sábado, julio 13, 2013

El Son de La Negra: Historia de un ícono musical de México

Años 20's en Nayarit. La revolución mexicana aún extiende su espectro físico y emocional en un pueblo que se readapta a condiciones sociales inciertas. Las luchas y guerrillas de tipo político-religiosas sacuden el ánimo de pobres y ricos; cultos y analfabetas. El servicio ferroviario se restablece haciendo un poco menos difícil la comunicación de la región con el centro del país. En un ambiente de romántico alivio, las incipientes industrias cinematográfica y discográfica traen nuevos aires de cultura a la población. La onomatopeya de lo que rodea a la entonces quieta ciudad de Tepic, se manifiesta en los sones de músicos; ahora se incorpora el sonido de máquinas y carros del ferrocarril al canto de aves, mugir del ganado, relinchar de caballos. Los corridos relatando las recientes campañas militares, las hazañas de los caudillos, el dolor del amor perdido o mal correspondido; la alegría provinciana de las fiestas de cumpleaños y patronales se manifiesta en las creaciones músico-literarias. En un pueblo ligado a la música como expresión vital, no es extraño que surjan bandas musicales y mariachis que amenizen los eventos y cuitas de la gente. Aquí, en la misma tierra que inspirara "Las Mañanitas del Rey David", "El Zopilote remojado", "El Novillo despuntado"; donde las bandas y mariachis interpretaban las sentidas composiciones de Manuel Uribe, Alejandro Manzo y otros inspirados autores, surgía, del talento de dos hermanos con oficio mariachero, un son inspirado en un amor no reciprocado. Se comenta, incluso, que el inicio del famoso son, imita el sonido de la máquina del tren al iniciar la marcha que se intensifica al arreciar la velocidad y que, para confundir sobre la verdadera intención de los compositores, al mencionar "La Negra", se refieren a dicha maquinaria; típicamente de color negro.  Posiblemente, la inspiración tuvo que ver, también, con el embeleso que sobre viajes trae el hoy añorado medio de transporte que durante años trajo bulliciosa actividad a la estación del ferrocarril del Pacífico. 
La Musa
La vida de Albina Luna Pérez, sin ella haberse percatado, fié una serie de eventos con cualidades novelescas. Nacida en Tepic-en 1911-cuando todavía el territorio no alcanzaba la categoría de entidad federativa. La revuelta armada que sacudió al país tomaba mayor intensidad y cambios cruciales en la sociedad mexicana. Una visión nueva. Una generación que crece con ideas socialistas y de audaz modernismo. Albina es una chamaca de sus tiempo: los atrevidos años 20's. Alegre y desenvuelta, apodada "La negra" por ser la más morena en una familia de complexión clara , aprendió desde pequeña a expresarse sin tapujos. Albina Luna Pérez, pasa su infancia en la ciudad de Tepic, acompañando a su madre a lavar su ropa en las entonces claras aguas del Mololoa y chapoteando en el cantarino manantial de "Sacristán" en Acayapan. Divirtiéndose arrancando jícamas en las fértiles parcelas y comiendo "Pan de Ante" durante los "Paseos de Santa Ana" frente al paso de elegantes damas montando finos corceles en "La Loma", tradicional lugar de esparcimiento. En su adolescencia, es ya poseedora de carismática per sonalidad. De natural coquetería, despierta la atención del sexo opuesto; tanto en la fábrica textil de Jauja, donde trabaja eventualmente, como durante la cosechas en los tabacales de Santiago Ixcuintla. No faltaron pretendientes de su cariño a quienes ella respondía con evasivas colmadas de coquetería. Entre ellos, un músico soñador y enamorado: Fidencio Lomelí Gutiérrez. Fidencio, integrante del mariachi "Los Chalinas", pretendía a la atractiva muchacha de 15 años, con la pasión de su juventud. Buscando una respuesta afirmativa a sus ruegos de amor, el músico escribe cartas de Tepic a Santiago e incluso le envía un rebozo producto de la fábrica de Jauja, con el tío de ella. 
En espera de buenas nuevas, el enamorado escribe la letra del Son de "La Negra", mientras su hermano Alberto, le compone la música. Albina se aleja temporalmente del terruño, después de haber inspirado una eterna pieza musical que trascendería las fronteras del país y se convertiría en un sello mexicano ante el mundo. Año: 1926. Su amor por la independencia y muy poco interés por formar un hogar a temprana edad, se ve interrumpido cuando, a los 19 años, un atrevido galán la rapta y se la lleva a vivir a Tuxpan. A esta población acude el padre de la negra a exigirle al raptor se case con la hija. El matrimonio es un fracaso a causa del mal trato que el marido da a la joven, quien, poco después, regresa al hogar paterno. Con el tiempo, Albina se une a un militar originario de Ahuacatlán y con éste participa en campañas militares, mayormente en la región del Bajío(Guanajuato y Michoacán). S u f a m a de mujer intrépida y su calidad de convicciones, la ahora apodada "La Galleta" llegó a oídos de un General de División en Guanajuato, quien la hace vestir como una verdadera oficial militar. Su orgulloso marido la induce a mantener el pelo corto; lo que provoca en los círculos militares el sobrenombre de "La Pelona". El militar termina abandonando a Albina por la imposibilidad de ésta, de procrear. Pasado el obvio descalabro emocional, Albina regresaría más tarde a vivir una felíz existencia en la colonia Heriberto Casas de su siempre amada Tepic. Su interesante vida terrenal culmina en el año 2000. Su amor por la música y cruda franqueza acompañada de un gran sentido del humor, son recordados aún por los vecinos de la "cuesta -abajo" calle Libertad, a donde ella solía traer mariachis para entonarle canciones que le recordaban sus días de aventuras en un México que, al sonido de balazos, procuraba una vida mejor. El nieto de uno de los compositores creó, en el 2008, un homenaje en forma de foto-video, tanto para rescatar del olvido como para dar a conocer la verdadera historia del inmortal son que nos enorgullece dentro y fuera de la nación.

2 comentarios:

  1. Con el debido respeto, ecomiendo se le otorgue crédito a quien escribe o la fuente de donde se toman los textos publicados aquí. Para no llamarle plagio.
    Espero Se considere seriamente esta recomendación.
    No creo que esta omisión se haya hecho deliberadamente.
    Por la atención, gracias.
    www.nayaritas.net

    ResponderEliminar
  2. Con el debido respeto, ecomiendo se le otorgue crédito a quien escribe o la fuente de donde se toman los textos publicados aquí. Para no llamarle plagio.
    Espero Se considere seriamente esta recomendación.
    No creo que esta omisión se haya hecho deliberadamente.
    Por la atención, gracias.
    www.nayaritas.net

    ResponderEliminar