sábado, marzo 08, 2014

Cine

Con un millón de pesos y nueve días de rodaje, se fi lmó la ópera prima de Ed Zadi “Yo quiero a Eva”, la cual fue exhibida en Cimemagic Tepatitlàn con las presentación en vivo de los primeros actores que en la cinta intervinieron en esta pelìcula mexicana, en la llamada Alfombra roja, se presentaron a diversos jóvenes tepatitlenses que han destacado a nivel nacional en el deporte. 
La película es una historia de amor simple, que se desarrolla prácticamente en una habitación y que era habitada por dos jóvenes, tres mujeres y el abuelo, un personaje mal hablado y pintoresco y que la hace prácticamente de cupido, resulta que una jovencita que regresa de su viaje por Europa es invitada a una cena, por la familia del eterno enamorado, un joven que siempre ha estado enamorado de ella, sin embargo, el carácter en cierta forma débil y titubeante de este enamorado no le permitía declarársele y se ponía nervioso ante ella, lo que no le permitía articular palabras. 
Pero esto se resolvería gracias a la intervención de una chica que estaba encaprichada con el joven y llega a la cena en donde le arma un escándalo, el muchacho tratando de evitar que haya más problema la lleva al cuarto en donde la joven lo trata de seducir y lo tira a la cama, momento en que la guapa Eva llega y los ve abrazados pensando otra cosa, sale lastimada. 
Eva es acompañada a su casa por un primo del joven y a su regreso este le reclama pensando que se había aprovechado de la situación, el primo le dice que está equivocado y que Eva lo quiere, por lo que le debería de pedile r perdón, de inmediato sale corriendo a la casa de Eva en donde la chuica dice no perdonarlo a pesar de que el le declara su amor por vez primera, regresa a su casa derrotado y se queda sentado llorando en el umbral de la puerta, pera poco después al alzar su vista ve a Eva frente a el, momento mágico para besarse y amarse para siempre. 
Durante esta alfombra roja se contó con la presencia de la actriz Sarah Nichols, Ramón Durán “El abuelo” y del Director Ed Zadi. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario