domingo, abril 14, 2013

Carta a Andrés Granier

Por: Jesús Antonio Sibilla Oropeza
(De tabasqueño a tabasqueño)

Después de pensarlo decidí volver a escribirte y en esta ocasión no para hacerte reflexionar, sino simplemente para despedirme de lo que se supone fue tu gobierno.
Te recuerdo que después de la última carta que te leí, a petición tuya cuando me prometiste que todo iba a cambiar y me pediste el beneficio de la duda, no solo no leí al aire una carta más, sino que te entregué en tus manos la tercera carta que estaba en proyecto y de la que ni siquiera me quedé con copia confiando en tu palabra. 
Hasta hoy cuando el año y tu sexenio agoniza, cumplí mi compromiso, pero ante el incumplimiento tuyo de que las cosas iban a cambiar positivamente, he decidido que ya no tengo ningún compromiso contigo pues las cosas de gobierno no cambiaron positivamente. 
Por ello hoy te escribo para decirte que estoy terriblemente decepcionado con tu gobierno y con casi todos tus funcionarios. 
Dicen que no se debe de decir te lo dije, pero ¿sabes? Te lo dije en corto y en público y de nada sirvió. El estado es un verdadero desastre, tus amigos no son tus amigos o te traicionaron o te volviste cómplice de ellos, el dinero desapareció, tu hijo Fabián tu orgullo, siguió metido en todo, con los riesgos que ello conlleva. Perdiste las elecciones, perdiste tu popularidad, perdiste la aprobación de quienes confiaron en ti, los pobres hoy son mas pobres, los que no lo eran hoy son pobres, la inseguridad campea, la inconformidad está por todos lados, los transportistas y los taxistas están decepcionado de ti; y tus amigos están secuestrables de tanto que tienen. 
El sistema de salud, el área mas sensible está colapsado, la educación en los últimos lugares, el deporte no existe, casi todos están endeudados por los daños colaterales de tus acciones de gobierno. 
Salen a la calle a manifestarse los policías, los taxistas, los transportistas, los doctores, los maestros, los burócratas. Andrés, se perdió el orden, el respeto, la vergüenza y hasta la cordura. 
Pregunto ¿ésto es lo que querías cuando buscaste el poder? 
No entiendo que pasó, solo percibo que fue mas importante el dinero y el poder, que cualquier otro proyecto. Me taladra el cerebro saber que pasó. Primero nos preguntamos, y digo nos preguntamos porque muchos nos hicimos la misma pregunta, ¿será que no se da cuenta? Luego nos dijimos, es que es muy buena gente, pero mas adelante nos planteamos, que no era posible, que por mas buena gente que fueras, no podías ser ignorante del gran saqueo del que éramos víctima tus paisanos, y que era imposible también que no te dieras cuenta de cómo los que entraron contigo se habían enriquecido y como el estado cada vez mas, quedaba en la indefensión. 
Te dije que de lo que sucediera, bueno o malo tenía que haber un responsable, y que este serias tu, no el secretario tal o cual, que de quien se tenia que acordar la gente era del gobernador y asumiste. 
Hoy y me da pena decírtelo, creo que ni fue por bueno, ni por ingenuo, ni por buen amigo, si no que te percibo cómplice y si me apuras hasta podría decirte que eres el jefe no solo de gobierno, si no de la banda que nos saqueó.
Andrés, todos los que le metieron mano al dinero de todos los tabasqueños no solo están manchados de dinero mal habido, sino además de sangre de personas no atendidas correctamente en los hospitales y también del dolor de quienes perdieron a seres queridos, del sufrimiento de quienes perdieron su pobre patrimonio mientras los poderosos de tu equipo se hacían cada vez mas ricos. 
Pero ¿sabes Andrés?, el descabellado y ambicioso actuar de ti y los tuyos despertaron lo mejor del tabasqueño porque a pesar de que nos saquearon el verdadero choco está respondiendo con solidaridad, bondad y amor y se ha estado organizando para ayudar en los hospitales y lugares vulnerables; gracias por provocar este sentimiento de solidaridad servicio y amor. 
Y ya de despedida solo te digo: váyanse y llévense lo que mal habido lograron acumular, pero antes cuestiónense si lo que se llevan vale aquello por lo que lo cambiaron y me estoy refiriendo a la verdadera felicidad, ¿Son felices con tanto dinero que no es de ustedes y que además, tal vez lo tengan que devolver o quizá no lo puedan disfrutar porque estarán tal vez enfrentando un proceso tortuoso o la ausencia de libertad y si no los agarran, frente a ustedes estará la tortura de la conciencia de no haber hecho lo elemental a lo que se comprometieron. Te recuerdo lo jurado, “ y si no lo hiciere, que el pueblo me lo reclame”. 
Me pregunto si podrás vivir en Tabasco que dices amar tanto, si se arriesgarán al reclamo y tal vez al insulto de los tabasqueños? 

Andrés, deseo que te vaya a como te has portado.



Para seguir viendo la
edición de Abril hagan click en entradas antiguas, Gracias

No hay comentarios.:

Publicar un comentario