domingo, agosto 03, 2014

Forjando eternidades

Y si encuentro la luz en tu mirada
será porque destellos llevo
que viven ocultando mis sentires
en el fondo profundo de mi pecho.

Tus ojos semejan dos luceros
que hacen brillar mi alma con amores
recordando los días que nos miramos
forjando en un abismo eternidades.

Hoy que la luz se apaga..,
que los rayos del sol ya se ocultaron
siento en el alma tu mirada
que de cielo me manda sus destellos
mi soledad se viste de colores
cuando en la luz del sol te veo…

------------------------------------------------------------
Porque la mente es loca sin barreras

Escribir me atormenta en desatino
soy la nada en deambular palabras
y sin embargo pienso., escribo.,
porque la mente esa loca sin barreras
canta y llora., dice y calla.,
corre por campos áridos y se eleva
al Sol, a las Estrellas y a la Luna,
danza por el Cosmos en escritos
que parecen morir., pero renacen
las palabras y las frases danzan
en rito de locura febril…

Esa soy yo, sin ser poeta.,
tomo el papel y siempre escribo
el camino que lleva al Universo
y danzo y canto en el papel
para vivir mañana cuando vaya
al recóndito lugar en que se olviden
que formé remolino de palabras
pero salieron siempre del corazón…
Esa soy yo., empapada en locuras
y sin ser literata soy autora
de escritos que me harán vivir….

------------------------------------------------------------
Tus ojos

Nunca había visto ojos tan bellos,
Unos ojos que parecen dos luceros
Y que al hablar de amor, son tan sinceros,
Que puedo mirar el fondo de ellos.
Dos ojos que al voltear, todo iluminan
Y llenan al mundo de ternura
Dulces ojos que al mirarlos me fascinan,
Y que traen a mi corazón dicha y dulzura.
Son cafés, son tan brillantes,
Que llenan con su luz su alrededor.
Quisiera verlos cada instante,
Por que dan de su amor el resplandor.
.
Cuando los veo no se qué es lo que siento.
Yo los miro con fervor,
Quisiera yo tener su amor,
Que es el más bello sentimiento.
Miran con una paz y una confi anza,
Que te hacen olvidar tus penas,
En ellos no hay rencor, hay esperanza.
No existe el odio ni hay cadenas.

Tengo la dicha de mirarme en ellos,
Tengo su amor, soy tan dichoso,
Que cada día los veo más bellos,
Tanto, que ya no puedo más, son tan hermosos.
¿Qué sería de mí si no existieran?
Si tengo en ellos el amor más puro.
¿Qué sería de mí si no los viera?
Me moriría, de eso estoy seguro,
Que Dios los guarde así: sencillos.
Siempre felices, siempre contentos,
Que conserven esa luz y ese brillo,
Y que llenen de amor cada momento.

Siempre llenos de amor y de verdad.
Que el señor les de una larga vida.
Que de ellos, mi alma no se olvida,
Ya que el mirarlos me da felicidad.

Vida mía, no ocultes tu mirada,
mírame y dame de tus ojos el fulgor.
Que contemple mi alma extasiada,
La dicha de quedarme con tu amor.


junio de 2014
Martha Eugenia Martín del Campo Orozco

No hay comentarios.:

Publicar un comentario