domingo, mayo 11, 2014

Enamorado de su Virgen, su gente y de su escuela

Por José Alvarado Montes

Una historia, una vida; con la leyes de Reforma la Educación Pública estaba en manos del gobierno y al no poder cubrir la nación tuvo que rectificar, la concesionó a particulares y a la iglesia católica, para 1867 estas ya rebasaban a las del gobierno y se llamaron escuelas parroquiales. En 1887 aquí en San Juan se funda una escuela para niños costeada por el Santuario en la que fuera la casa del Padre Flores, en la época del Porfiriato y del Maderismo hubo una tolerancia religiosa hasta en 1914 con el asesinato de Madero las cosas cambiaron, los líderes revolucionarios acusaron a la iglesia católica de ser aliada de Victoriano Huerta y comenzaron las represalias. 
La casa del Padre Manuel Flores fue intervenida por Hacienda y fue cedida para palacio municipal terminándose como Escuela del Santuario, ahí albergaba las oficinas como Delegación de Hacienda del estado como juzgado de 1ª. Instancia y los del Ministerio Público, terminada la Revolución Cristera , el edificio fue comprado por el ayuntamiento y el Gobierno del Estado ocupo una parte del edificio para Escuela Oficial con cuatro grados de estudio, los maestros fueron Pedro Bonale􀀀s , Juan José Acosta, José Ruiz Sánchez, Josefina Ruezga Gutiérrez y Matilde García Torres. 
El 24 de febrero de 1961 falleció una personalidad de esas que tienen el don de transformar el campo en que se desarrollan ya que cuando la vida de un semejante llega a su fin. Importante es saber cómo ha vivido el como uno de los talentos que El Creador le dio , lo conocí y sé que cumplió a la perfección de maestro, educador, protector, padre de familia honrado y distinguido digno de ocupar un lugar en la historia de San Juan su nombre fue Ignacio Martin López. 
El y su esposa María del Refugio Velázquez de Martínez llegaron a esta ciudad en 1943, los dos como directores de la Escuela Urbana Foránea para niñas # 94 y el para niños # 93 el ya había desempeñado el mismo cargo en otras ciudades del estado, pero ella no había salido de Lagos , su tierra natal y con el pendiente de dejar a su padre anciano y enfermo, lo primero que hicieron fue reconocer las escuelas que dirigirían, la de El seria la Presidencia Municipal donde se compartía con otras dependencias. Sus hijos se quedaron en Lagos con su abuelo materno y su segunda esposa; todos los días hacían el viaje Lagos San Juan, salían de Madrugada y regresaban al anochecer, cuando decidieron trasladarse definitivamente a San Juan, se trajeron lo más indispensable; se instalaron en lo que era la primaria de niños instalada en una vieja casona en la Calle Fray Antonio de Segovia. (Esta casa fue primero del canónigo Romo que la daría a la Basílica) después del profesor José Ángel Díaz Pérez funciono una corta temporada como escuela de niñas por lo que la calle se le conocía como la de la Enseñanza. La casa tenía una aula y una especie de tapanco y en dos pequeños cuartos en que se acomodaron, la Escuela por ser Oficial no tenía alumnas, pues aún se veía con malos ojos dado el conflicto iglesia estado o Revolución Cristera y la Educación Socialista, los padres no mandaban a sus hijas, poco tiempo estuvieron ahí ya que el Ayuntamiento la vendió a Don José Ruiz Márquez quien transformara en una casa muy cómoda y bella, esto complico la situación ya que el maestro ganaba poco y era insuficiente para cubrir sus necesidades, que pidió ayuda al Gobernador del Estado para poder pagar una renta y así fue como se fueron a vivir a la Calle Rita Pérez de Moreno # 49 en ese tiempo calle importante donde tenían sus casas las gentes más pudientes de la Ciudad, lo que trajo tranquilidad. El era muy activo y responsable acompañando a su esposa, se dieron a la tarea de organizar su trabajo convenciendo a la gente que de las Escuelas de Gobierno no salían las llamas del infierno, labor que fue difícil atraer alumnos. También animo a señoritas de la ciudad a trabajar en la escuela sin más experiencia que habían adquirido como alumnas de primaria, así empezó: Conchita Gutiérrez, Concha González Esqueda, ( fue mi maestra ) y Anita Padilla, a ellas se les llamaba señoritas y así empezaron a darle vida a la escuela auxiliándolas en todo. Para 1950 ya la Escuela estaba muy prestigiada, pero él seguía con un sueldo muy raquítico y una familia muy numerosa, con 30 años al servicio del estado pidió su jubilación, la que fue de 200 pesos los que nunca fueron incrementados. Consiguió una plaza Federal de mejor sueldo, la Escuela tenía carácter de Rural ya que se encontraba en el barrio de la Sangre de Cristo y se le conocía como la de María Padilla, esta le quedaba muy retirada de su casa y en atención a su edad y su prestigio, el Ayuntamiento le proporciono un local en la Calle Vicente Guerrero ( hoy mercado de Artesanías )la casa estuvo casi en ruinas pero tenía un zaguán y dos salones en buen estado aquí atendió solo alumnos de 5º y 6º ano, El nació en Guadalajara el día 20 de Abril de 1881 falleció en la fecha antes mencionada y como dijera antes de morir, 
“ ME VOY ENAMORADO DE LA VIRGEN, DE SU GENTE Y DE MI ESCUELA.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario