sábado, enero 12, 2013

El niño y la estrella

*A los niños huérfanos y solos en el mundo Junto a la abuela que peina canas, el niño triste, sueña con nada; sus manos niñas, sus manos tenues, se enlazan, sudan y sienten lo indescifrable. Su mente niña, presiente todo. 
Su voz tan tenue lo implora, inquieto. -Y mi papito…? 
Es la pregunta que ya hace rato, insiste, triste y lamentable a la abuelita. 
La pobre anciana, esconde a ratos su enorme pena; sonríe a momentos, pero su rictus dibuja todo. 
Quiere explicarlo; quiere decirlo, quiere gritarlo. Le faltan fuerzas. 
Este era un Rey que tenía… Un castillo de diamantes… Una tienda hecha del día… Y un rebaño de elefantes…” cuenta la abuela, pero los cuentos, ya no entretienen al niño triste, que interrumpe de nueva cuenta… 
-Y mi papito…? La luna corre y las nubecitas forman borregos, forman becerros; se desvanecen y crean fi guras de nueva cuenta. 
Ves esa estrella…? -dice la abuela- esa estrellita. Es hoy tu padre –dice la abuela- esa estrellita, es hoy tu padre” y una madeja se le atraganta, la deja muda, le roba las palabras, que se arrastran junto a los dientes. - Es que mi papi siempre me duerme –insiste el niño-.. 
- Pero tu papi –solloza la abuela trémula- pero tu papi…ya está en el cielo. Junto a la abuela que peina canas, que llora triste; junto a la madre que sufre y calla; el niño busca, rebusca el cielo y por fi n pregunta, más que insistente, muy impaciente: 
- Pero esa estrella que es mi papito ¿Dónde se encuentra…? 
Allá…! Señalan madre y abuela y los recuerdos nublan su vista. Junto a la Osa Mayor, pegado a la Osa Menor, por allá donde nace el lucero de la mañana, el niño encuentra por fi n su astro. Ese es mi papi! grita contento; por fi n olvida sus sentimientos; el presentía, todo sabía, pero su mente no lo admitía. 
Contempla el cielo, fija su vista y la hermosa estrella, lo empapa todo. 
-Como era siempre!, desde esa estrella, mi papito, me arrullará. 
Junto a la abuela que peina canas, junto a la madre que estruja el alma, el pequeño con sus manos juntas, espera el beso de buenas noches. 

*Enrique Estrada Barrera. 
Noviembre de 1973. 
Mexicali, Baja California


No hay comentarios.:

Publicar un comentario