sábado, marzo 08, 2014

Ángeles de la Guarda

Todos tuvimos de niños
un ángel a quien rezar,
no es que quiera presumirles
pero yo tengo dos más,
uno se encuentra en el cielo
me está apartando un lugar,
aunque sea allá en gayola
que a Dios no le pido más,
porque procenio y luneta
lugares son sin dudar
para gente “bien portada”
con aire de santidad
y pienso que a esas alturas
no creo que alcance a llegar.
 
El otro, ¿no lo adivinan?
ese lo tengo en mi hogar
alegre como un pandero,
dulce como azúcar glass,
¿no serà que la diabetes
ya la empezó a molestar?
Toda su vida ha pasado
solamente en dar y dar
de no se cuantos sobrinos
es la segunda mamà,
hay que ver cómo la quieren
¡cómo la suelen buscar
sembraste cariño mi ángel
vas cariño a cosechar
tendrás el ciento por uno
o puede ser mucho màs.
 
Yo la cuidé de pequeña.
¡que grato fue ese cuidar
porque siempre fue obediente
muy alegre y muy vivas
y a mí mis no me pregunto
¿para ella cómo serà
cuidar a sus dos viejitos
que son de la cuarta edad,
necios, tercos, caprichudos,
¿es la purita verdad.

Es algo muy asombroso
cansada de trabajar
llega a casa y de inmediato
a atender a sus papás:
¿Tomaste tu medicina?
¿Qué les hago de cenar?
cúbranse bien que hace frío,
no se vayan a enfermar.
Es la luz de mis pupilas
ss el báculo en mi andar,
nunca te he dicho ¿te quiero?
¿qué no sabrá adivinar
que una sonrisa un suspiro
o una lágrima quizás
en lenguaje silencioso
dicen mucho y sin hablar?
si le dijera ¿Te quiero!
 
Sé que me pongo a llorar
todo aquel que llega a viejo
se vuelve sentimental.
voy a decirte palabras
que tendrás que descifrar.
ve las sombras de mi tarde
que se empiezan a alargar,
y la aurora de mi noche
casi está por despuntar,
 
Quiero pedirte una cosa
y júrame que los harás:
cuando veas que mis pupilas
ya se empiezan a empañar,
se niega ya a palpitar,
quiero pedirte mi niña
que tengas de mi piedad,
cierra por favor mis ojos
¿No quiero verte llorar?

Por Luis Gutiérrez Medrano

No hay comentarios.:

Publicar un comentario