viernes, enero 20, 2012

20 mil personas adoraron las reliquias Juan Pablo II

Los cálculos de Protección Civil eran de al menos 10 mil personas, pero esta cifra fue superada y se calcula que alrededor de 20 mil feligreses de toda la región de Los Altos y hasta de la Zona Metropolitana de Guadalajara, se dieron cita este jueves 8 por la tarde en el centro de Tepatitlán, con motivo de la visita de las reliquias de Juan Pablo II.

La caravana de vehículos con los restos y la figura del Papa viajero, llegaron con casi una hora de retraso a la ciudad, procedentes de San Juan de los Lagos sin embargo, la gente desde la mañana ya había estado llegando al centro de Tepa, con el fin de “apartar” un buen lugar en la vía pública y estar en primera fila para presenciar la llegada de las reliquias de Karol Wojtyla.

Inclusive un puñado de personas durmió a las afueras de la parroquia de San Francisco. La camioneta con la figura de cera del difunto papa y la cápsula con la sangre del mismo, llegaron a la parroquia a las 4:15 de la tarde; muchos comenzaron a hacer cola para poder entrar al templo y ver de cerca la urna, mientras que dentrodel recinto, sacerdotes y voluntarios ultimaban detalles para el recibimiento de las reliquias.

Para agilizar el evento, se determinó que los que quisieran ver o tocar la urna, lo hicieran avanzando en la fila y llegando al lugar donde yacían las reliquias, sólo tenían unos segundos para estar ahí y luego abandonar la parroquia por una puerta secundaria. Hubo un acceso especial para personas discapacitadas y enfermos que desearan estar en el lugar.

A pesar de las horas que llevaban ya parados, los miles de feligreses seguían afuera de la parroquia, copando las dos plazas principales de la ciudad y las calles del centro.

Ya por la noche, la urna con las reliquias dejó la parroquia de San Francisco, enfiló rumbo a la plaza Hidalgo, donde habría un breve homenaje, para de ahí dirigirse a la autopista y partir rumbo a Lagos de Moreno, donde pasaron la noche la figura de Juan Pablo II, su sangre y las personas que las resguardaban.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario