZ VALLE
UROLOGO ( VIAS URINARIAS)
NIÑOS Y ADULTOS ( MUJER Y HOMBRE)
BARTOLO HERNANDEZ NUM 268 A.
TELS (378) 70 144 03 Y 044 378 885 0320

No hay comentarios.:

Publicar un comentario