sábado, mayo 11, 2013

Hace 23 años

Hoy llega a mi mente el recuerdo de una platica que sostuve con mi compadre Francisco Murguía Galván,(Q: E:P:D.) hace aproximadamente un poco más de 23 años, estando en las oficinas del diario Ocho Columnas donde ambos laborábamos, cuando el reloj marcaba las siete de la noche platicábamos cosas intrascendentes, de pronto le dije a mi compadre “oye Paco, ahorita estamos trabajando en este diario y mañana no sabremos si seguiremos en él”, recordando unas palabras que me dijo mi padre, “Que las empresas no tienen corazón” y sería bueno hacer algo que nos pertenezca, mi compadre quien era un estupendo tipo me dijo, pues la idea es buena compadre, pero no tenemos dinero y le contesté, para que quieres dinero, si tenemos amigos y le recordé que éramos bien vistos por la mayoría de los alcaldes alteños, lo único que tenemos que hacer es pedirle una felicitación, lo cual es lícito y con ese dinero arrancamos y de pronto me dice y como se llamaría la revista, empezamos a trabajar nuestras mentes buscando el nombre, le dije “Horizontes Alteños” o La revista Alteña y el me dijo, en lugar de la revista, no te gustaría mejor “Presencia” y así nació esta revista en la cual se han plasmado lo más importante en política, religión, deportes, pero sobre todo en sociales., Hoy a 23 años recuerdo con cariño a mi compadre Paco, pues se  muy bien que sin él, no habría podido hacerla, por desgracia y por cosas que suceden, un día llegó a mi casa y pidió su liquidación y se retiró de la revista, no recuerdo bien cuándo quedé solo, pero el camino recorrido no ha sido fácil, pero hoy en día gracias a los anunciantes seguimos adelante, pues quien compra un anuncio en Presencia Alteña sabe que su anuncio está garantizado, pues en estos 23 años se ha posesionado en el mercado como la revista número uno, sobre todo en la ciudad de Tepatitlán, importante es recalcar que esta revista jamás ha sido elitista, a nadie se le niega salir en sus páginas, pues tenemos una parte en donde la reseña y la foto es totalmente gratuita, gracias a Presencia Alteña he conocido una enorme cantidad de amigos y amigas y me ha dado grandes satisfacciones, recuerdo que en una ocasión en Lodi, California fui con mi familia y con la familia Alcalá Ulloa a una comida en un parque, ahí muchos señores y jóvenes se me acercaron preguntándome si era el de la revista, le dije que si y todos me saludaban, fue realmente hermoso saber que la revista llega a los paisanos a estos lares y que con solo verte en fotografía te reconozcan, para finalizar solo quiero dar un agradecimiento a mi compadre Paco Murguía Galván y que ese agradecimiento llegue hasta el lugar en donde se encuentre y pensar que fue “Hace 23 años”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario