sábado, noviembre 16, 2013

Zona arqueológica “La Venta”

Se encuentra en Villa la Venta, localidad pertenciente al municipio de Huimanguillo, Estado de Tabasco. 
La tradición oral actual indica que el nombre de La Venta proviene del hecho que a finales del siglo pasado, esta localidad se especializaba en la venta de madera, por ello, los vecinos para referirse al lugar le llamaron “La Venta”. La Venta es el principal sitio arqueológico de la cultura olmeca, tuvo su apogeo entre 900 adC y 400 adC. Se levanta sobre una isla en medio de la región pantanosa que forma el río Tonalá, en el límite entre Tabasco y Veracruz, zona rica en flora y fauna. La superficie de la isla es de apenas unos 5.2 km². En el centro de la isla, los edificios forman una plaza en forma de rectángulo irregular, con una pirámide principal localizada en el centro, montículos y monumentos en el norte y en el sur. Esta zona arqueológica tiene gran importancia por su antigüedad, en el patrón y orientación tan regular de su arquitectónica y en su función como un centro cívico- ceremonial y residencial. La mayoría de los edificios tuvieron una misma orientación y estuvieron ordenados a lo largo del eje norte-sur; estaban constituidos por plataforma hechas mediante la acumulación de enormes cantidades de diferentes tipos de tierra, arcillas y arenas, y sobre estas se erigían construcciones de material perecedero como: paredes de bajareque y techos de palma. En general, las plataformas tienen una altura de 3 a 4 metros , y unos 100 de largo como máximo. Las piedras grandes de basalto fueron traídas de las montañas de Tuxtla, fueron utilizadas exclusivamente para los monumentos incluyendo las cabezas colosales, los “altares” y varias estelas. 
La estructura más importante de La Venta es una pirámide construida con barro acumulado. Su planta es irregularmente circular, tiene un diámetro medio de 128 m y una altura de 31,4, no tiene plataforma en la cumbre, ni escalera, ni rampa. La superficie exterior tiene diez entrantes y diez salientes, y le dan a la estructura la forma de un molde de gelatina. La cantidad de barro que se empleó en su construcción es calculada en 100 mil m³. 
Al sur del patio ceremonial fueron construidas una pequeña plataforma rodeada de columnas de basalto y un muro de ladrillos rojos y amarillos unidos con barro rojo, que delimitaba el patio. Las excavaciones demuestran que por lo menos el edificio conocido como Pirámide A1 era escalonada, lo que prefigura la futura forma tradicional de las estructuras que soportaban los templos en todas las grandes ciudades de Mesoamérica. 
En su apogeo, La Venta fue un centro ceremonial que contuvo una serie de ofrendas enterradas, de tumbas así como esculturas monumentales similares a las encontradas en San Lorenzo Tenochtitlan. Se calcula que el sitio tuvo una población de por lo menos 1.800 personas. 
Los hallazgos en esta zona han sido tantos y tan variados que han permitido definir algunos de los rasgos más importantes de esta antigua civilización. En la venta se han encontrado el mayor numero de esculturas de piedra, entre las que destacan: Cabezas colosales(cuatro), estelas y altares. También, se han encontrando ricas ofrendas de objetos de jadeita y cerámica, al igual que monumentales afrentas masivas, únicas en el mundo prehispanico. 
Uno de los “altares” de basalto más sobresaliente es el que representa probablemente a un shaman vestido con indumentaria muy elaborada y sentando dentro de lo que parece una cueva. La figura se encuentra aferrada a una cuerda que envuelve la parte derecha del altar donde se encuentra la figura. El lado izquierdo está erosionado pero se piensa era similar al derecho. 
Se cree que estos “altares” eran tronos en los cuales los olmecas utilizaban en ceremonias o rituales muy importantes. Esto conduce a interpretar la figura como un contacto con sus antepasados o recibiendo ayuda de estos. 
Hoy el extremo meridional entero del sitio es cubierto por una refinería de petróleo y se ha demolido en gran parte, haciendo las excavaciones difíciles o imposibles.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario