domingo, febrero 09, 2014

Mi padre y sus momentos de ayer y hoy

Ayer te tomaste de mi mano y me pediste que te llevara a caminar por el Puente de Calderón, sentía el temblor de tu mano y también veía como tus piernas cansadas y débiles también lo hacían, de inmediato recordé‚ que tu me diste tu mano cuando las mías daban sus primeros pasos y fue tu mano la que me sostuvo, ahora son las tuyas las que ya no pueden. Mientras íbamos al puente me repetías una y otra vez una misma platica, y recordé‚ cuantas veces me repetiste un mismo cuento a la orilla de mi cama. 
A la hora de la comida te llevé‚ tu plato, al verlo, mencionaste que no querías comer, y yo como médico me di cuenta que sabor ya no tienes y que comer en ocasiones no puedes, entonces recordé‚ cuantas veces me perseguiste por los corredores de casa, para que comiera mis alimentos. 
En nuestro caminar te pregunté‚ que si querías ir al baño y me dijiste que si, me dispuse a llevarte a los sanitarios Públicos pero tu te detuviste y dijiste “en ese arbolillo” porque no alcanzarías y el control de los esfínteres ya no tienes, fue cuando recordé cuantas veces tu paciente esperaste a que yo hiciera mis necesidades sentado en la bacinilla. Padre ahora que tu rostro esta surcado por las huellas del tiempo, tu cabello esta pintado de blanco, cuerpo débil y adelgazado por tu diabetes, reconozco que tu misión esta llegando a su termino, y que muchos de nuestros Familiares, Amigos de tu generación, mi hijo José Tranquilino, tu esposa o sea mi Madre, te están esperando. pero antes te digo que te AMO, y te agradezco por todo lo que e aprendido de TÍ: en el trabajo, deporte, respeto, costumbres, tradiciones pero sobre todo: La Devoción a nuestra Madre Santísima en la vocación de la Virgencita de” San Juan de los Lagos”. Guardo muchos recuerdos en mi Corazón, tus sabios consejos, tu compañía en la primera vez que fui al Kinder, a la Congregación de San José, al Pentatlón, los partidos de Fútbol en los que juntos jugamos, tus palabras de aliento en mis competencias y tu abrazo cuando me entregaron mi cinta negra 1er DAN, Gracias por haberme llamado muchas veces la atención, por evitarme salirme con la mía, y una que otra monda que sin lugar a dudas bien me las MERECÍ. GRACIAS muchas GRACIAS, doy a nuestro PADRE DIOS, EN QUIEN ME ENSEÑASTE mi FÉ, por todo lo que me contaste de tu gente, mi gente aquí del puente de Calderón, de la Purísima, de Zapotlanejo, de Tepatitlan, vuelvo a dar Gracias por esa hermosa tarde ( 25 de Dic.), esa lenta caminata, la disfrute mucho y nunca la olvidare. 
Eres un ejemplo para Mí. y sin duda para mis hermanos. Estoy orando por tu Salud ya deteriorada, y cuando llegue tu despedida se que allá en el Cielo con todo tu AMOR, me estarás esperando. Te vuelvo a decir Gracias Padre con todo mi AMOR y respeto a mi Padre Ángel Cortes Segura. de su hijo Dr. Miguel Ángel Cortes Martínez.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario