sábado, enero 12, 2013

¿Qué son los problemas psicosomáticos?

Se define como trastorno psicosomático aquel que teniendo origen psicológico, presenta síntomas fisiológicos que pueden producir alteraciones a nivel corporal. Los problemas psicológicos terminan por repercutir en el funcionamiento de los órganos hasta producir una lesión real que necesita tratamiento médico y también psicológico. La mayoría de las enfermedades psicosomáticas son producidas por estrés, ansiedad, nerviosismo…
Es importante que los padres y educadores seamos conscientes de la importancia de lo psicológico y lo emocional de los niños. Los vómitos, dolores de cabeza, la misma enuresis, la onicofagia (morderse las uñas), la succión del pulgar, la tartamudez, la masturbación excesiva, los dolores de estómago y demás trastornos tienen un claro componente psicosomático y debemos saberlo para actuar a tiempo sobre el factor psicológico desencadenante. Es importante destacar que las técnicas de la relajación, la respiración profunda, el mantenerse ocupados en algo que resulta gratifi cante, el sentirse bien considerado, aceptado e integrado socialmente, el reír con frecuencia y ver siempre las cosas desde su lado positivo..., constituyen la mejor y más sana garantía de salud. 
Si en el hogar y en la escuela se garantizase desde los primeros años la comprensión y el cuidado del ambiente afectivo y equilibrador adecuado, se reducirían en más de un 50% los trastornos psicosomáticos que presentan la mayor parte de los niños. 

¿Pero, qué hacer para ayudar a los niños? 
 No basta con «recetar» para que se resuelvan los problemas de la educación y los trastornos afectivos del niño. Las anomalías en la conducta y los trastornos psicosomáticos revelan que el niño no está logrando el desarrollo afectivo, la seguridad personal y emocional necesaria, y, ya sea en el propio hogar o en la escuela, se han de poner los remedios necesarios.

1.-se recomienda estar siempre atentos a las buenas conductas. Prestar atención a sus detalles de buen comportamiento, de esfuerzo. 
2.-escuchar de manera cuidadosa y dar valor a sus opiniones. El diálogo afectuoso, frecuente y respetuoso con el niño ha de presidir siempre las relaciones padres-hijos, profesores-alumnos. 
3.-Es importante explicar la conducta disciplinada razonando con el niño y diciéndole el porqué de comportarse de tal manera. 
4.-darle un plus del elogio, alabanza y palabras de ánimo sinceras, sobre todo cuando el niño está bajo los efectos de tensiones y preocupaciones, dejándole claro que cuenta con nuestro apoyo, para darle segur idad. 
5.-Hay que enseñar al niño a valerse por sí mismo, a desarrollar destrezas sociales, a mejorar su nivel de autoestima y a sentirse más integrado y aceptado tanto en casa como en la escuela. 6.- fomentar la práctica de un deporte, la amistad, la alegría y las actitudes positivas, y enseñar con el ejemplo conductas equilibradas, comprensivas y maduras, y contagiar al niño que, por imitación, aprenderá la seguridad, la serenidad y los comportamientos equilibrados que previenen contra los trastornos psicosomáticos. 

P.A Puericultura Goretti Noemí 
Hernández Saavedra 
Ced. Profesional 6939663 Morelos #243 
Tel: 3781083175/ 78 2 54 28

No hay comentarios.:

Publicar un comentario