domingo, octubre 13, 2013

La relación médico-médico

Dr. Enrique Sigala Gómez 
Pediatra-Cirujano Pediatra

(Publicado en el blog LAGAR-SOFT).-En el blog de Jagarsoft hemos hablado previamente de la relación médico-paciente en algunos artículos, pero muy poco hemos dicho de la relación médico-médico. Es fundamental tratar éste tema, ya que muy pocas veces la salud de un paciente está a cargo de un sólo especialista. Es muy común expresar juicios sobre otros médicos frente a los pacientes, sin embargo debemos recordar que criticar negativamente a los colegas profesionales es una práctica que daña la profesión y su reputación en la comunidad en general. 
¿Qué tan frecuentemente hacemos comentarios acerca del trabajo de nuestros colegas? Con más frecuencia de la que creemos: un estudio reciente publicado en Journal of General Internal Medicine demostró que muchos médicos tienden a hablar mal de otros médicos durante sus encuentros con pacientes, al discutir sobre la atención previa que el paciente recibió. 
Para este estudio, se capacitaron actores para interpretar a pacientes con cáncer avanzado y se les pidió que secretamente grabaran sus conversaciones con 20 oncólogos y 19 médicos de familia. En total, se hicieron 34 visitas a los distintos médicos. Los actores llevaron registros de su tratamiento previo, pero ninguno solicitó opiniones sobre la naturaleza o la conveniencia de este tratamiento. 
Sin embargo, de los 34 encuentros entre médicos y pacientes, el 41% incluyó comentarios sobre la atención previa de un paciente. El número de estos comentarios fue de 42, de los cuales 12 fueron considerados de apoyo; 2, comentarios neutrales y 28, críticas negativas. 
«No creo que los médicos se den cuenta de la medida en que lo hacen o cómo puede afectar a los pacientes», opina Susan H. McDaniel, autora principal del estudio y profesora de psiquiatría y medicina familiar en la Universidad de Rochester Medical Center. 
En el momento, criticar a otro médico enfrente de un paciente quizá pueda parecer una manera efectiva de reafirmar tus credenciales y de desarrollar la confianza del paciente, al tratar de reconfortarlo («tu médico anterior no hizo un buen trabajo, pero ahora yo lo haré») pero esa clase de comentarios traen otro tipo de consecuencias: debemos saber que al hacer comentarios negativos no nos enfrentamos solamente a la posibilidad de ofender a nuestros colegas, sino también a la posibilidad de dañar la satisfacción y atención al paciente. Asimismo, crea pobre trabajo en equipo entre los profesionales sanitarios, lo que está vinculado a la mortalidad de los pacientes y bajo bienestar de los empleados. Además según un informe de este año de Medscape, expresar juicios negativos sobre otros médicos frente a los pacientes puede alentar a los pacientes a efectuar demandas. En teoría, la solución más fácil, sería aconsejar que no expresemos nuestra opinión acerca del trabajo de otros médicos, pero en la práctica nos encontraremos con muchas situaciones difíciles. ¿Qué hacer por ejemplo si un paciente acude a ti con evidencia de negligencia médica grave por parte de otro doctor? ¿O si hay una diferencia de opinión sobre el diagnóstico? 
La clave está en discernir entre una crítica constructiva y una crítica destructiva o negativa y en ser sensato en la manera en la que manifestamos nuestras opiniones. En la crítica negativa la detección de errores de nuestros colegas no tiene otro propósito más que el de expresar la mala voluntad, afectar a los intereses de los demás, y empañar la imagen de uno de nuestros colegas profesionales. 
En cambio, la crítica constructiva se puede hacer en un ambiente que invita a la opinión, cuando los médicos buscan revisión por pares. Es perfectamente apropiado citar una mala acción, si el propósito es cambiar la calidad de la práctica profesional, pero debemos considerar tener prudencia para expresar nuestra opinión de forma confidencial, sin una actitud de confrontación, y de una manera que no se hable mal del colega. 
Ante todo, hay que recordar la importancia de la profesionalidad y el respeto a nuestros colegas y a la profesión médica.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario