sábado, agosto 10, 2013

Hasta luego Don Enrique

Con enorme tristeza recibí un correo de Ericka Estrada en donde me comunica que su señor padre, don Enrique Estrada Barrera había fallecido el día 2 de julio víctima de un infarto al corazón, y a pesar de que físicamente no lo conocí, si tuve con él una comunicación constante gracias a la revista Presencia Alteña, revista en donde el era colaborador desde el mismo momento en que la conoció; aún recuerdo cuando me escribió por vez primera este hombre extraordinario, premio nacional de periodismo y autor de aproximadamente 40 libros, en donde manifestaba que le gustaba mi revista y que le gustaría colaborar con ella, esa petición me sorprendió en ese momento, como era posible que una de las mejores plumas de México y todo un personaje en Baja California estuviera interesado en escribir en la modesta revista de Los Altos, pero así fue y desde este momento tuvimos una estrecha amistad gracias a la computadora, por eso me entristece que una pluma como la de Don Enrique Estrada Barrera se apague, aunque sus escritos quedarán para siempre, el bajacaliforniano de adopción y alteño de nacimiento, ya que nació en San Diego de Alejandría y que por cierto tuve algo en común con él, no por el hecho de escribir, porque jamás me compararía con el, ya que el era todo un maestro y yo apenas un alumno de kinder, lo común es que ambos estudiamos en el Instituto de Capacitación del Magisterio, este gran hombre ingresó en el periodismo en 1961 en El Sol de León. Llegó a Mexicali en 1967, cubriendo la inundación de San Felipe para Impacto y Alarma, revistas de la ciudad de México. Regresó en 1968, ingresando a La Voz de la Frontera como reportero. En 1979 pasó a El Mexicano como reportero y en 1981, al periódico Novedades como jefe de información. En 1983 regresó a El Mexicano como jefe de información y en 1984 como director encargado. En 1985 fue ratificado como director local en Mexicali y en 1989 director de El Mexicano en Tijuana. En 1995 se le nombró asesor de la dirección general.. don Enrique, el maestro, el escritor, el poeta, el periodista, pero sin duda su mejor titulo, el de padre familia, ya que en Mexicali se casó, tuvo tres hijos y no solo ha sido admirado por su familia, sino por todos los de Mexicali, pues desde el mismo momento en que escribió su primer libro “La Revolución de los Pobres”, novela con la que ganó un premio,. Desde ese mismo momento se convirtió en un férreo defensor de los indígenas y gracias a muchas denuncias que hubo con sus escritos a lo largo de su carrera de periodista, miles de personas se han visto beneficiadas, fundador de la Sociedad historia, forjador de Mexicali, impulsor incansable de la cultura, Hoy Don Enrique se nos adelantó en el viaje, pero su valor como ser humano, su calidad y su sapiencia, quedarán para siempre en la historia de una ciudad bajacaliforniana que lo cobijo durante muchos años y en donde el supo entregarse y dar cada una de sus partes de su corazón y de su vida, heredándoles una familia que seguramente se sentirán siempre orgullosos de que de su padre, haya sido Don ENRIQUE ESTRADA BARRERA, alteño de nacimiento y bajacaliforniano por adopción, ¡Descanse en paz don Enrique!.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario